Las bacterias, hongos y partículas de contaminación también vuelven a casa tras las vacaciones

Maite Sáenz31 agosto 20186min
bacterias

Con la vuelta al cole se recupera la rutina de los horarios, de las comidas, de las actividades… que, en ocasiones, se vuelven a ver alterados por esos archiconocidos virus que nos devuelven a los niños a casa para trastoque de nuestra organización e incluso de nuestra propia salud. ¿Cuántos padres de peques en edad escolar no han caído víctimas de los virus de guardería? La vuelta al cole de las enfermedades infecciosas como la bronquiolitis, los catarros, la otitis o la gastroenteritis no deja apenas tregua, empiezan en el colegio y se transmiten al entorno de los alumnos, principalmente hermanos pequeños y abuelos.

Los datos hablan por sí solos. Según un estudio realizado por PHS Serkonten en una muestra de centros educativos españoles, el ambiente de las aulas tenía un nivel de concentración de partículas, hongos y bacterias muy superior a la del exterior. Los resultados demostraron que, sin medidas de prevención, el ambiente del interior de las aulas esta hasta 5 veces más contaminado que el exterior y, con el avance del curso y la llegada del frio que obliga a mantener cerradas las ventanas, aumenta la concentración de partículas contaminantes, bacterias y hongos. Roberto Herrero, Director Técnico de Plagas de PHS Serkonten y Técnico Superior en Calidad del Aire Interior (TSCAI) afirma que las aulas madrileñas no son una excepción porque, en general, el aire en los espacios cerrados está hasta cinco veces más contaminado que el exterior. “El problema de la falta de higiene en el aire que se respira en los colegios provoca contagios de enfermedades que terminan con la baja de alumnos y profesores. Además, -señala- no somos conscientes de que respiramos de media unos 8.000 litros cúbicos de aire, y si este está contaminado, no sólo nos afecta físicamente provocando dolores de cabeza, sino que reduce la concentración y el rendimiento; cuestiones esenciales en el proceso de aprendizaje”.

Para realizar el estudio, el personal de PHS Serkonten analizó muestras de aire de diversos colegios recogidas en el mes de octubre de 2017. Dicho análisis reveló que mientras la presencia de partículas sólidas y líquidas de 5 micras de tamaño, (polvo procedente de África, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen) era inferior al exterior; las de 2,5 micras, compuestas por elementos más tóxicos (metales pesados y compuestos orgánicos), tenían una presencia de un 50% superior al aire exterior. “Estas partículas son más peligrosas porque, debido a su tamaño, son 100% respirables y penetran en el aparato respiratorio, depositándose en los alvéolos pulmonares y llegando incluso, al torrente sanguíneo. Sus efectos en la salud son por tanto más severos que los de las partículas más grandes”, afirma Herrero.

El estudio también reveló que en las aulas había de media 500 veces más presencia de hongos y hasta 2.000 veces más de bacterias. “En el caso de las bacterias, esto es normal, comenta Herrero, porque son los propios alumnos los que las traen consigo. Estos datos son además extrapolables a prácticamente toda España, por lo que sería necesario empezar a tomar medidas de prevención”.

Los datos recogidos por los profesionales de PHS Serkonten tres meses después revelaron que los valores exteriores habían aumentado considerablemente tanto en la presencia de partículas, como de hongos y bacterias debido a la falta de lluvia. Sin embargo, en aquellas aulas donde se habían instalado sistemas de purificación del aire, la concentración de partículas se había reducido de forma considerable. “El único valor que se mantuvo más alto que en el aire exterior, y como hemos dicho anteriormente siempre va a ser así, fue el de las bacterias, sin embargo, tanto los hongos, como las partículas se redujeron considerablemente. Las más peligrosas, -añade-, se redujeron en un 80% muy por debajo de su presencia fuera de las aulas”.

La OMS ha denunciado en los últimos años que es esencial limpiar el aire que respiramos para impedir el desarrollo de enfermedades y reducir los riesgos de enfermedad entre los grupos más vulnerables, como niños y ancianos. Sin embargo, la higiene del aire sigue siendo una asignatura pendiente en el curso que empieza.

 

Sobre el estudio
El estudio ha sido realizado en una muestra de centros educativos en España. Las muestras de aire se tomaron en dos ocasiones, en el mes de octubre y en el mes de diciembre de 2017. Se comparó la composición del ambiente exterior con el interior en dos puntos: en la zona del profesor y en el fondo de la clase. Después de tomar la primera muestra, se instalaron en las aulas aparatos de higiene ambiental equipados con tecnología de última generación que permite no sólo filtrar las partículas, sino eliminar hongos y bacterias. Los resultados demostraron que, sin medidas de prevención, el ambiente del interior de las aulas está más contaminado que el exterior y, con el avance del curso y la llegada del frio que obliga a mantener cerradas las ventanas, aumenta la concentración de partículas contaminantes, bacterias y hongos.

Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales