Un día para alinear equipos al plan de negocio

plan negocio
Xavier Hernández, Director del Área de Consultoría y Gestión del Cambio de Montaner & Asociados.

La gestión empresarial tiene siempre un punto de partida, un plan de negocio, una planificación, un proyecto y unos objetivos que suponen nuevos retos para cualquier organización. Avanzar o no en esta carrera depende de las personas. El compromiso de las personas y los resultados de la empresa van ligados, de manera que, si no hay participación de los equipos, el rendimiento se resiente y, por lo tanto, la productividad y la consecución de los objetivos quedan afectados.

La motivación de las personas se ha convertido, hoy en día, en uno de los grandes pilares del negocio. Según el último estudio Oracle Simply Talent, para garantizar la rentabilidad de las empresas, es importante conocer las inquietudes de los empleados y proponer ideas atractivas e interesantes, que favorezcan tanto a la empresa como a las personas empleadas y colaboradoras.

Xavier Hernández, de Montaner & Asociados.

¿Pero es garantía suficiente la motivación de los equipos para avanzar en el plan de negocio? Si bien contar con la participación de las personas es un buen principio, una vez se inicia un plan de negocio lo más probable es que surjan otros cambios o elementos no previstos respecto experiencias anteriores. Por ejemplo, la entrada de un nuevo director general, el rediseño de la política comercial, la fusión o compra de otra empresa… Sean como sean estos cambios, supondrán adaptar la actividad de las personas y de los equipos. Es posible que se tengan que cambiar procesos, estructuras e incluso que sea necesaria alguna nueva incorporación. En este punto, las compañías deben reflexionar sobre cuáles son las dificultades internas, las rocas, que pueden aparecer en este camino y que van a dificultar el conseguir los objetivos establecidos. En algunos casos será un enfoque demasiado centrado en el día a día y no en el largo plazo, en otros las dificultades de adaptación de la cadena de mando, el exceso de reuniones, la falta de tiempo para anticiparse a la competencia, etcétera.

Hay que retroceder y repensar qué dificulta llevar a cabo el plan que se había acordado.

Delante de este escenario toma cada vez más protagonismo el Km.0, una acción proactiva y rápida que ayuda a cumplir los objetivos de negocio y a ser más rentables y efectivos. Las empresas pueden anticiparse a los cambios que se tienen que llevar a cabo, identificar los obstáculos que pueden surgir a mitad de camino, y así ajustar los recursos y potenciar sus fortalezas. Con un solo día, se abre un nuevo camino para que la compañía crezca.

En esta acción de vuelta al inicio, las personas se convierten en el eje transformador, recogiendo y procesando todos los cambios en un plazo muy corto de tiempo. Se trabaja un plan inmediato en una sesión en la que se involucra a Comités de Dirección, áreas y departamentos al completo. De esta forma, no solo se facilita el desarrollo a nivel individual, sino que se aprovechan las sinergias entre equipos, consensuando las necesidades para poner de nuevo el plan de negocio a punto.

Retomar el buen camino es posible con una hoja de ruta que permita aplicar los cambios en los diferentes departamentos de la empresa, teniendo en cuenta todos los aspectos personales y profesionales de los implicados. Esto no garantiza al 100% lograr los objetivos, pero es cierto que un 50% de las dificultades que surgirán en el camino, se pueden evitar con este modelo, dedicándole menos de 24 horas que ayudarán a la empresa durante todo un año.

Cualquier iniciativa, desde la más habitual, como el presupuesto anual con su correspondiente plan de ventas, hasta la más extraordinaria, como una fusión o adquisición, deberían ser motivos suficientes para, además de elaborar los planes, KPIs y cuadros de mando, dedicar un día, un solo día, a potenciar las fortalezas de las personas que lo van a llevar a cabo y eliminar resistencias e inquietudes.

Porque, a fin de cuentas, una empresa sin personas es tan solo un edificio vacío y el plan de negocio no lo ejecuta la hoja de Excel, sino las personas que ven en ello un motivo de inspiración.

Xavier Hernández, Director del Área de Consultoría y Gestión del Cambio de Montaner & Asociados.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.