Romper moldes, un paso imprescindible para alcanzar la felicidad

El 20 de marzo es el Día de la Felicidad, una fecha que nos empuja a reflexionar sobre si somos realmente felices en nuestra vida. Pero, ¿sabemos en qué consiste exactamente este estado de ánimo? Poco tiene que ver con abarcar muchos lujos y bienes materiales, y mucho con tener una actitud positiva, algo que suele venir cuando conseguimos equilibrar los seis pilares maestros de nuestra vida: la salud, la familia, el trabajo y todo lo relacionado con el mundo profesional, la formación, las relaciones sociales y nuestro sentir ético y espiritual.

Aritz Urresti, CEO de goalboxes, experto en productividad, conferenciante y creador de El Método de Las Cajitas, nos propone píldoras de cambio a través de consejos, pasos, pautas y claves para lograr el equilibrio entre la faceta profesional y la personal para lograr la tan deseada calidad de vida.

Cada día tenemos que dedicar parte de nuestro tiempo a cada uno de esos pilares y evitar robarle minutos a uno para regalárselos a otro, uno de los grandes escollos que minan la felicidad. También es importante marcarnos objetivos en todos ellos para mejorar y evolucionar con el paso del tiempo. Unos ‘para qué’ son necesarios para motivarnos y sentirnos realizados.

La felicidad tiene que ver con el sentido que le damos a la vida cada minuto que pasa. Todo aquello que nos quite ese sentido lo tenemos que cuestionar, porque es lo que hace que no seamos felices. En este punto suelen estar muy presentes algunos de los valores que nos han inculcado a lo largo de nuestra vida, y que se han convertido en una barrera de acero que nos impide avanzar.

No es fácil romper con una rutina que nos han marcado como correcta desde nuestra más tierna infancia, pero es necesario hacerlo si queremos salir de una espiral que sólo nos lleva a trabajar uno o dos de los niveles que marcan la vida de cualquier persona. Debemos tener en cuenta que existen cuatro pilares en la base de este cambio personal: reflexión, actitud proactiva, autoestima y acción.

Si conseguimos cambiar en nuestro interior, provocaremos reacciones en el exterior, en todas las facetas de nuestra vida. Y si al hacerlo nos damos cuenta de que nos hemos equivocado, hay que saber hacer una buena autocrítica, rectificar y volver a intentarlo para saber cuál es la manera correcta.

En goalboxes tratan de explicar que todo aquello que nos lleva a un sentir negativo arruina nuestra felicidad. Que tenemos que cuestionarnos todos aquellos valores que estén restando en nuestro día a día, y buscar acciones de mejora para que, poco a poco, soltemos lastre. Es decir, si somos tan responsables y perfeccionistas en el trabajo que le dedicamos más horas de las que deberíamos, hemos de marcarnos metas que nos ayuden a realizar un trabajo óptimo sin restarle tiempo a nuestro ocio.

Si nos estamos convirtiendo en personas insatisfechas porque no somos capaces de conseguir lo que queremos, quizás sea hora de reflexionar y de medir nuestro grado de perfeccionismo, de responsabilidad o de cualquier otra característica que esté influyendo negativamente en nuestro día a día. Debemos hacer a un lado todos esos valores que estén restando en nuestra vida.
Y potenciar todo aquello que esté sumando, todo lo que esté sirviendo para lograr objetivos, nuestros ‘para qué’.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.