La era de la imaginación en la formación empresarial

La formación, en general, y en el mundo de la empresa en particular, tiene un propósito fundamental: Hacer que algo cambie, que algo nuevo pase. De no ser así, no tendría sentido ni para la empresa ni para las personas a las que va destinada.

En el año 1964, el escritor Isaac Asimov publicaba un ensayo de ciencia ficción en el New York Times acerca de cómo sería el mundo en el año 2014, (Visit to the world´s fair of 2014). Algunas de sus suposiciones, realizadas cincuenta años atrás, hacían referencia a asuntos tales como que los nuevos medios de comunicación para las personas serían los relacionados con la vista-oído, ver a otra persona mientras la llamas por telefonía, la pantalla táctil, naves y automóviles sin tripulación, vehículos con cerebros robóticos, muebles de cocina que preparan la comida y hacen café ellos solitos y un largo etcétera. Asimov, en ese momento, “nos enseñaba”, quizás de una forma inconsciente, que un nuevo mundo era posible.

Para ello, se fundamentó en el aspecto diferencial más destacado de los seres humanos frente al resto de los seres vivos: la imaginación. Base del potencial creativo, y de la ideación entendida como la capacidad humana de generar contenidos mentales. Lo cual nos permite adelantarnos a un hecho: estar preparados para lo nuevo, cambiar, adaptarnos, disrumpir, empatizar con lo que está por venir.

Christopher Davoli y Richard Abrams, científicos de la Universidad de Washington, demostraron empíricamente el efecto de la imaginación sobre la creación de una realidad y en el logro de nuevos objetivos. Publicaron sus resultados en la revista Physiological Science en diciembre del 2012, los cuales venían a constatar algo ya defendido por muchos expertos en neurociencias: la imaginación tiene la extraordinaria capacidad de dar forma a la realidad.

La imaginación, por esto, ha sido llamada el sexto sentido humano. Por algo será tan importante ponerle foco cuando hablamos de desarrollo personal y profesional. Por ello siempre defiendo que los programas de formación empresarial, también lo creo en el ámbito educativo, necesitan de la energía de la imaginación.

Un programa formativo que esté basado tan sólo en el aprendizaje teórico, sin nada de metodologías interactivas o experienciales, fracasará o no alcanzará todos los objetivos posibles. Mucho más, si cabe, en los nuevos canales formativos vía en remoto.

En crear auténticas experiencias formativas en remoto radica la diferencia. Y la dificultad. Muy especialmente si nos referimos a todos aquellos programas de formación que hagan referencia a las llamadas habilidades blandas, tales como cursos de comunicación, liderazgo, feedback, creatividad, etc…

Metodologías basadas en el Visual Thinking, visualización de realidades diferentes posibles, en modelos de aprendizaje bajo método Design Thinking o Catapult Deisgn, master scrum, learn, etc…, llamadas ágiles, son las que están en la vanguardia de la formación empresarial y donde recomendamos que pongan foco los directivos y los responsables de la formación en las empresas.

Me gusta llamar a las propuestas que giran en torno a estas metodologías formación FUN ENERGY. Es decir, bajo el auspicio de nuevos métodos de aprendizaje y de formación, en nuevos canales, y desde el modelo remoto, generar energía renovadora en los alumnos que asisten a los talleres, conferencias y cursos que impartimos, consiguiendo además que se diviertan mientras se aprende. Es decir, que conecten y lo transfieran a su día a día.

Considero la diversión, (formación FUN), como el elemento fundamental para que el alumno se conecte emocionalmente con el cambio necesario esperado. El aburrimiento provoca des-conexión, falta de atención y pérdida de potencial creativo.

Quiero compartir cinco reflexiones clave que, a mi modo de ver, tienen que cumplir toda propuesta formativa que queramos genere valor en la organización y en los individuos que participan de ella.
Son:

1.- NO SUBESTIMES EL USO DE TIEMPO QUE PONEN A TU DISPOSICIÓN.

Tenlo en cuenta a la hora de planificar la propuesta formativa en general, agenda del programa, tiempos para juegos (training lúdico), para dinámicas experienciales orientadas al des-aprendizaje, etc…Y también ten en cuenta el uso del tiempo a la hora de utilizar unos métodos u otros. Y cómo no, con el uso de tiempo on line y presencial del programa. Ahora, desde los canales en remoto, esto es todavía más necesario cuidarlo.

2.- NO OLVIDES LA POTENCIA QUE TIENE EL SENTIDO DEL HUMOR

Que lo sepa el formador. No todos valen. El sentido del humor es un provocador de mejora del talento. Del aprendizaje.
Activa la Humildad, el cuestionamiento de los hechos, del estatus quo.
Y, sobre todo, conecta con el propósito del programa.

3.- NO BAJES LA GUARDIA CON EL POTENCIAL QUE TIENE EL GRUPO EN SU CONJUNTO

Prepara propuestas formativas cuyos métodos permitan gestionar el aprendizaje diverso, es decir, impulsar el talento conectivo. La diversidad es productiva…
¡No lo olvides!
Y la formación debe ser inclusiva.

4.- ENSEÑA GENERANDO SIGNIFICADO

El significado moviliza la voluntad por el cambio. Nos lleva del saber al hacer.
Provoca determinación para que algo nuevo suceda. Entender el para qué de lo nuevo aprendido o de lo caduco a eliminar es básico en cualquier programa de desarrollo profesional.

5.- LEARNING BY DOING

Enseñar haciendo. Es la mejor forma de aprender algo. Si se hace.
Recuerda en tu propuesta formativa que el protagonista del programa no es el facilitador. Es el participante. Él es el artista. Él es el que debe llevarse transferentemente al día a día lo aprendido.

Ser grande es señalar una dirección” nos enseñó Zweig. Guiar.

Para ello, FUN ENERGY en FORMACIÓN EMPRESARIAL, es una forma de entender que la tarea más importante de un buen programa formativo y de desarrollo profesional, es conseguir, al menos en parte, una verdadera T R A N S F O R M A C I O N.

Artículo escrito por Fernando Botella, Business Trainer y autor de “¿Cómo entrenar tu mente? Y aprender exponencialmente”.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales