La curiosidad no mató al gato… ¡Le hizo descubrir que tenía siete vidas!

Cristina Fragua23 marzo 20154min

rita-levi

“¿Qué haría hoy si tuviese 20 años?”, le preguntó el periodista. “¡Pero si estoy haciéndolo!”, contestó ella. Ella era Rita Levi, premio Nobel de Medicina en 1986, y tenía 100 años cuando respondió así. ¡Qué grandioso debe ser mirar a la vida a través de las arrugas convirtiendo su peso en picardía para aprender más y mejor! Cuando sea mayor –y ya va quedandomenos- yo quiero ser como Rita: curiosa, audaz, lógica y emocional. Ella reconocía que había perdido un poco la vista y mucho el oído y que en las conferencias no distinguía las proyecciones y no escuchaba bien. “Pero pienso más ahora que cuando tenía veinte años. El cuerpo hace aquello que quiere, pero yo no soy solo el cuerpo: soy la mente”.

pantallazo_editorial
Lee este artículo en Focus

Más que un “querer es poder” su ejemplo es el de una serena capacidad para asumir sus limitaciones y minimizarlas con sus fortalezas. Y como el suyo hay tantos otros en los que podemos fijarnos sin necesidad de acudir a las hemerotecas. Mi padre tiene ochenta años y todos los días lee el periódico en su portátil o en su tablet, tiene conectados todos sus dispositivos móviles y ha optado por no recibir facturas en papel. ¡Todo un adoptado digital que, además, es ecológico! Y mi vecino de la playa, Ramón, estudió Psicología Clínica nada más jubilarse y aunque sacarse el titulo le llevó nueve años y en el camino le superaron muchos compañeros más jóvenes, ahora es feliz orientando a chavales con problemas de conducta. Y quién no conoce la historia que José María Gasalla cuenta de su padre en sus conferencias… Emigrante retornado que una vez retirado estudió, entre otras muchas cosas, informática e inglés porque en ello está el futuro…

Cada uno en su espacio ha convertido su curiosidad en conocimiento y lo han hecho simplemente porque sí, porque les apetecía, porque con ello ganaban motivación intrínseca y le daban valor a sus canas. ¿Por qué, entonces, las empresas están empeñadas en prescindir de personas con tal capacidad para plantearse retos? Prejuicios + Costes es la fórmula que mata la innovación en las organizaciones. Los prejuicios, porque acotan la creatividad a una cuestión generacional y no de diversidad; y los costes, porque los gestionamos con el criterio de la linealidad: más viejo = más problemas = más caro. Y todo ello con un problema añadido: aunque genéticamente hablando cada vez entramos más tarde en la etapa de la vejez, profesionalmente analizados somos mayores cada vez más pronto. Una gran paradoja que en sí es todo un reto de gestión.

María Teresa Sáenz, directora de ORH


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales