Las mujeres dejan el hogar para buscar un empleo que estabilice la economía doméstica

Cristina Fragua2 marzo 201512min

36310533_lOKK

La situación económica ha afectado a todos los colectivos de manera directa pero en especial al de las mujeres. Cada vez son más las que cambian su papel: de ama de casa a la búsqueda de un trabajo que les permita contrarrestar la pérdida de ingresos que la economía doméstica experimenta con la actual crisis.

Con motivo del próximo domingo en que se celebra el Día de la Mujer Trabajadora, Adecco ha publicado el estudio IX Perfil Adecco sobre la Mujer Trabajadora en el que se analiza, además del perfil, la situación del colectivo de mujeres desempleadas en España.

Como parte importante de la población activa, en el informe se detalla cuál es el papel de las mujeres españolas dentro del mercado de trabajo. Para aquellas que ahora están trabajando, se corresponde con el perfil de una asalariada de entre 35 y 44 años, con estudios superiores y que trabaja en el sector servicios.

Por otro lado, el de las desempleadas se corresponde con el de una mujer de más de 45 años, con formación hasta la primera etapa de la educación secundaria y que lleva más de dos años buscando un trabajo sin encontrarlo.

PERFIL DE LA MUJER DESEMPLEADA

Desempleo según la edad

En 2014, el mercado laboral creó 182.400 empleos femeninos netos: 171.500 fueron para mujeres mayores de 45 años. Del total de 2,7 millones de mujeres españolas en paro y buscando empleo, el grupo más numeroso es el de las que tienen entre 35 y 44 años de edad, con 745.200 personas, es decir, el 27,7% de todas las mujeres en paro.

Por otro lado, 703.300 mujeres sin empleo, se ubican en la franja de entre los 25 y 34 años (26,1%). Más de la mitad de las mujeres desempleadas, un 53,8%, tiene entre 25 y 44 años.

Las mujeres de más de 45 años representan el 31,6% de todo el desempleo femenino, en contraposición, las más jóvenes representan el 14,7% del paro femenino.

El informe muestra que existe una relación inversa entre edad y tasa de paro: a mayor edad, menor tasa de desempleo, y viceversa.

Como aspecto a destacar, la tasa de paro media para el grupo de edad de entre 16 y 19 años, alcanza un impactante 72,2%. Tan solo 1 de cada 4 mujeres de este colectivo consigue trabajar.

Desempleo según la formación

Según la formación, el informe de Adecco diferencia cuatro categorías dependiendo del nivel formativo máximo alcanzado: hasta primaria, primera etapa de la educación secundaria, segunda etapa y FP, y por último, formación universitaria y superior.

De los 2,7 millones de mujeres sin trabajo en nuestro país, casi un millón tiene la primera etapa de la educación secundaria (35,4 del total). El 25% cuenta con la segunda etapa de la educación secundaria y el 26,6% han alcanzado la educación universitaria.

El porcentaje restante, el 13%, unas 350.000 mujeres que buscan trabajo sin lograrlo no han estudiado más allá de la escuela primaria.

En todas las comunidades se repite la circunstancia de que las mujeres con no más de educación primaria constituyen el grupo de paradas menos nutrido.

Sin embargo, esto no debe llevar al equívoco de considerar que la formación no es relevante a la hora de conseguir un puesto de trabajo. Que haya más mujeres paradas con formación universitaria que con educación primaria tiene que ver con el elevado nivel educativo de la población.

En efecto, cuando observamos la tasa de paro según el nivel educativo vemos que, a medida que esta crece, la proporción de desempleadas disminuye.

Mientras las mujeres con hasta educación primaria sufren una tasa de desempleo del 39,4%, las que tienen educación superior sobrellevan una del 16,3%.

Desempleo según el periodo de búsqueda: 17,8 meses de media

Del total de mujeres desempleadas, 2,7 millones, más de un millón buscan trabajo sin conseguirlo desde hace más de dos años (42,2%). A este grupo hay que añadir 519.600 mujeres que se encuentran en la misma situación desde hace más de un año y menos de dos años (19,3%).

Es decir, 6 de cada 10 paradas sobrelleva esta situación desde hace al menos un año.

En el caso de 329.500 mujeres, llevan desempleadas entre 6 y 12 meses (12,2%), en tanto que 243.300 lo están desde hace 3 a 6 meses (9% del total de mujeres sin empleo). El periodo medio que las mujeres paradas llevan buscando trabajo sin conseguirlo puede estimarse en 17,8 meses.

PERFIL DE LA MUJER TRABAJADORA EN ESPAÑA

En cuanto a la edad, el grupo más numeroso de ocupadas corresponde a aquéllas de entre 35 y 44 años de edad, quienes suman 2,5 millones, el 31,6% del total. Le sigue el de mujeres de entre 45 y 54 años, con poco más de 2 millones de personas (26,2%). Si a estos dos grupos añadimos el de mujeres ocupadas de entre 25 y 34 años de edad (que suman 1,9 millones y que supone el 23,8% del total de ocupadas).

Con respecto a la situación laboral, el 87% es asalariada, lo que supone casi 6,9 millones de personas. El millón restante (12,1% de las mujeres ocupadas) corresponde en su casi totalidad a emprendedoras. Por último, hay un pequeño grupo de 72.125 mujeres (0,9%) que está integrado por miembros de cooperativas, mujeres que ayudan en negocios familiares o que desempeñan tareas voluntarias, etc.

Entre las asalariadas, el colectivo más numeroso es el de las que trabajan en el sector privado, con 5,3 millones, el 67,2% del total de ocupadas. El 19,8% que completa el grupo de mujeres que trabaja en relación de dependencia corresponde a asalariadas del sector público, que suman casi 1,6 millones.

Si analizamos la ocupación, la más significativa en el empleo femenino es, con amplia diferencia, la de Trabajadores de Servicios y Ventas, con el 29,8% del total (incluye, entre otras, a camareras, peluqueras y dependientes, pero también a azafatas, bomberos y policías). Son más de 2,3 millones de mujeres las que tienen ocupaciones que entran en esta categoría.

La siguiente categoría en importancia, con 1,7 millones de personas, es la de mujeres con tareas Técnicas y Profesionales científicas e intelectuales, que supone el 21,1% de todo el empleo femenino (aquí se incluyen, por ejemplo, a ingenieras, médicos, odontólogas, abogadas, economistas,  profesoras, etc.).

Las tareas elementales (donde se agrupan, entre otras, a empleadas domésticas, limpiadoras, vigilantes, etc.) conforman el tercer grupo con más mujeres, con un total de casi 1,4 millones (17,3%).

DESEMPLEO DE MUJERES MAYORES VS. MUJERES JÓVENES

Ante los datos cabe esperar que nos preguntemos ¿a qué se debe este repunte de empleo senior mientras que el de las jóvenes decae?

– Las mujeres de más de 45 años representan el mayor porcentaje de desempleadas, por ello también son el sector que más encuentra trabajo. Además, fue un sector muy afectado por la crisis y, con la recuperación económica, se produce un “efecto rebote” que hace que hace que se recuperen con mayor rapidez.

– Las mujeres mayores dan la cara ante la crisis y la recuperación económica. El pasado año, un total de 54.200 mujeres entre 45 y 65 años, en su mayoría dedicadas a obligaciones familiares, abandonaron las actividades del hogar para buscar un empleo.

Un total de 54.200 mujeres entre 45 y 65 años, abandonaron las actividades del hogar y su inactividad para buscar un empleo.

-La falta de expectativas de las jóvenes. Por el contrario las jóvenes, en muchos casos, deciden prolongar su etapa formativa ante la falta de conseguir un empleo.

-La experiencia sí cuenta. Las empresas son conscientes de que una persona mayor de 45 años tiene más experiencia y templanza que una persona recién incorporada al mundo laboral. Pese a las importantes iniciativas para reducir el paro juvenil, parece que los mayores de 45 años encuentran más oportunidades para colocarse. Además, la contratación de mayores es la forma de contrarrestar algo que las empresas están empezando a experimentar: la marcha de algunos profesionales jóvenes que acaban de contratar, que se van en busca de mejores condiciones.

MUJERES CON DISCAPACIDAD: LA CONTRATACIÓN INCREMENTA UN 30%

Un año más, la Fundación Adecco ha analizado la realidad laboral de las mujeres que encuentran más barreras en su acceso igualitario al mercado de trabajo. Nos referimos a las que tienen más 45 años y/o cuentan con un certificado de discapacidad.

La contratación de mujeres con discapacidad se ha incrementado un 30% en 2014. El perfil de la mujer que encontró empleo el año pasado es el de una joven entre 25 y 35 años, con estudios elementales, discapacidad física y un contrato en el sector servicios como dependienta (6%) u operaria (4%).

Causas del aumento

1. Cambio de mentalidad en la cultura corporativa de las empresas, que comienzan a entender que la contratación de personas con discapacidad aporta valor, no sólo desde el punto de vista de las bonificaciones fiscales, sino también desde la óptica social y de la productividad.

2. Un progresivo cambio de mentalidad en las propias personas con discapacidad. Las nuevas generaciones se plantean un futuro profesional en el que puedan trabajar, rompiendo la anacrónica tradición que relaciona a la persona con discapacidad con la inactividad y la dependencia.

3. Una nueva legislación más eficiente, que unifica toda la normativa existente en materia de discapacidad, actualizando las leyes vigentes y armonizándolas.

4. El refuerzo de algunas medidas llevadas a cabo para evitar el doble riesgo de exclusión social de las personas con discapacidad.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales