¡¡¡Han llegado las emociones!!!

Maite Sáenz30 junio 20114min

Isabel Aranda,
Doctora en Psicología, coach ICF y coordinadora del grupo de trabajo de Psicología y Coaching del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
isabel.aranda@tbc-aranda.com

La semana pasada en la European Conference Coaching Madrid 2011 de la ICF, había un planteamiento generalizado: “Estamos viviendo un cambio de paradigma de la humanidad”. Una evolución de un paradigma yang, masculino, competitivo, basado en la experiencia, el individualismo, la jerarquía, lo  racional, a un paradigma ying de cooperación, de sostenibilidad, donde predominan las habilidades interpersonales, las relaciones, la feminidad y la emocionalidad.

Los ponentes, todos ellos varones, transmitían más bien un tono apenado, pesimista. Un poco más optimista el sábado en la mesa redonda de expertos Julio Olalla, John Whitmore, Bernard Lietaer, Richard Tarnas, Charles Eisenstein, Richard Barret, todos los ponentes juntos respondían a las preguntas que los asistentes les habían planteado previamente. Gran idea ésta. Y todo desatacando, como afirmaba Lietaer, el papel de los coaches como agentes del cambio para transformar ese paradigma yang en un paradigma ying.

Julio Olalla preguntaba: “¿Podemos cambiar nuestro comportamiento si seguimos habitando en el mismo espacio emocional de siempre?”. Se veía difícil el cambio; el espacio visual y emocional que vivíamos seguía siendo masculino, el discurso, salvo una emotiva historia de Olalla, era uniforme, lógico, razonado.

Quise hacer las preguntas pero el tiempo no dio para ello. ¿Tendremos algo que ver con nuestra presencia, nuestro trabajo, nuestro compromiso, las mujeres? ¿Es posible que la presencia masiva de las mujeres en el mundo profesional este generando este cambio de paradigma del yang al ying? ¿Estamos aportando valores diferentes al mundo con nuestras cualidades femeninas? ¿A alguien se le ha ocurrido que somos precisamente las mujeres las que estamos facilitando ese cambio de polaridad?

Y sucedió lo que sólo en un espacio coaching podía pasar: se abrieron las posibilidades. Había que equilibrar el sistema. Los resultados lógicos no fueron los esperados. Se trascendió la linealidad de lo esperado para derivar hacia resultados extra-ordinarios.
Los cerca de 450 participantes pidieron la presencia de las mujeres talleristas en la mesa redonda “de expertos”. Fue un aplauso largo, intenso, potente, catártico. Los talleres en su mayoría habían sido dirigidos por grandes figuras del coaching: Lisa Bloom, Sue Coyne, Penny Mallinson, Marilena Beuses,  Vianne Launer y Sylviane Cannio. También por varones: Andrés Perini, Jonathan Passmore y Pedro Amador. Cuando la mesa se amplió y las mujeres se incorporaron, se respiraba otra energía, otra emoción. El sistema se equilibró.

Olalla dijo que “el coaching es impensable sin adentrarnos en el campo de las emociones”. ¿Ese es el territorio donde se decía que habitábamos las mujeres?
Fue una experiencia formidable compartir tantas ideas, sentir tanta energía, ver nuevas  oportunidades. Si el mensaje del cambio de paradigma de la razón a la emoción era claro, ver en directo cómo los coaches cambiamos la realidad que se nos da fue el mayor de los espectáculos.

¡Bienvenidas emociones!

2 Comentarios

  • Lola Martinez

    3 julio 2011 at 22:36

    Que bueno Isabel , y hace falta un cambio aun mayor y es que muchas mujeres que aun nos movemos en le paradigma de la racionalidad, salgamos de el y descubramos las emociones!!!!
    Gracias mil por tu aportacion!!!
    Lola Martinez

    • Elena Pérez-Moreiras

      7 julio 2011 at 14:04

      Así es…sin duda estamos ante la eclosión de un mundo donde las emociones, su conocimiento y gestión eficaz es y serán uno de los determinantes del éxito empresarial y personal. Parece que el entorno en que nos movemos nos llama más que nunca a saber identificar en qué emoción habitamos en cada momento, para desde ahí, desde ese espacio de acciones posibles, conocer mejor cuáles son nuestras posibilidades de acción y si son estas u otras las que queremos poner en práctica; si son esas las que nos ayudarán a alcanzar nuestros objetivos y los de las organizaciones en las que prestarmos servicio; si son esas las qu nos permitirán hacer de este mundo un lugar más equilibrado, más prospero, más armónico, más sostenible…en definitiva: un lugar mejor en el que vivir. Gracias Isable y gracias también a todo aquellos, hombre y mujeres, que creen que es posible reinventarse con el ejercicio y desarrollo de nuestra inteligencia emocional.

Comentarios cerrados


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales