La gestión del talento en China

china
Manuel Rodríguez Fernández, Consultor de negocios para China

Desde que la política del hijo único, hasta hace muy poco vigente, se instauró en China hace varias décadas, los progenitores chinos han estado obsesionados porque ese único vástago de la pareja fuera un superdotado de brillante carrera, capaz en un futuro de mantener económicamente a su padres jubilados. Apostaban todo a una carta.

En consecuencia, la educación del hijo o hija única ha sido hasta ahora la clave para asegurar el futuro de la familia. El sistema chino de educación es muy duro y presiona a chicos y familias de una forma que aquí no entenderíamos. Se pone todo en esa lucha por conseguir la mejor educación posible. Los sistemas y baremos de puntuación son estrictos y seleccionan a los alumnos, para que solo los mejores acudan a las escuelas y universidades más prestigiosas. El nivel del empleo que se consigue es consecuencia de la universidad en la que consigues estudiar.

Manuel Rodríguez Fernández, Consultor de negocios para China.

Sorprendentemente para el sistema, los mejores talentos que han venido produciéndose en China de manera continuada han huido de las ciencias puras y la investigación fatigosa y larga. Todo enfoque social se ha centrado inevitablemente en el resultado a corto, la carrera bien retribuida, las finanzas, y en general en los negocios. Ganar dinero rápidamente, y obtener éxito se han convertido en los lemas de las nuevas generaciones de China.

De nada han servido los programas de formación en el extranjero de los mejores cerebros jóvenes de China. La mayoría buscaban una formación superior en economía o finanzas. Las universidades occidentales abrieron sus puertas a los jóvenes chinos y el Gobierno gastó cantidades importantes de dinero en formación de expertos, que hoy son cargos relevantes en la estructura del gobierno de su país. Pero los científicos brillaban por su ausencia.

En China, debido a su sistema centralizado de decisión, los problemas que se detectan, pueden poner en marcha soluciones rápidas y a lo grande. Se abordan los problemas con decisiones de alcance sin necesidad de perder el tiempo en fatigosos comités o haciendo rodar los planes de Ministerio en Ministerio.

Así China, en el plan quinquenal aprobado en 2006, puso en marcha un desafío que ha continuado en los sucesivos planes de 2011 y el más reciente de 2016. Se trataba en esencia de asumir el liderazgo mundial en el mayor número de campos posibles: infraestructuras, energía, automoción, electrónica, etc…En pleno desarrollo del plan de 2006, puso en marcha una medida revolucionaria, ya que reconoció la carencia que en el campo científico puro se había provocado en el país, y así ofreció a todos los científicos, chinos de origen, en todo el mundo, un paquete muy atractivo para volver a China en condiciones económicas y de trabajo superiores a las que gozaban en los países donde trabajaban en ese momento.

La medida tuvo un éxito relativo, pero alentó al gobierno a reforzar esa política en los sucesivos planes y así, en el último plan quinquenal, hoy vigente, se ha incluido una acción aun más radical: reclutar talento científico de cualquier país, raza o religión, al que se ofrece condiciones inmejorables, tanto de vida, como profesionales, por dedicar unos periodos no inferiores a 5 años investigando en China.

No me cabe duda, que China conseguirá sus objetivos pues, a esta determinación, añaden unas condiciones de experimentación que, en algunos campos como la genética, son inigualables. Con unos controles de enfoque más prácticos a los controles deontológicos o religiosos, que en este campo se encuentran las técnicas de ingeniería genética en Occidente, China se esta poniendo a la cabeza en todo lo que se refiere a la alteración y copia de ADN, un campo que va a resultar decisivo en el liderazgo científico y técnico de los próximos años


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales