Liderazgo compasivo para entender las necesidades de los empleados

El liderazgo responsable ha adquirido un significado mucho más profundo a medida que Covid-19 se ha instalado en nuestra vida y en nuestro trabajo. Ninguna organización tiene claro cuál va a ser el destino al que nos conducirá el cambio pero todas saben que la velocidad, entendida en términos de comprensión de las circunstancias y de visión para analizarlas y crear nuevas oportunidades es fundamental para sobrevivir.

El estudio El estado del liderazgo durante COVID-19” realizado por Accenture con la participación de 15.600 trabajadores globales de 10 países y 15 industrias, analiza las expectativas que se ciernen sobre el líder en tres áreas básicas: física, mental y relacional. Estas necesidades, que son válidas en todo momento, se magnifican en las crisis. Las personas ahora buscan confianza y sólo la depositarán en aquellos directivos, jefes y líderes que demuestren que se preocupan verdaderamente por cada individuo, por la comunidad y por la humanidad en su conjunto.

“La capacidad de los líderes para abordar las necesidades físicas, emocionales y de relación de las personas es la base de la confianza -explican los autores del estudio-. Si bien todas estas necesidades tienen la misma importancia, existe un orden en el que marcan la mayor diferencia”.

 

En una pirámide la base sería para las necesidades físicas (seguridad), la posición intermedia para las necesidades emocionales (resiliencia) y el vértice para las necesidades relacionales (conexión y pertenencia).

 

10 cosas que la alta dirección puede hacer ahora

 

  • Reunir a las tropas: Desarrollar un centro multidisciplinario para planificar y actuar y recopilar comentarios de todas las áreas de la organización y de todo tipo de trabajadores.
  • Liberar a las personas de trabajos y actividades innecesarios. En un momento en el que la gente está preocupada por sus necesidades básicas y su sueldo, concentrar los recursos es clave.
  • Ejercer el liderazgo responsable: Es una fórmula imitable que hará más fácil educar y capacitar a los líderes en los cinco elementos: inclusión de las partes interesadas, emoción e intuición, misión y propósito, tecnología e innovación, e intelecto y conocimiento.
  • Al diablo con la jerarquía. Si no está acostumbrado a trabajar en equipos ágiles y multifuncionales, ahora es el momento de comenzar. No se obtienen resultados a través de silos funcionales.
  • Elevar a los líderes más visibles basados ​​en la compasión y el cuidado. Los trabajadores recordarán los rostros y las voces que les otorguen poder para liderar la carga durante este tiempo. Han de asegurarse de que esas voces no solo sean sabias, sino también compasivas y cariñosas.
  • Integrar el propósito y los valores de la empresa en cada comunicación e iniciativa. El propósito y los valores compartidos es lo que les dará a los empleados el sentido de pertenencia que tan desesperadamente necesitan en este momento. A medida que se desarrollan las cuarentenas y el distanciamiento social, los empleados necesitan un sentido de conexión.
  • Contar una historia. No es cuestión de arrojar datos. Las personas están programadas para encontrar significado y responder mejor a historias y analogías en momentos de gran estrés y ambigüedad. Lo que la gente quiere como seres humanos es la historia más amplia, las percepciones.
  • Reunir a los líderes en torno a una comunicación constante, estableciendo una sólida gobernanza de la comunicación, principios rectores y tono. Los líderes de toda la organización deben estar sincronizados.
  • Siempre necesitará capacidades de fuerza laboral remota para al menos una parte de su fuerza laboral. La crisis nunca es el mejor momento para establecer nuevas formas de hacer las cosas, pero esta pandemia no deja otra opción a muchas empresas. Ahora es el momento de acelerar la colaboración humano + máquina y apoyar a las personas en su transición a formas de trabajo digitales.
  • No permitir que la crisis del ahora le impida avanzar hacia lo siguiente. Es bueno que reserve dos horas al día para trabajar en cómo llevar su organización y su fuerza laboral hacia el futuro. Se sentirá como si estuviera ignorando lo urgente, pero dos horas bien empleadas le ayudarán a que la organización vaya más allá de lo urgente y se prepare para el futuro.

Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales