Vínculo afectivo = Ecosistema Organizacional Saludable

Redacción9 diciembre 20206min

Hace algunos meses nos vimos forzados a migrar de un esquema de trabajo presencial a un trabajo remoto, a distancia o también conocido como home office.

Este trabajo presencial traía relaciones inmediatas con las personas a nuestro alrededor, control sobre conductas productivas o improductivas, pero sobre todo un contacto únicamente en la esfera laboral del individuo.

Es cierto que a raíz de promover el clima laboral sano era necesario considerar todos los factores que integraban a la persona y que eran parte de ellos, pero esto solo lo considerábamos en el plano de la imaginación, no de lo real, tal vez algunas organizaciones preocupadas por este otro lado del colaborador implementaron eventos corporativos como el día de la familia, sin embargo un evento así no permitía conocer la dinámica familiar real del colaborador, manteniendo ese aspecto de su vida privado y escindido de la vida laboral.

No fue hasta esta situación de trabajo remoto, y no podría haber una mejor palabra que home-office para describir esta situación, en la que dos ecosistemas antes separados ahora se habían fusionado, sirviendo el mismo espacio para dos mismos pero muy diferentes propósitos trabajo-familia.

Una empresa trasnacional líder en su giro me permitió hacer un estudio exploratorio sobre este fenómeno.

Las personas al ser encuestadas comentaban preferir trabajar en la oficina que en casa, pero ¿Cómo es que la exigencia de trabajar en casa de hace años hoy se había vuelto un problema que había distanciado las relaciones laborales y familiares?

El 90% de la muestra encuestada reflejaba que se sentían más presionados al trabajar desde casa, la falta de control de los líderes a través de observar que el colaborador permanecía en su escritorio trabajando en el esquema presencial se había sustituido por continuas llamadas, video llamadas y juntas constantes que monitorean el desempeño.

Desafortunadamente estas video llamadas sorpresa denotaban la dinámica familiar sucediendo en casa, los hijos, roommates, mascota o la pareja cerca, pudieran parecer una distracción, pero ¿realmente un elemento natural del ecosistema del hogar puede ser una distracción? o ¿Es la presión de fingir tener un ambiente inmaculado y apartado de la vida familiar lo único distractorio al ser un estimulo estresor constante? Muchos preferimos mantener esa esfera oculta teniendo una cámara apagada, sin embargo, la dinámica sigue presente y la falta de vínculo entre el líder y los colaboradores es evidente.

Hemos sido parte de estas conference call en las que sin empatía solo se preguntan avances sobre las actividades, sin interés sobre esa esfera familiar y personal en la que hemos instalado una oficina psíquica.

Estas acciones que suceden en conjunto denotan una falta de vínculo afectivo. A continuación citaremos una definición sobre el vínculo.

El concepto de Vínculo hace referencia al lazo afectivo que emerge entre dos personas y que genera un marco de confianza en el otro y en la vida, en un contexto de comunicación y de desarrollo
– John Bowlby (1907-1999)

Pero ¿Es necesario el vínculo afectivo en la relación líder-colaborador?

Si, y es importante resaltar que un vínculo afectivo no debe llevar a una relación de co-dependencia o apego, el vínculo afectivo indica el bienestar psicológico que se puede sentir entre dos o mas personas generando por un ecosistema saludable, predominado por una sensación de “sentirse seguro”, lo cual es determinante para el desarrollo de un conducta productiva y de la salud mental del colaborador. En un ecosistema saludable la persona es capaz de aprender, crecer , ser creativo y sobre todo de alzar la mano cuando algo pueda frenar su desarrollo.

¿Cómo se puede promover este vínculo?

Entendiendo que la persona nos ha abierto la puerta a su máxima intimidad, que la casa representa un hogar psíquico donde convergen todas los elementos que componen al individuo; emociones, motivaciones, intereses, valores, miedos, etc.

Y al ser invitados a ese hogar debemos de ingresar con respeto , tolerancia y empatía, tomando al individuo como lo primero, ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes? ¿Qué dificultades has tenido esta semana?

No debemos temer preocuparnos y preguntar por todo aquello que nos hace seres humanos, y si la respuesta toma dos minutos más, será una inversión directa al vínculo que tendrá consecuencias positivas a largo plazo en términos de lealtad, pertenencia, compromiso, responsabilidad, que no se adquieren con un curso, incentivos o bonos, sino con lo más simple “Ser un ser humano con otro ser humano”.

La migración a un esquema de trabajo a distancia no debe deshumanizarnos. Hagamos que el home office no sea invasivo y promovamos un ecosistema saludable a través de un interés genuino sobre el otro ser humano al otro lado de la pantalla.

Artículo escrito por Gabriela Patiño, Gerente General de Moldeamiento Organizacional.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales