¿Qué es el inbound recruiting?

0
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sealing a deal.

Existen nuevas técnicas que emplean los departamentos encargados de seleccionar el talento para las compañías. Cada cierto tiempo surgen novedades que ayudan a que éstos puedan hacer de forma más eficaz su trabajo. En este contexto nace el inbound recruiting, una novedosa fórmula para atraer, contratar y retener a los empleados.

Cada vez más empresas lo están empleando, por eso es un método que merece la pena que los candidatos tengan en cuenta. Les servirá como un medio más para conocer las necesidades de talento que tiene una compañía, complementaria a otras fórmulas que actualmente se emplean como la publicación de ofertas o la búsqueda en base de datos. Según Jorge Guelbenzu, Director General de Infoempleo: “Hay muchas empresas que emplean recursos propios del marketing y la comunicación para la gestión de marca. Se trata de resultar más atractivas para darse a conocer o mejorar su reputación entre aquellos candidatos que les interesa y no siempre son fáciles de encontrar”.

Llegar a ser una empresa en la que los candidatos estén interesados en trabajar no es algo inalcanzable y tampoco consiste exclusivamente en aparecer en rankings o contar con galardones. Requiere una estrategia sólida y coherente de inbound recruiting, por eso Infoempleo propone los siguientes pasos para que los profesionales de RRHH puedan ponerla en marcha:

1. Determina a quién te diriges: ¿Dónde están los profesionales con los que quieres ponerte en contacto? Resolver esta pregunta, es fundamental para saber quién es exactamente el target, y con ello establecer lo que quieres lograr con cada uno de los públicos: potenciales, actuales o ex empleados. Una vez seleccionados, no hay que olvidar revisar dónde y cuándo se les puede impactar con éxito.

2. Establecer los objetivos: Teniendo en cuenta que prácticamente la mitad de las empresas españolas afirma contar con problemas a la hora de encontrar a los profesionales que necesitan, hay que tener unos objetivos que sean asumibles, objetivos y medibles. A continuación habrá que establecer cuál es la estrategia para alcanzarlos. Para ello se deben tener en cuenta todos los medios que se tienen a disposición y otros en los que se pueda invertir para trabajarlos conjuntamente y sacarles el mayor partido posible. Algunos de los que se pueden utilizar son:

• Redes sociales
• Blog o espacio corporativo
• Intranet
• Canales externos
• Email marketing
• Campaña display
• SEO (Search Engine Optimization)
• Encuentros o jornada offline
• Testimonios de empleados actuales o antiguos trabajadores

3. El mensaje: Los equipos que comparten valores, cultura y mismos propósitos son las plantillas que obtienen mejores resultados. Es importante elegir el mensaje adecuado, el claim será lo que resuene y permanezca y tiene que ser atractivo, consistente y orientado a los fines que tenga la compañía.
Es posible que el nombre de la empresa ni siquiera aparezca en las webs de búsqueda o que si está, no sea de manera positiva. En ese caso, es necesario construir todo de cero o gestionar la reputación negativa.

4. Constancia: No hay que olvidar que los resultados no se obtienen de manera inmediata, es una cuestión de persistencia y trabajo, por eso, no hay que desanimarse. La campaña es algo vivo que debe ir variando en función de lo su funcionamiento.

5. Mide resultados y aprende: ¿Ha sido un éxito la campaña? Observa los resultados que has obtenido durante el tiempo de campaña y posteriormente a ella. Si has agotado tus recursos y no has obtenido los resultados es momento de analizar qué ha ido mal y aprender de ello para que futuras estrategias sean positivas.

Escrito por Redacción

Deja un comentario