14 competencias clave de los líderes del futuro

Celia González14 septiembre 20218min

Hoy en día, contar con un buen líder es clave para las compañías, con independencia de su tamaño y sector. Y es que el engagement con un buen jefe está detrás de 8 de cada 10 decisiones para estar fidelizado a una compañía o tomar la decisión de abandonarla. En las manos de estos profesionales está el desarrollar todo el potencial de un equipo humano, pero también el de arruinarlo si el líder no es capaz de conectar con su equipo, motivarlo, escucharlo y guiarlo en una misma dirección.

Para crear empresas competitivas es necesario contar con equipos de alto rendimiento, que son resultado de un buen clima laboral y de tener un líder que dirige y fomenta este ambiente de trabajo

Badenoch + Clark presenta ahora el Diccionario de Competencias para Directivos, una guía que utiliza el Grupo Adecco con sus clientes a la hora de seleccionar perfiles directivos, en base a las competencias críticas para desempeñar con éxito un puesto de trabajo de alto nivel.

“Para crear empresas competitivas es necesario contar con equipos de alto rendimiento, que son resultado de un buen clima laboral y de tener un líder bien evaluado por su equipo, que dirige y fomenta este ambiente de trabajo”, señala Carolina Mouné, directora de recursos humanos de Badenoch + Clark.

La elección de un buen líder, garantía de competitividad

En palabras de Rémi Diennet, director de Badenoch + Clark en España: “Cada vez con más frecuencia vemos que las empresas necesitan ser más dinámicas y flexibles y estar interconectadas unas con otras. Los líderes llamados a dirigir estas nuevas empresas deben contar con ciertas hard skills fundamentales, pero realmente son las soft skills el factor clave para impulsar ese cambio cultural y guiar a la organización con éxito”.

Cuatro rasgos hacen especiales a las soft skills:
  • Son insustituibles. La transformación digital que están viviendo la mayoría de empresas en todo el mundo está permitiendo automatizar algunas tareas y procesos, pero está claro que habilidades como la inteligencia emocional y la capacidad de enseñar no podrán ser automatizadas.
  • Nos diferencian. Las hard skills son competencias que se pueden aprender en un tiempo limitado, pero las soft skills tardan más en desarrollarse pues están más vinculadas a la naturaleza del individuo que a su nivel de conocimiento.
  • Permiten el cambio y el desarrollo profesional. Una vez que se desarrolla el conjunto de habilidades adaptadas en relación con nuestro trabajo, las competencias que permiten pasar de una industria a otra o adaptarse a un nuevo entorno laboral son las soft skills.
  • Satisfacen y retienen a los clientes. Los consumidores en estos días tienen una gran cantidad de opciones de compra a su disposición. Por lo tanto, crear relaciones sólidas con ellos es la manera de entender cómo mejorar su experiencia.
14 competencias transversales

Desarrollo de personas: un buen líder debe fomentar el crecimiento de las personas que forman su equipo, sabiendo delegar de forma eficaz, formándoles, capacitándoles, y proporcionándoles feedback sobre su desempeño.

Dirección de personas: es vital para un mánager encargarse de coordinar el funcionamiento del equipo, guiar su desempeño, pero también marcar sus condiciones y limitaciones.

Gestión del cambio: los líderes del futuro son aquellos que proponen y generan el cambio, lo comunican y ayudan a su implementación.

Impacto e influencia: los líderes mejor valorados son aquellos que son capaces de generar impacto en los demás, se adaptan a su interlocutor y comunican desde la influencia y la persuasión.

Solución y análisis de problemas: los dirigentes deben analizar la información disponible, comprender la situación o el problema planteado y dar respuestas adecuadas a las diferentes situaciones que se den en la empresa.

Orientación a resultados: entre las prioridades de un buen líder deben estar el conseguir los resultados fijados, maximizando la rentabilidad y eficiencia en el uso de los recursos y ahorro de costes, y manteniendo una correcta actitud y perseverancia respecto a los resultados.

Planificación estratégica: un buen mánager sabe presentar una visión de negocio orientada a futuro, desarrollar una planificación estratégica y diseñar y desarrollar los planes a largo plazo.

Toma de decisiones: un mánager de éxito debe ser capaz de dar una respuesta rápida ante situaciones difíciles o complejas, mostrando confianza en sí mismo al justificar y defender la decisión tomada, y asumiendo las responsabilidades derivadas de ella.

Planificación y organización: los líderes mejor valorados organizan eficazmente los recursos, priorizan los objetivos y tareas y saben gestionar el tiempo y el orden.

Comunicación: en un buen jefe es imprescindible mostrar asertividad ante su equipo, practicar la escucha y la empatía y saber expresarse adecuadamente.

Creatividad e innovación: los buenos líderes son capaces de encontrar nuevas formas de hacer las cosas, usan la innovación y el pensamiento creativo en su forma de trabajar y saben crear y considerar múltiples formas de enfrentarse a los retos.

Desarrollo de oportunidades de negocio: tener un conocimiento profundo de su área de especialización o negocio, así como comprender el mercado en el que trabaja la organización es fundamental en un/a dirigente para así poder identificar oportunidades de negocio e implementar las estrategias.

Agilidad en el aprendizaje: esta competencia puede definirse como saber qué hacer cuando no sabemos qué hacer. Y es que los grandes líderes son capaces de aprender, cambiar y adaptarse a las circunstancias. Se mantienen proactivos en el aprendizaje, buscan siempre nuevas formas de enfrentarse a las situaciones y mantienen una mente abierta hacia otros puntos de vista.

Seguridad psicológica: Un buen mánager debe crear entornos psicológicamente seguros en los que los empleados puedan exponerse tal y como son, sin temor a mostrar sus opiniones, sugerencias, ideas para poder mostrar la mejor versión de ellos mismos. Se trata de favorecer un clima de confianza y seguridad donde no se cuestione a las personas, sino que se muestre apoyo, se proporcione feedback constructivo y se fomente la participación. Como resultado se obtendrá el potencial, la creatividad y la esencia del empleado en estado puro para conseguir equipos de alto rendimiento.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales