Los 5 beneficios de la formación corporativa

Redacción19 septiembre 20174min

El pasado mes de julio se presentó la sexta edición del “Informe Anual de la Formación programada por las Empresas durante el año 2016” elaborado por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). De este informe se desprende que las empresas españolas utilizaron 514,7 millones de euros de los fondos disponibles para formación en el empleo en 2016.

En total fueron 367.770 empresas las que realizaron formación bonificada para algo más de 2,5 millones de trabajadores distribuidos en todo el territorio nacional. La tasa de cobertura de las empresas es un 23% del total, lo que supone que durante el año 2016 hubo un 67% de empresas que no realizaron ninguna formación programada y bonificada con los fondos disponibles. Concretamente en el año 2016 había destinados 1132’9 millones de euros para la formación de los trabajadores ocupados (aparte, otros 1000 millones para desempleados). Con estos datos, cabe realizar la reflexión general acerca de si realmente se apuesta por la formación corporativa en las empresas españolas dado que no se llegó a gastar ni un 50% del presupuesto que el Estado disponía para el año 2016.

En Speexx como embajadores de Towards Maturity1, han elaborado una infografía donde se resumen los 5 beneficios principales de apostar por la formación corporativa. En base al estudio «Benchmark Report Unlocking Potential: Releasing the potential of the business and its people through learning», se han determinado una serie de beneficios y objetivos que sólo se alcanzan en 1 de cada 5 organizaciones.

Los 5 beneficios de la formación corporativa:

1. Influye en la cultura de empresa
Inmersos en plena transformación digital, el departamento de RRHH a través de su área de formación y desarrollo tiene mucho que decir a la hora de impulsar la innovación empresarial a través dicha transformación. Además, integrar el aprendizaje al puesto de trabajo y compartir las buenas prácticas crean una excelente base de la cultura de la empresa.

2. Cultiva la agilidad
Las diferentes ofertas formativas, sea online, blended o presencial, hace que según la rapidez con la que se necesite aplicar el aprendizaje, se cultive una agilidad empresarial y se mejore el compromiso empresa-empleado.

3. Aumenta el rendimiento
El gran acceso a dispositivos móviles debe verse como una ventaja para abrir el abanico en la oferta formativa de los empleados. Las nuevas generaciones de empleados, especialmente Millenials y Generación Z, valoran e incluso demandan que la formación se adapte a necesidades individuales. El denominado aprendizaje autodirigido es una realidad para esas generaciones de empleados.

4. Afina y ajusta procesos
La analítica también ha llegado a los procesos de formación corporativa. El Big Data aplicado a los RRHH y la formación va a servir para afinar y ajustar los procesos formativos. Con los datos que nos proporciona la tecnología en formación (LMS, SaaS, etc.) se pueden tomar decisiones objetivas sobre los resultados de la acción formativa desarrollada.

5. Mejora la eficiencia
Con una buena estrategia de formación corporativa, eligiendo la modalidad adecuada al perfil del empleado se mejora la eficiencia del presupuesto destinado a formación. Aparte, ayuda a las estrategias de employer branding de la organización, tanto en la retención del talento, en procesos de integración de nuevos empleados como de reclutamiento.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales