Trabajo flexible, un proceso de transformación cultural

 

El modelo de trabajo está cambiando bajo el paraguas de la flexibilidad. De un horario férreo, un espacio definido -la sede de la compañía- y una tecnología fija instalada en el puesto, hemos pasado a disponer de tiempos de trabajo que no entienden de horas de entrada y salida estándares, tecnologías móviles que van con nosotros dónde quiera que estemos o vayamos y que permiten convertir cualquier lugar en nuestro centro de trabajo.

Pero este cambio es algo que va más allá de tecnología y espacios; es un proceso de personas y que implica una transformación de la propia cultura corporativa. Así lo compartieron empresas como BBVA, Repsol o Vodafone en una mesa redonda celebrada dentro del marco de la “Semana del trabajo flexible”, un evento organizado por 3g Office, Regus, Microsoft, Plantronics y Grupo BLC.

flexible_intJavier Cantera, presidente de Grupo BLC, explicó cómo el concepto de flexibilidad implicaba un cambio que, más allá de lo físico o lo temporal, afecta a “la mentalidad de los trabajadores y la forma en la que se dirige a estos trabajadores”. En este sentido, el experto detalló que el modelo de la flexibilidad requiere de cuatro requisitos fundamentales: empowerment, autoeficacia (o satisfacción por el trabajo propio), personal branding (individualizar las aportaciones en el trabajo, reconocimiento a la contribución…) y ecosistema social. “Las personas son conversaciones. Hay que propiciar estas conversaciones a través de espacios, de tecnología, pero, sobre todo, a través de formas de relación completamente diferentes”, indicó.

Por su parte, Bernabé Pérez Martínez, Director de Innovación y Cultura de RRHH en BBVA, fue el encargado de explicar cómo estaban introduciendo el concepto de flexibilidad en su entidad. Pérez indicó que este nuevo modelo exige incrementar el trabajo colaborativo y la confianza y la planificación por parte de los jefes, algo que reconoció no resulta sencillo. “Es muy difícil romper con la cultura del “presencialismo”, de los despachos… Hay que educar, romper mitos, enseñar a todos -incluidos directivos- a trabajar de una manera diferente…”. Y en este sentido, el directivo de BBVA insistió mucho en la sensibilización, la comunicación y la búsqueda del consenso como pilares fundamentales para el éxito de este modelo.

En su caso, este nuevo sistema de trabajo integra diferentes factores: horario flexible, open spaces –“en la nueva sede nadie tiene despacho, ni el consejero delegado”- y la adopción de la tecnología del cloud computing, lo que ha supuesto un “cambio completo de nuestra forma de trabajar”.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales