La salud mental, en los puestos de alta dirección

salud mental
Un informe publicado por PageGroup revela que los altos directivos tienden a sufrir mayores niveles de estrés y ansiedad, y destaca la importancia de crear un espacio que fomente y proteja la buena salud mental de los trabajadores.

Como parte del estudio 8 tendencias para ejecutivos 2019″, Page Executive, marca perteneciente a PageGroup, ha analizado la importancia que hoy en día tiene fomentar la cultura de la empatía y el entendimiento en las empresas, poniendo el foco en la salud mental de todos los trabajadores, incluyendo a los altos cargos y directivos.

En esta línea, el informe recoge datos que demuestran que, actualmente, más de 300 millones de personas sufren problemas derivados de una mala salud mental, lo que supone para el sector empresarial una pérdida importante, que, en el año 2017, se cifró en 246 billones de dólares a nivel mundial.

Estos resultados son prueba de la necesidad de crear herramientas que permitan conformar ambientes de trabajo saludables, en los que pueda tratarse de manera adecuada cualquier tipo de problema que tanto los trabajadores como los altos directivos puedan tener.

La importancia de hablar sobre la salud mental

Hoy en día existe todavía un importante estigma a la hora de hablar de la salud mental y los problemas que puede conllevar. Según los datos del estudio, la reticencia de los trabajadores a hablar de su salud mental puede llevar a que terminen trabajando en malas condiciones, lo que en última instancia impacta en una reducción de su productividad, que puede afectar a la competencia y sostenibilidad de la empresa.

Es más, de acuerdo con las investigaciones realizadas, los trabajadores consideran que tratar estos temas puede ser perjudicial para su carrera (36%), que serán rechazados por sus compañeros (20%) y que puede terminar reflejando una imagen equivocada de ellos al verse incapaces de realizar adecuadamente su trabajo (34%). Además, del 50% de los trabajadores que han experimentado problemas con su salud mental y han acudido a sus superiores, 1 de cada 5 asegura haberse sentido incomprendido y no cree haber solucionado nada.

“Frente a esta situación, la solución pasa necesariamente por crear herramientas adecuadas que ayuden a dar visibilidad a estos problemas y permitan ofrecer soluciones claras para reducir los niveles de estrés y ansiedad en las empresas”, explica Miguel Portillo, Executive Director de Page Executive España.

A más responsabilidad, más posibilidades de sufrir estrés, ansiedad o depresión

Si los problemas de ansiedad, depresión y estrés son frecuentes entre los trabajadores en las empresas, los niveles se incrementan al hablar de directivos. De acuerdo con el informe “Mental Health at Work” de la organización Business in the Community, existe una relación entre autoridad y depresión que implican un riesgo dos veces mayor para CEOs y altos directivos. El principal motivo es que los profesionales de alto nivel suelen trabajar más horas, tienen más presión para dar ejemplo y disponen de muy poco tiempo libre, lo que, a la larga, implica dejar de lado su propia salud mental.

Ante esta situación, los expertos insisten en que la solución pasa por alentar a los altos directivos a hablar de manera segura de su salud mental, y entender que la depresión y el estrés son problemas normales, que pueden tratarse.

¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

Desde una perspectiva individual, los expertos de PageGroup proponen una serie de recomendaciones: dormir bien, alimentación sana, deporte, meditación y vida social, para poder trabajar de manera más enfocada y calmada.

De cara a las empresas, es importante primeramente crear una cultura empresarial abierta y de confianza, que apoye a sus trabajadores, independientemente de su puesto y responsabilidad. Hay una serie de puntos fundamentales de cara a que las empresas puedan motivar a sus trabajadores, acercarse a ellos y, a la larga, mejorar su calidad de vida en el trabajo: escucharlos, para que se sientan reconocidos y más motivados; promover la conciliación personal con horarios más flexibles y óptimos; incorporar actividades lúdicas para ayudar a la relajación y reducir el estrés; o incluir actividades como el yoga o la meditación para a poder afrontar las dificultades con mayor calma y serenidad. Otras empresas pueden incluso ofrecer intercambios temporales con otros países, confeccionar planes de carrera a medida del empleado, u ofrecer formaciones externas que permitan al trabajador parar de trabajar temporalmente.

En este sentido, a pesar de que todavía quedar mucho camino por recorrer, es cierto que son varias las empresas que, conscientes del impacto de la salud de sus empleados en la productividad de su compañía, están iniciando programas para fomentar entre sus profesionales una vida sana y equilibrada. “Muchas empresas están optando por programas dedicados a la meditación, el mindfulness, talleres o charlas sobre la importancia de la vida sana, ayuda para dejar hábitos no saludables, masajes para los dolores de espalda o incluso psicólogos que se desplazan a las empresas”, finaliza Miguel Portillo.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.