¿Qué grado de madurez digital tiene tu empresa?

“Una oportunidad significa estar dispuesto a entrar en acción. Estar dispuesto a entrar en acción significa estar dispuesto a asumir un riesgo. Estar dispuesto a asumir un riesgo significa estar dispuesto a adoptar un cambio. Luego, oportunidad = acción + riesgo = cambio.”
Michael Levine, 1954. Publicista estadounidense.

Cada año se publican estudios que tratan de medir cuánto de digitales hemos conseguido llegar a ser desde las empresas. El camino recorrido y el pendiente de recorrer. Los pros y los contras de hacerlo antes o después. Lo que ya tenemos para emprender el camino, lo que no, qué nos falta. Si lo que necesitamos, lo tenemos dentro o debemos ir a buscarlo fuera.

Uno de esos informes que sigo y leo con avidez es el “Barómetro sobre Madurez Digital en España 2018”, elaborado por IE Business School y Divisadero, con la colaboración de Adigital.
En esta edición mantienen la clasificación de madurez digital basada en estadios. Estadios en los que se encaja después de haberse sometido a un sistema de puntuación.

¿En qué estadio de madurez digital nos encontramos?

Amateur Digital (0-16)
Asocio este estadio a la imagen de un bebé. En pañales. Con mucho por descubrir, pero feliz porque no es consciente de la realidad, ni de lo que le espera y en su cubículo se siente a salvo, tranquilo.
Estaríamos hablando de una organización sin competencias digitales, ni interés por tenerlas. Que mantiene sus procesos en el plano analógico y la tecnología entra ‘por casualidad’, sin una valoración previa, sin estar integrada en una estrategia que mida el impacto y analice el retorno de la inversión. Repiten sin cesar los procedimientos con los que se iniciaron.

Explorador Digital (17-34)
En este estadio imagino la figura de David y Mary Livingstone, grandes exploradores que nos ha dado la historia y a los que debemos el descubrimiento de territorios que no existían en los mapas.
En las empresas hay muchos ‘Livingstones’. Empleados dispersos en diferentes áreas, y a los que una voz interior les susurra al oído que lo que hacen puede hacerse mejor, más rápido, que pueden ayudar a otros y que permitiría a la empresa ser mejor en su actividad.
La transformación digital es un tema de conversación recurrente y sienten que debe haber algo más allá de la frontera del manual de procedimientos de su empresa y que algo, basado en datos, se les está escapando. De hecho se aventuran a proponer inversión en tecnología, y a probar aquella más accesible por ser gratuita.
Las organizaciones en este estadio siguen ostentando modelos de jerarquía bastante verticales, donde los de arriba mandan a los de abajo, que deben acatar órdenes, con limitada autonomía.

Entusiasta Digital (35-69)
La imagen de Sheldon Cooper me viene inevitablemente a la cabeza.
No su egocentrismo, ni su retorcida minuciosidad, casi inhumana. Sin embargo sí su capacidad de investigación, de conseguir productividad y hacerlo apoyándose en datos, de ser el primero en hacer algo. También su capacidad de evangelización hacia otros compañeros, incluso de otras áreas, consiguiendo hacer mella en ellos y que se unan a la causa digital.
En este estadio se es consciente de la necesidad de analizar y medir con KPI’s cada paso; de lo acertado de poner al cliente en el centro de la estrategia; y de la importancia de tener comités digitales que creen la hoja de ruta, en torno a la que trabajará el resto de la organización.

Líder Digital (70-100)
Es ya un clásico, pero asocio este estadio a la imagen de Steve Jobs.
La digitalización forma parte del ADN de la empresa. Todo se mide. Se asigna presupuesto para seguir creciendo en este sentido. El trabajo en equipo cobra fuerza, frente al individual. Las jerarquías se han aplanado. Todos están implicados, la alta dirección la primera, y sienten los logros y los fracasos como propios. La organización es más transparente que nunca, tiene diversidad de proyectos y han experimentado un crecimiento positivo que deben a su estrategia integrada. Han aprendido mucho en los estadios anteriores.

Las empresas españolas son Entusiastas Digitales

Si nos fijamos en las áreas funcionales

Sabiendo qué implica estar en un estadio u otro, atendiendo a las áreas funcionales más frecuentes en una empresa, resulta interesante saber que en España, la mayor parte de las áreas se concentran en el estadio ENTUSIASTA, aunque con notables diferencias entre unas y otras, a juzgar por la puntuación.
Los autores del informe no esconden su alegría por la evolución del área denominada General Management, la dirección, que en el estudio anterior eran exploradores digitales.
Lo que en términos generales no ha cambiado es que siguen siendo las áreas más cercanas al cliente las más motivadas a la digitalización, al cambio, a mejorar los procesos y ponerlo a éste en el centro de toda la estrategia, donde debió estar desde el principio. Nos referimos a las áreas de: Venta Canal Digital (63) y Marca y Comunicación Digital (59). Y de cerca, siguen áreas como la de Gestión del Talento (57), Digital & Advanced Analytics (56), Financiero (54) o Tecnología (52).

Atendiendo a los sectores económicos

Atendiendo a la madurez digital por sectores económicos, nos encontramos con que la media española también es entusiasta digital, embanderándose como líderes indiscutibles el sector financiero (banca y seguros) y el de las telecomunicaciones.

¿Y recursos humanos? ¿Dónde se encuentra?

Volviendo a las áreas funcionales de las empresas, una que no aparece ni por asomo en el informe anterior es la de recursos humanos. Tan necesaria, y siempre ‘tan a la cola’.
En este sentido, el “3er Estudio sobre Transformación Digital en Recursos Humanos en España”, elaborado por Íncipy, con la colaboración de Inesdi e Indigital Advantage, a fecha de enero 2018 llegaba a jugosas conclusiones, para un área que es estratégica en la empresa. Para el estudio se encuestó a más de 100 compañías, contando un 85% de ellas con más de 100 empleados.
Entre las conclusiones destaca que en 2017, un 56% se encontraba iniciando el proceso de transformación digital, frente al 60% que lo iniciaba el año anterior. Un 9% de las empresas no lo consideraba prioritario, frente a un 7%, que afirmaba esto mismo en 2016.

Cuando RRHH por fin se decide a transformarse digitalmente, ¿por dónde comienza?

Las iniciativas digitales más destacadas dentro del área de recursos humanos son, en un 79% el uso de redes sociales para selección de personal; en un 72% nuevas plataformas de comunicación interna y colaboración; y en un 70% la digitalización de procesos internos.
Queda de manifiesto que para este área la comunicación es importante. Lanzar un mensaje unificado y alinear objetivos de todas las personas que integran la empresa no es fácil, así como tampoco atender las peticiones individuales. Puede llegar a ser realmente caótico. Sin embargo, a la pregunta de qué canal para la comunicación interna utilizan, a día de hoy, aún siguen sorprendiendo algunas respuestas, ojo a los datos:

Un 57% afirmó utilizar una intranet tradicional; un 26% una intranet avanzada; hasta un 55% usaba una newsletter; un 36% pantallas de TV y sólo un 35% una red social corporativa.
Otros medios utilizados para la comunicación interna fueron: revista digital, apps, el blog corporativo y hasta un 30% afirma que aún están adaptando sus contenidos a un estilo más digital.
En relación al trabajo colaborativo en red, en 2017, un 53% de las empresas afirmó que sí utilizaba una red social corporativa, pero de éstas, el 25% reconocía que funcionaba bien sólo en algunas áreas. Queda patente que la gestión del cambio no ha sido suficiente, ni adecuada.

¿Qué se necesita para digitalizar una empresa?

En ambos estudios coinciden en que la digitalización es más de querer, que de poder.
Es decir, la importancia de la mentalidad de las personas, de la cultura y política de la empresa, de forma que sepan ir alumbrando la forma en la que abordar las diferentes etapas que conlleva, y que previamente, ha debido marcar la dirección.
Por este motivo, más que habilidades técnicas, lo que demanda la transformación digital de forma continuada son capacidades personales que consigan activarla y dinamizarla, tales como: visión e innovación, actitud ante el cambio, flexibilidad y por supuesto, liderazgo.
Hemos avanzado, pero aún queda camino por andar y el sendero que se pone ante nuestros ojos se antoja apasionante.

Escrito por Guayarmina Peña Santana, Directora de Marketing y Comunicación Digital
en MHP Servicios de Control y Laycos Network

Bibliografía:
• Informe ‘Barómetro sobre la Madurez Digital en España 2018’, elaborado por IE Business School, Divisadero y Adigital.
• 3er Estudio en España sobre Transformación Digital en RRHH, realizado por Íncipy, en colaboración con Inesdi e Indigital Advantage.

 

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.