Tipos de líderes ante el cambio

Con la llegada de Internet, además de los continuos avances en tecnológicos, los cambios se convirtieron en algo del día a día en las empresas, lo que provocó una nueva manera de gestionar y liderar. En el pasado, estos cambios tenían un proceso más sencillo: un comienzo, un durante y un final, y los líderes decidían, desde el primer momento, controlar la situación para evitar más riesgos, lo que permitió crear una ilusión de firmeza y de calma conocida como “Mentalidad de Estabilidad”.

Debido a lo incómodo que es cualquier cambio, los líderes procuran tener esta mentalidad con el fin de crear seguridad en sus equipos. Sin embargo, en el entorno actual esta reacción no es la más adecuada. André Ribeiro, Vicepresidente de BTS.

Para tener éxito, los líderes tienen que cambiar su mentalidad, pensando que el cambio es sinónimo de mejora. Deben aceptarse como algo continuo y necesario para aprovechar las oportunidades que pudieran surgir, lo que se denomina como “Mentalidad de Oportunidad”. En ella no se concibe el riesgo, sino permanecer en la misma posición manteniendo la confianza, en lugar de la duda. En este sentido, se pueden observar cuatro tipos de líderes enfrentándose al cambio:

1. Presionados ante el cambio. Este tipo de líder siente presión y falta de control ante esta alteración, por lo que espera a ver cuáles son las decisiones que toman los demás antes de avanzar y se abstiene de tomar medidas para evitar conflictos. Analiza las decisiones y acepta indicaciones, aunque él mismo crea que no vayan a funcionar.

2. Conservadores del poder. Intentan mantener el poder y la autoridad, rechazan el cambio y se esfuerzan en proteger el pasado para no ceder ante la crisis, con el fin de que desaparezca en un futuro próximo. Estos líderes poseen las siguientes características:

  • Elegir no llevar a cabo acciones o sólo aquellas que puedan controlar.
  • Abstenerse de hablar
  • Mencionar razones por las que no se pueden hacer determinadas acciones, basándose en historias antiguas.
  • Aceptar y después buscar razones para no cumplir con lo establecido.
  • Hacer agujeros en el plan para evitar tomar medidas.
  • Criticar los esfuerzos de cambio sin ofrecer alternativas.

3. Controladores del cambio. Estos líderes creen que pueden controlar las crisis y el efecto que causan alrededor, crean planes detallados para sentir que tienen algo de control. Este líder tiene una mentalidad que se diferencian por:

  • Tomar decisiones de forma independiente.
  • Buscar información para apoyar su agenda personal.
  • Hacer preguntas detalladas acerca de la lentitud del progreso o resultados menores.
  • Dar instrucciones detalladas de lo que hay que hacer, en vez de preguntar sobre lo que se ha intentado.
  • Reducción de obstáculos instaurados por otros para mantener el plan original.

4. Líderes preparados para el cambio. Los líderes que ven el cambio como algo normal, son líderes fuertes que analizan el entorno, se anticipan y perciben los objetivos, a diferencia de los demás que observan desafíos. Muchos de ellos elaboran un plan B y C, porque saben de las posibilidades de fallo del A. Disponen a sus equipos en la dirección y el propósito perseguido en lugar de decirles lo que hacer, creando un entorno de aprendizaje para que las personas se adapten y cambien juntas.

Este líder tiene mentalidad de oportunidad. Además, permiten que las personas encuentren su propia razón para llevar a cabo el cambio y desarrollar la comprensión, fundamental para crear la confianza. ¿Cómo lideran los grandes líderes dispuestos a cambiar?

  • Probando nuevas tácticas e implementando un nuevo liderazgo.
  • Cambiando los comportamientos para llevar a cabo la transformación.
  • Manteniendo su mentalidad mediante una serie de acciones:

♦ Reunir a los demás en torno a las razones positivas del continuo cambio.
♦ Aceptar opiniones, suposiciones y pensamientos contradictorios del equipo.
♦ Promover el objetivo de la empresa, al mismo tiempo que se mantiene el equilibrio entre el presente y las posibilidades futuras.
♦ Involucrar a diversos equipos para que trabajen juntos.
♦ Animar al equipo a aceptar el cambio como una nueva oportunidad.

Para estar preparados para el cambio, los líderes deben entender tanto el cómo, como el cuándo, así lo afrontarán de forma eficaz dentro del contexto de su empresa. Además, esto funciona mejor si se reconocen las capacidades y los comportamientos que diferencian a un buen líder, debido a que identificarlos es la mejor herramienta para la gestión del cambio. Con el fin de ser previsores para la siguiente crisis, los líderes deben descubrir la respuesta que necesitan ahora mismo y encontrar la forma de ver, cómo se puede evolucionar. Así los líderes estarán más preparados y confiados para asumir el siguiente. André Ribeiro.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales