La resiliencia organizativa: el gen de la regeneración

Maite Sáenz9 marzo 20158min

double helix structure on blue abstract background

Al igual que los seres humanos, las organizaciones también tienen un genoma único que impacta de forma directa en sus resultados de negocio y en su bienestar empresarial. Podemos decir que nuestro comportamiento y funcionamiento como organización es producto de nuestros genes y de la expresión de los mismos. Dicho genoma puede ser modificado, se inicia así un proceso de regeneración para lograr que los nuevos genes se inoculen en toda la organización con el fin de rejuvenecer y reinventar la organización.

Este planteamiento se remite a un código genético base sobre el que apoyar la regeneración organizacional dentro del cual se encuentra la Resiliencia. Comencemos por explorar su significado de la mano de E. Chávez y E. Yturralde.: “La resiliencia es la capacidad que posee un individuo, equipo u organización para reponerse, para mantenerse en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones, que permiten avanzar en contra de la corriente y superarlas”.

El vertiginoso entorno en el que nos encontramos está forzando a las organizaciones a situaciones de las que tienen que recuperarse. Sin embargo, existen muchas otras que no han vivido hasta el momento grandes adversidades, cuya inercia y masa crítica les ha permitido acomodarse y vivir en la autocomplacencia por lo que no han desarrollado capacidades para afrontar grandes vicisitudes o cambios bruscos de ritmo o dirección. Muchas otras siguen hoy limitando su transformación a maquillar su ADN corporativo de cara al mercado sin generar un cambio profundo en su esencia y por tanto sin entrenar sensaciones y vivencias que pongan a prueba su resiliencia.

Construir una organización más resiliente implica inocular los genes de resiliencia en el ADN de la organización a través de los profesionales, equipos y estructura de empresa para que se filtren dentro de su estrategia, cultura corporativa, procesos de trabajo y estilo de dirección y comunicación.

Gráfico V2

EL ADN RESILIENTE

Generar un ADN resiliente dentro de la organización supone despertar tres niveles genéticos en cada uno de los cuales hemos de poner en activo diversos genes que vemos a continuación:

1. Genes Motrices: son los componentes energéticos básicos de la organización, los que marcan su ADN base y su rendimiento frente al mercado.

• Fuerza: atributo de la empresa que le permite superar una resistencia externa o interna gracias a la acción de sus equipos, procesos y recursos.
• Velocidad: capacidad de accionar o reaccionar en el mínimo tiempo posible tanto frente a estímulos conocidos y previstos como frente a estímulos desconocidos e imprevistos.
• Resistencia: cualidad física y psíquica del organismo empresarial que le permite soportar y aguantar un esfuerzo durante el mayor tiempo posible y recuperarse de forma rápida después del mismo.
• Flexibilidad: permite a la organización adaptarse, ser capaz de realizar los movimientos necesarios en su máxima amplitud bien sea por parte de un equipo o de la organización en su conjunto. La flexibilidad depende a su vez de dos componentes: la elasticidad de sus profesionales y equipos y la movilidad de sus procesos, políticas y estructuras.

2. Genes Movilizadores: responsables de la alineación y comunicación interna de la organización que permite a los equipos y profesionales comprender los “porqués” y encontrar la razón y la motivación para su compromiso ayudando así a canalizar las energías colectivas estableciendo redes, lazos y vínculos dentro de la empresa.

• Coordinación: atributo que permite utilizar el trabajo conjunto de diversos sistemas dentro de la organización, conectar medios y esfuerzos para una acción común.
• Sincronización: capacidad para armonizar los ritmos y tiempos en las decisiones y acciones de una empresa.
• Equilibrio: cualidad de una organización para mantenerse en cierta armonía y actuar con templanza a pesar de la acción de las diferentes fuerzas que se ejercen sobre ella.
• Precisión: implica exactitud y concisión a la hora de ejecutar una acción donde el control y la concentración son también elementos clave.
3. Genes de Focalización: responsables de construir nuevos escenarios que ayuden a emerger una nueva organización con determinación y un enfoque sostenible y saludable.
• Perspectiva positiva y global: poseer una visión de conjunto y la capacidad de creer y confiar no sólo en la propia organización, sino en que el futuro nos ofrece un escenario mejor que el presente.
• Concentración: atributo que permite a la empresa centrar voluntariamente toda su atención y focalizarse en lo importante a través del establecimiento de metas a corto plazo y establecer una misión clara.
• Simplificación: “la sencillez es la máxima sofisticación” como decía Jobs. Esta cualidad permite a la organización profundizar y conquistar la complejidad de su entorno en lugar de perderse en ella y realizar así una mejor toma de decisiones.
• Determinación: cualidad para afrontar las nuevas realidades con coraje y perseverancia sin doblegarse ante los obstáculos y barreras.
• Creación: capacidad de generar nuevas ideas desde todas las áreas de la organización, realizar planteamientos disruptivos e improvisar.

EL MODELO DE RESILIENCIA ORGANIZATIVA

El proceso para trabajar la resiliencia para por 3 fases clave:

1. Construcción una visión de futuro: reposicionarse estratégicamente y perseguir una meta clara siempre partiendo de un ejercicio de autocrítica.
2. Focalización de energías internas: concentrarse en el por qué, en el qué y en el cómo con el fin de accionar, de estar en movimiento como herramienta para gestionar la incertidumbre.
3. Movilización de recursos, talento y aprendizajes: esto significa cuestionarse la eficiencia de uso de nuestros recursos, el aprovechamiento de las ideas internas vengan de donde vengan y plantearnos un estilo de aprendizaje que permita a la organización abrir su mente colectiva y evolucionar.

Por último, no debemos olvidar que las habilidades, conocimientos, actitudes, experiencias y hábitos de los profesionales y equipos que componen la organización serán un elemento clave y necesario en la construcción y fortaleciendo de su resiliencia corporativa.

Yolanda Romero, Strategy & Talent Director de Intalentgy.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales