¿Qué requisitos cumple una empresa viDable?

Group business people in office.
En un afán de ser exigentes y ambiciosos muchos directores de empresas, han creado una cultura de trabajo y un sistema de relación incompatibles con el disfrute. Pero buscar la excelencia, elevar el nivel de exigencia no puede ser incompatible con el disfrute y el bienestar de los empleados.

Según explica Gonzalo Martínez de Miguel, director de Infova, una cosa es evitar el conformismo y el estancamiento, y otra tener al equipo deseando escapar de la compañía a la primera oportunidad. Por este motivo se está poniendo en valor, el concepto de empresa viDable. “La viDabilidad es una condición que tienen las empresas que son compatibles con una vida satisfactoria. Tiene que ver con la defensa de la dignidad, del respeto, de la excelencia y también de la exigencia, pero sin romper a los colaboradores. Una empresa que además de hacer un mundo más amable, es amable hacía dentro” comenta.

Y esto, beneficia a todos a los empleados, que se encontrarán en un ambiente más favorable, y a los directivos, ya que tanto la fuga de talento como la imagen de la empresa, que puedan dar trabajadores que han salido huyendo, puede convertirse en una auténtica pesadilla.

De esta manera, Gonzalo Martínez de Miguel considera que quién quiera convertir a su empresa en viDable, ha de considerar los siguientes aspectos en la relación con sus trabajadores:

– Formación: “si el entorno en el que se está no es un ecosistema amable, donde además no se puede crecer y desarrollarse, empieza ya a tomar decisiones” explica Martínez de Miguel. Que insiste en que las empresas no deberían tener ningún miedo a ofrecer formación a sus empleados, todo lo contrario, esto es algo que los más profesionales siempre agradecen, y además el peligro de las organizaciones está perder a los buenos, a los que quieren seguir aprendiendo, y quedarse con los mas mediocres.

– Flexibilidad: la racionalización de los horarios es uno de los asuntos más puestos sobre la mesa en la actualidad. Poco a poco se va dando más relevancia a las voces que abogan por la conciliación de la vida laboral y familiar, la racionalización de horarios, y quitar sentido al “presencialismo”. Los profesionales más comprometidos están demandando una mejor organización de la jornada, que les permite disfrutar de su tiempo libre y atender otros compromisos personales. Y el desarrollo de las nuevas tecnologías, lo está permitiendo.

– Empatía y confianza: que los integrantes de una empresa mantengan una actitud negativa sobre los comportamientos de los compañeros, que no sean capaces de ponerse en el lugar del otro, es un grave problema para el funcionamiento de la compañía, ya que su consecuencia es la separación de los equipos, el conflicto entre las personas y un ambiente muy hostil.

– Liderazgo: liderar consiste en crear espacios a los que las personas quieran pertenecer. Desde la amenaza y el miedo puedes conseguir la acción de los profesionales, pero no el corazón de las personas que es desde donde marcan la diferencia. La ansiedad, el miedo y el malestar directivo muestran la incapacidad para dirigir mejor, por mucho que lo disfracen de agresividad y exigencia en su aspecto más positivo. Los jefes con la tendencia a generar miedo, tensión y malestar en sus equipos no son mejores jefes, son normalmente inmaduros, egocéntricos e incapaces de hacerlo mejor.

– Motivación: los mejores profesionales quieren sentirse realizados, alcanzar metas y tener retos. Una empresa viDable fomenta la creatividad de sus trabajadores y les anima a que realicen esfuerzos que valgan la pena, enamorándolos con sus proyectos.

– Reconocimiento: la falta de aprecio al trabajo o a la contribución al éxito colectivo, el atribuir méritos solo a jefes o superiores, es una de las peores situaciones y que más pueden afectar en el ánimo de un profesional. Este es uno de los principales motivos por el descontento y abandono de las empresas.

– Retribución: para un buen profesional, estar bien pagado es una cuestión de autoestima y reconocimiento. El famoso publicista David Ogilvy afirmaba, en una frase célebre en el sector de la comunicación, que “si pagas cacahuetes, tendrás monos”. Si quieres tener a los mejores, págales como a los mejores.

– Fomento del buen humor: el humor es capaz de reducir la tensión. Además fomenta la creatividad y la interacción entre las personas. El optimismo y el buen ambiente rebaja el tono, posibilita el encuentro, incluso entre posiciones divergentes, y coloca a las personas en un lugar más efectivo ante los problemas.

“Las empresas viDables rinden más y lo hacen de forma sostenible en el tiempo, por lo que esta es una manera de asegurar la permanencia de una compañía en un entorno que es cada vez más incierto y cambiante”, finaliza el director de Infova.

1 comentario

  • Alfatec Sistemas

    27 febrero 2019 at 19:39

    Así es, esos son los parámetros que toda empresa debería cumplir, los recursos humanos son un factor fundamental para el día a día y el futuro de la empresa.

    Responder

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.