Tres de cada diez empresas españolas no dispone de información para evaluar los riesgos psicosociales

Maite Sáenz8 octubre 20154min

Stressed businessman with hands on head against hourglass door in dark room

Los riesgos emergentes que aquejan a las empresas europeas responden a factores psicosociales y a aquellos que producen trastornos musculoesqueléticos en los trabajadores. Además, la complejidad de las obligaciones legales (31%), la falta de tiempo o de personal (30%) y la falta de concienciación del personal (30%) son los principales obstáculos con los que se encuentran las organizaciones a la hora de la gestión de la seguridad y salud en el trabajo. Así lo revela la segunda Encuesta Europea de Empresas sobre Riesgos Nuevos y Emergentes (ESENER-2), un exhaustivo estudio estadístico realizado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) que recoge información acerca de cómo se organiza la prevención de riesgos en los lugares de trabajo de la UE. Un total de 36 países y más de 50.000 trabajadores han participado en ESENER-2, cuyos datos se han volcado en una herramienta interactiva, y que en lo que se refiere a España estarán visibles en la web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo a partir del 1 de octubre.

A pesar de las directrices comunes aportadas por la Directiva Marco, cada país dispone de una legislación nacional, lo que incide notablemente en la forma en que se gestiona la seguridad y salud en las empresas.

Entre los datos obtenidos en nuestro país destacan los siguientes:

– Aproximadamente ocho de cada diez centros señala que el riesgo más destacable es el relacionado con posturas dolorosas o fatigantes (incluido el estar sentado durante mucho tiempo).
– Los factores de riesgo laboral relacionados con los trastornos musculoesqueléticos como movimientos repetitivos de mano o brazo, manipulación de cargas pesadas, etc., son manifestados por más de la mitad de los entrevistados.
– El riesgo psicosocial más frecuente es el hecho de tener que tratar con clientes, pacientes o alumnos difíciles.
– El 23% de los centros de trabajo señalan que carecen de información o herramientas para afrontar los riesgos psicosociales. Las dificultades más frecuentes surgen al abordar la discriminación por sexo, edad u origen étnico (42%), la falta de influencia del trabajador sobre su trabajo (25%) y las largas jornadas de trabajo u horario irregular (21%).
– El 89% de los centros españoles afirma realizar evaluaciones de riesgo de forma habitual; de ellas un 78% se realizan a través de un servicio de prevención ajeno y el 12%, con personal propio (sobre todo empresas de más de 250 trabajadores).
– Sin embargo, tres de cada diez centros españoles señalan que no disponen de suficiente información para incluir los riesgos psicosociales en las evaluaciones de riesgos, independientemente del tamaño o sector de actividad.
– Los principales aspectos que se incluyen en las evaluaciones son las sustancias químicas o biológicas peligrosas (en aquellos centros que han señalado que sus trabajadores están expuestos a este factor) (92%); las posturas de trabajo, exigencia física del trabajo y movimientos repetitivos (92%); y la seguridad de máquinas, equipos e instalaciones (87%).
– Entre los motivos por los que se dedican recursos a la gestión de los riesgos laborales se encuentran: cumplir con los requisitos legales (91%), satisfacer las expectativas de los trabajadores o sus representantes (75%) y evitar las multas de la Inspección de Trabajo (81%).

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales