La privacidad en las oficinas: misión imposible

DSC03620
Por Anna Martínez Balañá · Fundadora y CEO de Sheltair

Los espacios de trabajo han experimentado una transformación radical en los últimos años. La generalización de tendencias como las oficinas abiertas, el coworking o el teletrabajo ha hecho que las oficinas convencionales, repletas de cubículos, despachos y salas de reuniones, se conviertan en algo del pasado.

Según la revista Forbes, actualmente en Estados Unidos el 70% de las oficinas son abiertas; además, según una encuesta realizada por Steelcase e IPSOS a nivel mundial, el 85% de los trabajadores no puede concentrarse en espacios diáfanos, y un 31% asegura que tiene que abandonar la oficina para acabar su trabajo. Sin embargo, no hay ninguna startup o empresa que presuma de estar al día y no tenga unas oficinas abiertas, al más puro estilo de Google o Facebook. También ganan terreno los espacios de coworking, en los que se alquila el uso de un puesto de trabajo en una oficina abierta compartida con otros trabajadores. Estas nuevas tipologías de espacios de trabajo ofrecen algunas ventajas: fomentan la colaboración, crean sinergias, reducen los costes fijos, liberan recursos de la empresa, etc. Sin embargo, los profesionales también necesitan tranquilidad y privacidad.

Trabajar en una sala compartida con decenas de personas puede ser genial para sentir el ritmo del negocio; pero cuando hay que concentrarse para elaborar una propuesta creativa o escribir un informe, apetece tener más calma. Más aún cuando es necesario realizar una llamada o videoconferencia importante o mantener una reunión confidencial, por ejemplo una negociación o un proceso de selección. Solo hay que fijarse en un detalle muy revelador para darse cuenta: ¿cuántas de las personas que trabajan en una oficina abierta o compartida llevan auriculares para intentar aislarse del bullicio ambiental?

Debido al alza del precio de las oficinas, algunas empresas han tenido que trasladar su sede fuera del centro de las ciudades, para poder tener una oficina amplia y luminosa. Por otro lado, existen muchas empresas que, pese a tener unas oficinas céntricas, necesitan más espacio de forma puntual.

Para ambos casos, las alternativas disponibles son costosas y/o poco satisfactorias: reservar una sala de hotel, buscar una cafetería tranquila o alquilar un puesto en un espacio de coworking. Algunos centros de negocios y hoteles también alquilan salas, pero a menudo hay que reservar un tiempo mínimo y avisar con días de antelación, además muchas de ellas están situadas en sótanos o no ofrecen ninguna privacidad.

Para dar respuesta a esta creciente necesidad de espacios de trabajo privados y flexibles, en 2016 pusimos en marcha Sheltair. Se trata de una plataforma que permite contratar oficinas y salas de reuniones por horas (desde 30 minutos) en ubicaciones céntricas con total privacidad.

Cuidamos tanto la privacidad que ni siquiera hay entrega de llaves: la puerta del espacio se abre con el móvil, desde donde también haces la reserva, el pago y la facturación del servicio, además de poder realizarlo en la web de Sheltair. Durante el tiempo contratado, nadie puede acceder ni molestar a los ocupantes. Con solo 3 minutos de antelación, es posible reservar un espacio de trabajo de cualquier tamaño (de 2 a 50 personas) totalmente equipado y con un diseño moderno. También es posible ampliar la reserva en fracciones de 15 minutos si hace falta más tiempo.

¿Quién utiliza nuestras salas de reuniones? Tenemos clientes de todo tipo: desde profesionales de empresas tecnológicas como Glovo o Privalia a grandes compañías como Mango o Roche, que necesitan un espacio para realizar formaciones, para cuando vienen equipos de fuera o para reuniones internas. También usan Sheltair muchos teletrabajadores, freelance, autónomos, etc. que simplemente buscan un lugar privado, tranquilo y céntrico para poder trabajar o reunirse por unas horas.

Sin duda, las nuevas tendencias en los espacios de trabajo han aportado muchas ventajas a las empresas en términos de colaboración, productividad y ahorro. ¡Nadie querría volver a las viejas oficinas repletas de cubículos de antaño! Aunque está claro que la evolución de los espacios de trabajo no se detiene y el futuro es el espacio como servicio: contratar al instante el sitio que necesitamos para trabajar, en el lugar en el que nos hace falta, sin tener que preocuparnos por reservar con antelación o comprobar si tiene el equipamiento adecuado.

Gracias a las nuevas tecnologías, los profesionales somos cada vez más nómadas, y en lugar de encadenarnos a una oficina, necesitamos espacios de trabajo capaces de seguir nuestro ritmo.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.