Las empresas ponen el foco en el bienestar mental
de sus trabajadores

Redacción17 septiembre 20215min

La COVID-19 ha sacudido a las empresas de todo el mundo y éstas han tenido que reinventarse, no solo en la forma de trabajar, sino en la forma relacionarse con y entre sus empleados. En este sentido, son muchas las que se han preocupado por el posible impacto psicológico en sus plantillas de esta pandemia y del confinamiento. Según People at Work 2021: A Global Workforce View, el último informe realizado por el ADP Research Institute, dos tercios de los trabajadores mundiales señalan que sus empleadores les han brindado apoyo para cuidar de su salud mental durante la pandemia, aunque también han intensificado el seguimiento de sus horarios y asistencia al puesto de trabajo.

Casi 32.500 trabajadores de 17 países han participado en esta encuesta del ADP Research Institute, que analiza las percepciones de los empleados sobre el mundo laboral actual y lo que esperan del lugar de trabajo en el futuro.

Berta Ortega, directora de operaciones de servicio de ADP Iberia, comenta que “es positivo ver cómo las empresas se preocupan por el coste emocional y psicológico que la pandemia está causando en su fuerza laboral, y están llevando a cabo distintas iniciativas para luchar contra ello. Sin embargo –advierte– los esfuerzos para apoyar el bienestar mental podrían verse socavados si las compañías son demasiado estrictas a la hora de controlar la asistencia y la gestión del tiempo de sus empleados”. “Una estrategia al estilo del Gran Hermano puede aumentar su sentimiento de estrés y ansiedad”, concluye.

De hecho, el estudio revela que, salvo en Asia-Pacífico, la gestión del estrés ha sido el mayor desafío durante la pandemia, por las dificultades para compaginar las diversas necesidades personales con las exigencias laborales. Una dificultad que se acrecienta en el caso de las mujeres, un fenómeno al que Ortega recomienda “los empleadores deberían prestar especial atención”.

Inquietud por el futuro

La investigación muestra que, actualmente, predomina la inquietud en torno a la seguridad laboral, de la que también depende la seguridad económica. Es así para un 85% de los trabajadores. Y es que, aproximadamente dos tercios del equipo humano global (64%) se ha visto afectado profesionalmente, y más de una cuarta parte (28%) de sus integrantes aseguran haber sido despedidos o suspendidos temporalmente de empleo.

Los peor parados han sido los jóvenes de entre 18 y 24 años. La vida profesional de cuatro de cada cinco de los integrantes de este grupo de edad recientemente incorporado al mundo laboral se ha visto afectada, y dos de cada cinco afirman haber sido despedidos o incluidos en un erte.

Ante esa inquietud, tres cuartas partes de los trabajadores se han visto obligados a asumir tareas adicionales o una mayor carga de trabajo durante la pandemia. En este sentido, People at Work 2021 señala que la media de horas extras no remuneradas ha aumentado significativamente desde que estalló la crisis sanitaria mundial, disparándose a 9,2 horas semanales de media. Además, el 25% de los encuestados admite haber trabajado en sus días libres por el mismo motivo. Sin embargo, los resultados del informe “sugieren que muchos trabajadores en realidad están haciendo más trabajo del que hacían antes, y no siempre están siendo pagados por ello ”, apunta Ortega. Aunque algunos trabajadores que han tenido que asumir nuevas responsabilidades admite haber recibido un aumento de sueldo o una bonificación por sus esfuerzos. Es así en el 68% de los casos.

De cara al futuro, se impone el trabajo híbrido. En este sentido, más de dos tercios (67%) de los empleados se sienten capacitados para aprovechar fórmulas de trabajo flexible en sus empresas, un porcentaje bastante superior al registrado antes de la pandemia, cuando solo una cuarta parte (26%) tenía esta visión.

Por eso, el ADP Research Institute considera que, a la hora de abordar los múltiples retos y oportunidades que la pandemia ha generado, el liderazgo va a ser tan importante como escuchar y aprender a todos los niveles, así como contar con una cultura organizativa dinámica. En este sentido, Ortega afirma que “las empresas y los responsables de RRHH deben trabajar para ser percibidos en el futuro como buenos gestores de problemas relacionados con el estrés, el bienestar, la productividad y la moral”, un papel fundamental en la creación de las condiciones adecuadas para que los trabajadores y las empresas en su conjunto sobrevivan y prosperen.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales