La Persona en el centro de la Transformación Digital

faculta opinion
Por Roberto Konigs. Managing Partner de FACULTA|PROSCI®.

Hasta finales del siglo XVIII, no existía manera de determinar con precisión la longitud y por ende la posición exacta (resultado de la latitud y longitud) de un barco en la mar. En la medida que más y más buques cruzaban los mares para descubrir, conquistar y explotar nuevos territorios, transportando oro, plata y otras materias primas de gran valor, la riqueza de las grandes naciones marítimas literalmente flotaba en los océanos. Al no poder establecer con precisión su ubicación, una enorme cantidad de estos buques se extraviaban, encallando o llegando a destinos distintos a los planeados, generando así enormes pérdidas económicas. Esto se conoció como el problema de la longitud. La búsqueda de la solución a este problema asumió proporciones legendarias, equivalentes al descubrimiento de la fuente de la eterna juventud o la fórmula para transformar el plomo en oro. Los gobiernos de las naciones que dominaban los mares como España, Países Bajos, e Inglaterra ofrecían cuantiosos premios a quien pudiera encontrar una solución. El relojero inglés John Harrison, un genio mecánico que abrió el camino a la ciencia del cronómetro de precisión portátil, consagró su vida a la resolución del problema de la longitud. Sin educación formal y con el aprendizaje básico de cualquier relojero de la época, Harrison produjo, entre 1725 y 1759, una serie de cronómetros casi libres de fricción, el H1, H2, H3 y H4. Fue este último reloj, el H4, el que finalmente, en 1773, llevó a ganar a un Harrison viejo y exhausto, el premio de la Longitud más cuantioso de los que se ofrecían: el premio asociado al Decreto de Longitud del gobierno Británico. Con su H4, Harrison transformó la navegación marítima, llevó a la Gran Bretaña a dominar los mares por más de 100 años y cambió la historia de la humanidad.

La tecnología transforma la manera en la que trabajamos, nos relacionamos y entendemos nuestro mundo. Esto ha sido una constante a lo largo de nuestra historia y hoy más que nunca, esta fuerza transformacional de la tecnología se vuelve determinante.

La máquina de vapor, la electricidad, la producción en serie, el automóvil, las computadoras, todos estos desarrollos tecnológicos han propiciado olas de cambio disruptivo en la humanidad.

En pleno siglo XXI, el Internet de las cosas, Big Data y la Inteligencia Artificial se han conjuntado y están impulsando una nueva ola de cambios vertiginosos cuyo impacto todavía no alcanzamos a dimensionar.

En el corazón de esta enorme ola disruptiva se encuentran las empresas y su transformación digital como una respuesta a la necesidad de reinventarse, incrementar su eficiencia y centrarse más en las experiencias que generan en sus clientes con el fin de ganar su lealtad, aprovechando las oportunidades que la tecnología digital del siglo XXI ofrece.

Independientemente de cómo la definamos, la transformación digital es un proceso de cambio profundo que se caracteriza por tener dos dimensiones.

Por un lado tenemos la dimensión tecnológica. La capacidad de la empresa para innovar, haciendo uso de lo más avanzado de la tecnología digital para el diseño y desarrollo, de manera ágil, de las mejores soluciones posibles.

Por otro lado tenemos la dimensión humana. Esta dimensión está conformada por los empleados de la organización, que han venido trabajando de cierta manera y que ahora tendrán que trabajar de distinto modo para alcanzar los beneficios esperados por las soluciones tecnológicas desarrolladas. El éxito de la transformación digital depende de que todos y cada uno de estos empleados adopte y use, con el mayor nivel de competencia posible, dichas soluciones. Cuando les preguntamos a nuestros clientes: ¿Qué porcentaje del éxito de tu proyecto de transformación digital depende de que los empleados en tu organización trabajen de manera diferente?, las respuestas suelen ser muy consistentes: del 80 al 100% del éxito de los proyectos depende de que los colaboradores hagan las cosas de una nueva manera. Por ende, ellos se convierten de facto en el componente más importante de las iniciativas de transformación digital.

Pareciera que nuestra fascinación por la tecnología digital nos estuviera haciendo olvidar una importante verdad. En el centro de la transformación digital se encuentran las personas y el cambio personal no es fácil. Los empleados de las empresas en plena transformación digital tienen que adoptar rápidamente nuevas formas de trabajar y utilizar de la manera más diestra posible las nuevas herramientas tecnológicas puestas a su alcance para que se realicen los beneficios de dicha transformación digital. Si no logramos que ellos adopten y usen las avanzadas soluciones tecnológicas digitales que se diseñan y desarrollan en la empresa, estará en riesgo la obtención de los beneficios que el esfuerzo de transformación digital busca alcanzar.

En un mundo con cambios incesantes se vuelve imprescindible para las empresas desarrollar la capacidad de apoyar a sus colaboradores en lo que podemos llamar sus propias transformaciones individuales: Ayudarles a entender el “Por Qué” del cambio, facilitarles su decisión de comprometerse y querer ser parte del mismo, darles los conocimientos y propiciar el desarrollo de las habilidades necesarias para lograr un cambio exitoso y prepararlos para ser cada vez mejores ante el cambio.

Las empresas que entienden esto y que están invirtiendo en construir la capacidad de ser mejores y más ágiles frente al cambio, están resultando victoriosas en esta revolución que hoy llamamos Transformación Digital.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.