Ya tengo mi Plan de Empresa Saludable…y ahora, ¿cómo lo cuento?

Por Sonia Ruiz Moreno, Fundadora y CEO de PrideCom

Si lanzar un programa de empresa saludable te pareció todo un reto, hacerlo vivir será ahora tu gran desafío. Conscientes de que no siempre contamos con los recursos o habilidades necesarias para llevarlo a cabo, con este artículo queremos darte las pistas que te ayudarán a promover hábitos de vida saludables entre tus colaboradores.

En las próximas líneas te proponemos un recorrido sencillo que te permitirá crear un plan de comunicación adaptado a tu compañía y con el que conseguirás dar visibilidad a la iniciativa, llegando a todos tus compañeros, sensibilizando a los más escépticos y convirtiendo este proyecto en un verdadero movimiento saludable que se viva en el día a día.

Aquí te resumimos los 10 pasos básicos para crear un plan de comunicación muy saludable:

1. Si aún no lo has hecho, y antes de ponerte a dibujar un logo, necesitamos cubrir unos básicos que nos permitan pintar nuestro ecosistema:

Primera pregunta que debes hacerte: ¿Quién es nuestro público? Para no dejarnos a nadie fuera y saber cómo llegar hasta ellos, es importante que segmentemos nuestra plantilla. Tendremos en cuenta las diferentes localizaciones, las personas en teletrabajo, la red comercial, los diferentes turnos en la compañía…y también será interesante identificar aquel segmento objetivo que hayas detectado con más necesidades en la encuesta previa a la elaboración del programa.

Por otro lado, debemos saber con qué canales contamos. La mayoría de las veces el proyecto suele nacer en Recursos Humanos y tendremos que acercarnos a nuestros compañeros de Comunicación para conocer qué canales corporativos tendríamos disponibles (intranet, red interna, emailings, newsletters, red de pantallas, cartelería digital…). También podemos contar con canales externos como pueden ser las redes sociales de la compañía o aquellos que nos puedan ofrecer partners del programa, como las conocidas apps de dinamización de retos saludables.

2. Una vez resuelto este paso entramos en materia. La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Queremos conseguir un movimiento global o solo estamos enfocados en la activación de un público concreto? Recuerda que, como en todo objetivo, tendrás que pensar en el plan de acción y poner una fecha de consecución. Un faseado que te puede ayudar sería el siguiente: fase de sensibilización, awareness, movilización y refuerzo.

3. Ya tenemos el marco y ahora toca declinar el objetivo global en mensajes de comunicación por públicos. Seguramente resulte muy fácil conseguir que un runner empedernido participe en una carrera solidaria, pero ¿y el resto? Por eso, es importante que seas capaz de definir los objetivos de comunicación por cada tipo de público (por categorías o por afinidad a las iniciativas propuestas). Para ayudarte te planteamos 3 preguntas sencillas:

o ¿Qué queremos que sepan? Nos ayudará a definir los mensajes informativos y el calendario editorial.
o ¿Qué queremos que sientan? Nos indicará la emoción y el tono que debemos aplicar para que cada contacto se viva como una experiencia.
o ¿Qué queremos que hagan? Identifiquemos muy bien hacia dónde queremos movilizarlos para acertar con las iniciativas de comunicación.

4. Para establecer tu calendario editorial puedes utilizar los siguientes elementos: pilares del programa y palabras clave, hitos del programa que son noticiables, días internacionales que puedan favorecer una acción asociada a nuestras iniciativas, tips y consejos saludables, etc. Todo para que el lector sienta que siempre hay un contenido para él.
Uno de los contenidos estrella en las campañas que realizamos para nuestros clientes suele ser el que llamamos “La voz del influencer”. Este puede ser una persona reconocida en el tema que estamos tratando y por supuesto un embajador interno.

5. Ayúdate con piezas atractivas y fáciles de consumir. Adopta un estilo bloguero, los 140 caracteres y las piezas visuales. Y si lo puedes contar en vídeo, ¡mucho mejor! Infografías, gifs animados, eventos experienciales, retos y gamificación harán que tus compañeros consuman tus contenidos y mejor aún, interactúen.

6. Sin olvidarnos de la comunicación informal y el cara a cara. El impulso que puede ofrecer a tu plan un grupo de “influencers” internos vale mucho más que todas las noticias del mundo. Desde el primer momento de tu plan identifica aquellos posibles embajadores internos que puedes asociar al programa: aficionados al deporte, excelentes cocineros, adeptos del yoga y mindfulness. Seguro que estarán encantados de servir de ejemplo y animar a sus compañeros a participar en las actividades.

7. Y es que, hay un mundo más allá del simple editorial. Tu plan, una vez faseado te ofrecerá la oportunidad de crear hitos que puedes convertir en verdaderos momentos experienciales con solo un poquito de imaginación. ¿Qué dirías si un día al llegar a la oficina te recibe un coach deportivo que te regala un bidón y una infografía con tips para entrenarte en casa con elementos del hogar?

8. Sé que estabas pensando… ¿y el logo? Ahora sí, podemos empezar a pensar en la marca y la identidad visual del programa. Dótalo de una marca potente con la que todos se puedan identificar, que se pronuncie fácilmente, tanto en español como en otros idiomas, si es tu caso, y sobre todo que refuerce los atributos del programa.

9. Piensa agile…recoge continuamente el feedback de tus colaboradores para ir adaptando la comunicación según su sentimiento y las experiencias vividas. Estos KPIs, unidos a los de participación en actividades y los de cambios comportamentales y de impacto en el negocio constituirán la base perfecta para crear tu propio dashboard saludable.

10. Y ahora que ya lo vivimos dentro ¡cuéntalo fuera! Tus compañeros estarán encantados de verse en redes sociales y en medios. Los impactos externos incrementan el orgullo de pertenencia a la marca y son una gran palanca para el employer branding, así que no dudes en contar fuera los éxitos de tus equipos en el programa.

Hemos llegado al fin del artículo y puede que te hayan surgido algunas dudas. Si es así, estaremos encantados de contarte más en detalle el próximo 6 de junio en la formación que hemos organizado junto a PSYA, nuestro partner experto en bienestar corporativo.

Será una jornada en la que profundizaremos sobre lo que acabas de leer, ilustrando cada paso con casos reales de nuestros clientes y que terminará por un taller en el que trabajaremos en un caso ficticio con herramientas propias de la agencia. ¿Te apuntas?

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales