Jubilación: El futuro que vemos y no queremos creer

Maite Sáenz21 febrero 20144min

Que Europa envejece es una realidad que todos conocemos pero, ¿somos realmente conscientes de lo que ello significa para nosotros, como personas, y para las compañías, como empleadoras? En las culturas tribales la abundancia de descendencia es un intento de los progenitores por asegurar su futuro en la vejez pero el desarrollo ha cambiado el orden de prioridades y la presión del presente limita la visión de nuestro futuro. Los datos son inequívocos: hoy en día, en Europa viven 1,6 personas por cada una en edad de trabajar y para 2060 se estima que serán 2. El cambio en la proporción de personas dependientes mayores de 65 años frente a las empleadas es aún más notable. Así, en la Unión Europea esta proporción aumentó del 21% en 1992, al 27% en 2012, y se duplicará hasta el 52% en 2060, a menos que se incremente aún más la edad normal de jubilación.

Jubilaciones: el futuro que vemos y no queremos creerEn este panorama ahonda el último estudio realizado por The Economist Intellegence Unit y Towers Watson a 480 altos ejecutivos de empresas en toda Europa denominado “Is 75 the new 65? Rising to the challenge of an ageing workforce”. Entre sus conclusiones destaca el hecho de que la mayoría de las empresas son conscientes que tienen que cambiar su actitud respecto a los empleados de más edad, tanto como que un 43% de los encuestados asume que tendrán mayores costes al modificar sus prácticas laborales para abarcar a empleados de varias generaciones diferentes. También refleja que todos los empleados se beneficiarán de los cambios que las empresas están acometiendo; ya que más de la mitad de los encuestados (56%) ofrecerá horarios más flexibles o la posibilidad del teletrabajo.

towersEn cuanto a nuestro país, los datos revelan una dicotomía de visiones, como explica Gregorio Gil de Rozas, Head of Terirement Solutions de towers Watson en España: “Es sintomático que en España se considere al Estado como principal fuente de recursos para financiar la jubilación y que, a la vez, identifiquemos que nuestro Estado no tendrá recursos suficientes para afrontarla. Las empresas para con sus empleados y los ciudadanos de manera individual tendrán que acostumbrarse a ahorrar más para la jubilación. Es el momento de incentivar definitivamente el ahorro a largo plazo y en previsión social”. En concreto, el 84% de los directivos encuestados piensa que la mayor preocupación de sus empleados en la actualidad es la seguridad en su puesto de trabajo, pero también son conscientes de que las prioridades cambiarán en 2020, pasando a primer plano el ahorro para su jubilación, la conciliación entre vida personal y profesional (prioridad común con nuestros vecinos europeos) y la flexibilidad en el trabajo. Asimismo, un 64% asume que se incrementará la demanda de beneficios sociales por parte de los empleados, principalmente pensiones y seguros médicos, y un 47% cree que tendrán que afrontar mayores costes en dichos beneficios sociales. Por último, el 55% considera que es el Estado el que debería, en mayor medida, financiar nuestra jubilación, mientras que ese porcentaje cae a un 24% cuando hablamos del resto de Europa. Al mismo tiempo, un 32% de los encuestados señala el déficit público en España como el principal reto que tiene que afrontar el país, seguido de los cambios demográficos (27%).


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales