Autonocimiento y generosidad, el cóctel de la felicidad… y del éxito

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

La felicidad no es una consecuencia del éxito sino más bien al contrario: La gente feliz es más exitosa. Lo sabe bien María Clara Villegas, una de las 10 conferenciantes más exitosas de Latinoamérica donde ha impartido más de 1.000 conferencias a otras tantas compañías en los últimos 5 años. Su objetivo: demostrar a las empresas que el éxito va más allá de las meras utilidades. “El dinero –dice- no es un objetivo sino una consecuencia natural de un buen producto más un buen equipo”.

Invitada a España por OMD HR Academy, María ha impartido una brillante charla en la que ha sabido traducir el buenismo de los mensajes sobre la felicidad posible, tan al uso hoy en día, por la idea de la felicidad como una opción incompleta pero alcanzable a través de un compromiso personal con lo mejor de nosotros mismos: nuestra generosidad.

omd_2_intMaría explica la felicidad como un sentimiento de plenitud que llega con el autoconocimiento de nuestras virtudes como seres humanos (como “gente” le gusta decir) y, sobre todo, de vivirlas con el placer de disfrutarlas en comunidad. El éxito se convierte, entonces, en la capacidad de crear relaciones de largo plazo, que sobreviven a las incertidumbres y a las crisis, y que no se llevan “a nadie por delante porque hacen que todos siempre ganemos”. Y aparece también la serendipia, la casualidad afortunada, que no es sino el fruto de nuestra reputación.

Tras haber sido educada para cumplir lo que ella llama “el libreto”, esto es, hacer “lo que hay que hacer” para tener éxito en esta vida, María se dio forma a sí misma como María Clara: estudiante brillante, reconocida profesional, casada con un buen partido, madre de la parejita, con una buena casa, una finca en el campo… pero sin brillo en los ojos. Las personas infelices lo son porque cumplen un destino escrito por otros pero no deseado por ellos, y María Clara no era lo que quería ser un libreto más. Por eso, recuperar ese brillo, recuperar su SER y ser sólo María ha sido desde entonces la base de su toma de decisiones. En dos horas de charla ha combinado el humor y el dolor de una vida muy vivida y ha abierto su corazón a los asistentes para compartir su historia. La sucesión de grandes logros vitales y de tristes despedidas personales han alimentado su experiencia hacia la quimera de la felicidad que ahora, en la madurez, describe como un auténtico sentimiento de plenitud. La plenitud “es el resultado del ¡WASH¡ que se siente cuando se disfruta siendo la persona que uno quiere ser. Esto proporciona carisma, atrae a la gente y a los clientes, y construye relaciones de largo plazo sobre las cuales está cimentado el éxito”.

¿Cómo identificar nuestras virtudes? Con sentido del humor universal María recomendó visualizar el epitafio de nuestras lápidas: ¿Qué nos gustaría ver escrito en ellas?

Escrito por Maite Sáenz

Maite Sáenz

Periodista especializada en el análisis y la creación de contenidos de gestión, liderazgo y dirección de personas en las organizaciones.

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es su proyecto profesional y vital, en el que refleja su forma de entender las relaciones empresa-empleado.

Colabora en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participa como jurado de distintos premios (Fundipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.).

Deja un comentario