FORMACION- “Y usted, ¿qué nivel de inglés tiene? Yo… intermedio…, bueno, intermedio-bajo”

Maite Sáenz27 octubre 20116min

Elena Giménez,
Directora de Digital Publishing Iberia.
www.digitalpublishing.es

Esa es una respuesta común cuando a alguien se le pregunta por su nivel de inglés y es representativa de la situación en España. Todos los informes coinciden en afirmar que estamos a la cola de Europa en el conocimiento del inglés.¿Cuáles son las causas de este bajo nivel? Podríamos dar varias razones:
■ La primera, la educación, pues hasta hace pocas décadas la implantación del aprendizaje de idiomas en la escuela era muy reducida. ‘El libro blanco. Enseñanza y aprendizaje. Hacia una sociedad del conocimiento’, aprobado por la Comisión Europea en 1995, determinó como serían las políticas lingüísticas europeas y por tanto las españolas. Esto nos obliga a mejorar la enseñanza comenzando desde los primeros niveles de la educación.
■ Una segunda relacionada con la propia lengua, puesto que el sistema vocálico inglés es diferente al español y no estamos acostumbrados a esos sonidos. Y es que nuestras cinco vocales no son suficientes a la hora de hablar inglés.
■ Y por último, el hecho de que nuestro entorno no habla inglés. No lo escuchamos en los medios audiovisuales que nos rodean y eso hace que no seamos capaces de comprenderlo. Los españoles no estamos acostumbrados a leer o ver películas en otros idiomas y eso se nota.

Las empresas son reflejo de la sociedad y acusan esa deficiencia en el conocimiento de inglés. No obstante, la necesidad obliga y los cursos de idiomas son un clásico de los planes de formación de nuestras organizaciones. Es un hecho conocido que el contexto actual exige un nivel de idiomas cada vez más alto, sobre todo el inglés, como lengua común de negocios. Alrededor del 80% de la comunicación en las empresas de todo el mundo se realiza en este idioma, lo que en muchas ocasiones ha sido una barrera para la apertura de las empresas españolas hacia el exterior. El mito de que las empresas españolas no están preparadas para exportar es en muchas ocasiones un velo bajo el que se esconde un desconocimiento de otros idiomas y por lo tanto la dificultad de traspasar fronteras.

Por otra parte, las últimas estadísticas confirman que el inglés es el idioma más demandado en los procesos de selección. Según el último estudio de Adecco, más del 72 % de las ofertas de empleo cualificado tienen como requisito imprescindible el conocimiento de este idioma. Esto está obligando a los profesionales a buscar la formación que mejor se adapte a sus necesidades y especiales circunstancias para subsanar este déficit.

PERO HABLEMOS DE TENDENCIAS

Los profesionales exigen flexibilidad y personalización en los planes de formación. El aprendizaje de idiomas no debe limitarse a la formación presencial, ni siquiera al online o al blended. Es imprescindible un entorno en el que el alumno tenga los recursos acordes a sus necesidades y su perfil; en resumen, que sea una enseñanza que reúna lo mejor de cada metodología y que tenga como base una plataforma tecnológica capaz de soportarlo.

Asimismo, es necesario que forme parte de una comunidad donde cuente con distintas herramientas y comparta sus experiencias con otros alumnos. Las redes sociales con un buen ejemplo de ello y en este caso es necesario que el alumno cuente con la figura del tutor nativo, que permita y fomente la creación de comunidades de usuarios activas en todo el mundo. Los tutores  son el punto de referencia más cercano al alumno durante el aprendizaje lingüístico en el método blended. Son los que ayudan en el proceso de aprendizaje, dinamizan y valoran el nivel de implicación del alumno.

APRENDER DE ACUERDO CON ESTÁNDAR

En el ámbito concreto de la formación en idiomas, hay un principio básico que nunca debemos olvidar; es necesario tener un objetivo claro para el aprendizaje y un marco definido. Resulta fundamental utilizar sistemas de referencia reconocidos como el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), establecido por el Consejo de Europa. De este modo, dejaremos de hablar de ese eterno (e indefinido) nivel intermedio y conseguiremos, no sólo dominar la lengua elegida sino también y más importante, mejorar nuestra carrera profesional.

Para que un sistema sea completo y permita obtener los beneficios ansiados ha de trabajar las cuatro destrezas en el aprendizaje de idiomas: expresión oral, expresión escrita, comprensión auditiva y comprensión lectora. Sin ellas, o solo con alguna, será difícil que el alumno aprenda verdaderamente y aproveche al máximo el tiempo y el esfuerzo que toda formación requiere.

En conclusión, podemos decir que nuestro país está poniendo los medios para recortar la diferencia con nuestros colegas europeos y que, poco a poco, vamos a poder decir que tenemos un nivel intermedio–alto. O, por qué no, avanzado. Y después del inglés vendrá el francés, el alemán o por qué no, el chino.


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales