Nórdico, industrial, mediterráneo… ¿Cómo es el estilo de tu home office?

El diseño del espacio de nuestro hogar que destinemos a trabajar no es una cuestión baladí. Nuestra concentración y, por ende, nuestra productividad, van a estar muy relacionadas tanto con los elementos ergonómicos que le demos como por el ambiente que le demos con la decoración. El repunte de la pandemia confirma lo ya sabíamos respecto al teletrabajo, y es que vamos a tener que acostumbrarnos a él. La muy reciente ley que lo regula contempla medidas para dotar al empleado de los equipos de trabajo para realizar su tarea en remoto, cuyo coste va a recaer en las empresas. Pero en lo que éstas no tienen nada que decir es en cómo disponemos nuestro home office. Tanto si somos de los afortunados que podemos reservar una habitación a modo de despacho como si nos tenemos que conformar con un rincón en una estancia compartida, todos podemos darle nuestro toque personal para convertirlo en un espacio que nos inspire.

El estilo importa

Un  manual editado por Actiu recoge algunas ideas para ayudar a empresas y trabajadores a diseñar espacios el éxito en este modelo emergente en base a aspectos como conectividad, concentración y salud. Y resumen también las corrientes de diseño más actuales en el caso del home office:

  • El estilo nórdico permite crear espacios diáfanos de colores fríos como el blanco o el gris. Con una decoración que apuesta por la sofisticación, sobriedad y la armonía, el estilo nórdico aprovecha los recursos naturales que le rodean, desde la luz hasta la madera. Busca la construcción de espacios diáfanos con piezas de mobiliario prácticas y muy multifuncionales. En este estilo todas las piezas de mobiliario deben tener una función práctica; la multifuncionalidad es una de sus características más valoradas.
  • El estilo minimalista es perfecto para los amantes del orden, para aquellos que se sienten a gusto en espacios simples y serenos. Es el tipo de decoración que les gusta a quienes piensan que «menos es más». Los chapados con fórmica que dan sensación de opulencia son la clave en este tipo de decoración. En el estilo minimalista, los muebles deben tener colores muy similares al del suelo y las paredes, y predominan las superficies lisas, el vidrio y las piedras..
  • El estilo industrial se caracteriza por el empleo de objetos y elementos asociados con fábricas antiguas, talleres, garajes, etc., aunque mezclado con otras tendencias actuales como el gusto por el reciclaje y el empleo de piezas vintage. Así, son habituales las instalaciones donde se distinguen tuberías, vigas de acero, paredes de ladrillo e incluso el propio montaje eléctrico y donde se incorporan muebles de líneas sencillas y rectas en hierro, acero y/o madera más bien tosca. Sus colores son eminentemente neutros con el blanco, negro, gris, marrón y beige como
    principales protagonistas.
  • El estilo moderno y sencillo Con raíces en la arquitectura y el diseño alemanes y escandinavos, el estilo moderno es simple y sin adornos. En los muebles utiliza materiales naturales, colores neutros o terrosos y elimina cualquier detalle innecesario. Una de las creencias clave detrás del movimiento de diseño moderno es la idea de que “la forma sigue a la función”. En otras palabras, el diseño de todos los muebles y objetos decorativos debe reflejar su propósito previsto, y si un detalle de decoración no tiene un propósito práctico, entonces puede ser eliminado.
  • El estilo mediterráneo. El protagonista absoluto es la luz, que lo inunda todo a su paso para revelarnos espacios que nos evocan, paradójicamente, la calidez del sol y la frescura del océano. Paredes encaladas en blanco y suelos de azulejo o cerámica combinados con pinceladas en otros colores más frescos (normalmente de base azulada) ayudan a conseguir esa inconfundible sensación. Para los detalles decorativos no pueden faltar elementos artesanales hechos en barro, mimbre, vidrio, hierbas secas, flores frescas y todo aquello que ayude a añadir textura a los espacios. Además, se da gran importancia a los exteriores, que son muy vividos, hasta el punto de convertirse en una extensión natural del resto de la casa.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales