Desmontando al ‘buen patrón’: cómo ser disruptivo (y justo) a la hora de lidiar con el talento

Pavel Ramírez20 diciembre 20224min
desmontando-al-buen-patron

Para Juan Carlos Cubeiro, experto en talento, liderazgo y coaching, socio director de IDEO Business, y presiente para Europa del Instituto About My Brain, «la película que mejor explica cómo van a tratar de resolver los problemas de captación y retención de talento es ‘El buen patrón’. Es un ejemplo de todas las cosas que no debemos hacer, aunque las tratemos de hacer con buena fe». Porque, de cara a 2023, la gestión del talento tiene nuevas reglas de juego. Y, para lidiar con él, las empresas no deben perpeturar las conductas arcaicas que sirvieron en la prepandemia ni caer en los errores de percepción que condenan a la obsolescencia.

En primer lugar, porque el talento ya no es lo que era. «Ahora se parece más a la definición de Mark Twain: ‘No es lo que no sabemos lo que nos mete en líos; sino lo que damos por cierto y no lo es’. El talento ya no es fijo ni tampoco un don innato. Y esto se traduce en que no todos los trabajadores son talento. Lo que nos vale hoy en día es aquel empleado que demuestra capacidad, compromiso y que encaja en la cultura de la organización«, tal y como explicaba Cubeiro durante el Webinar ORH organizado en colaboración con Cegid y bajo el título ‘Escasez y escapada del talento: nuevas prioridades para los RR.HH. en 2023’.

Como principal motivo de esta escasez, Cubeiro apuntaba a cuatro elementos que deben confluir en un empleado o candidato. Por un lado, la actitud (conocimientos y habilidades) y la actitud (comportamiento y valores). En segundo lugar, a su capacidad para alcanzar compromisos con la empresa, especialmente mentales y emocionales. Y, por último, a encajar en un contexto cultural y de cooperación planteado desde la organización.

Del otro lado, observamos la Renuncia Silenciosa es una manifestación más del problema del talento. Pero no por ello es menos importante a la hora de plantearse cómo captarlo y retenerlo, en una era tan incierta como inestable. De ahí que existan cuatro elementos que han desatado esta «tormenta perfecta»:

  • Escasez: El desajuste del talento se sitúa en el 80% y ha subido 15 puntos en solo un año. Las características que escasean son resiliencia, compromiso y resolución de problemas, colaboración. Y los sectores con más problemas son la banca, finanzas y seguros.
  • Desbanda: cuando el 40% de la fuerza trabajadora (en EEUU) renuncia en solo una primavera, tenemos un problema.
  • Renuncia silenciosa que demanda a las empresas: generar expectativas realistas, promover la flexibilidad, crear una comunidad colaborativa, incentivar a los colaboradores, mostrar respeto, tener un propósito claro, predicar con el ejemplo desde la dirección general y reconocer constructivamente los logros individuales y colectivos.
  • Absentismo: Según Adecco, hemos llegado superar el 8% del absentismo laboral que vimos en 2020. Y, actualmente, cada día hay 1.260.000 personas que no van a trabajar.

Todo esto ha derivado en un talento cada vez más selectivo y que, en los últimos años, ha ido tornando la balanza a su favor. «Hoy, el talento tiene el 90% del poder de negociación con la empresa», resume Cubeiro, quien considera que 2023 será el año de la dsirupción. También en RR.HH.

 

Photo by Hunters Race on Unsplash.


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales