España ocupa el puesto 30 del Índice Global de Competitividad del Talento

El talento se ha convertido en la nueva divisa de la economía global en medio la competencia a nivel mundial por parte de las compañías que buscan añadir a sus plantillas los mejores candidatos. Si tenemos en cuenta que actualmente existen 8,4 millones de puestos de empleo que están sin ocupar por desajustes en las capacidades y en la geografía, el talento se convierte en un factor imprescindible.

Por esta razón, las empresas están centrando todos sus esfuerzos para cultivar y retener el talento con el fin de mantener el ritmo de los rivales o consolidar su liderazgo en el mercado.

En este sentido, España ocupa el 30 puesto en el ranking del Índice Global de Competitividad del Talento (GTCI) realizado por Adecco junto con Insead y el Human Capital Leadership Institute. Este índice se centra en la capacidad de los países para gestionar el talento a través de la atracción, crecimiento y retención del mismo. Asimismo, diferencia entre dos niveles: resumen en habilidades de nivel medio y habilidades de nivel alto, las primeras referidas a temas laborales y de vocación, y las segundas a conocimiento global.

ESPAÑA EN EL ÍNDICE

España, con una media 51,25 puntos, ocupa el puesto 30 del ranking de entre los 93 países analizados por el Índice Global de Competitividad del Talento (GTCI). Además, está situada 6 puntos por debajo de la media, 57,13.

Por encima de España figuran países como Corea del Sur, Letonia, Chile, Eslovenia y Qatar; y por debajo, Eslovaquia, Hungría, Portugal, Italia, Lituania, Polonia, Bulgaria, Croacia, Macedonia, Armenia y Grecia.

España en Europa

A pesar de lo que pueda parecer, España se encuentra en una buena posición si lo comparamos con el resto de países de Europa, el 45% ocupa una posición inferior en la lista. Continuando en el ámbito europeo, Italia es el país más parecido a España en términos de tamaño y nivel del PIB per cápita, al igual que Portugal. Por el contrario, no ocupa una buena posición con respecto a los países europeos con rentas más elevadas, el 28% de los países.

España y otros países no europeos

Si comparamos con otras regiones fuera de Europa, España se sitúa favorablemente. Ocupa una posición más alta que cualquier país de Asia Central y Meridional, así como del África Subsahariana. En Latinoamérica, tan solo Chile supera la posición española. En el caso de África del Norte y Asía Occidental, Israel, Emiratos Árabes y Qatar sí se colocan por encima.

CRECIMIENTO Y RETENCIÓN DEL TALENTO EN ESPAÑA

En cuanto crecimiento y retención de talento, España se sitúa ligeramente por encima de la media europea, lo que se traduce en que es un buen país para desarrollar su propio talento.

Según el Índice, esto se debe a un buen rendimiento en educación formal y un rendimiento aceptable en formación permanente, incluida la formación en empresa y la calidad de las escuelas de gestión. Otro aspecto positivo es el buen entorno de acceso para el trabajo en red y a los puestos de toma de decisiones.

Por contraposición, España se queda atrás en otros aspectos que podría mejorar como la amplitud y la calidad de sus capacidades en formación profesional. El conjunto de altas capacidades y competencias es positivo, aunque, según el informe, España no es siempre capaz de convertir esto en innovación y emprendimiento.

Uno de los puntos en los que España sobresale es en la calidad de las escuelas de negocios puesto que ocupa el cuarto puesto superada por Suiza, Bélgica y Reino Unido.
La preocupación de las empresas por el cuidado ambiental y la alta prioridad que se comienzan a dar a las cuestiones medioambientales (protección de la salud de los trabajadores, ecosistemas…) hacen que España se coloque en el séptimo puesto por detrás de Suiza, Luxemburgo, Australia, Singapur, República Checa y Alemania.

IGUALDAD DE GÉNERO EN EL MERCADO LABORAL ESPAÑOL

La tasa de empleo de las mujeres en el mercado laboral español se sitúa en el 52% y está por debajo de la media de la UE, 58,5%.

España también ha experimentado una de las mayores mejoras en el ratio mujer-hombre en términos de participación en la fuerza laboral en los últimos nueve años.
El porcentaje de mujeres universitarias se sitúa en el 30,6% lo que la posiciona claramente por encima de la media europea del 24,8%. Como reto en España: motivar a las estudiantes de la escuela secundaria para que entren en campos atípicos de género.

Por otro lado, la participación de las mujeres en los niveles jerárquicos es dispar. Tan solo un 11% de mujeres ocupa puestos en consejos de supervisión, un porcentaje menor comparado con la media (14%). El porcentaje de mujeres en puestos de dirección (36%) es superior a la media (33%).

RELACIÓN SALARIO Y PRODUCTIVIDAD

La relación entre el salario y la productividad del trabajador es otra de las cosas en las que tiene que trabajar España ya que ha conseguido una puntuación de 3,11 en una escala sobre 7.

¿CÓMO DESARROLLAR EL TALENTO?

No hay una solución global única pero la experiencia apunta a una serie de conocimientos y recomendaciones clave para mejorar la competitividad del talento de los países y de las empresas:

– Son necesarias oportunidades de formación y desarrollo permanente para complementar la educación formal.
– Las estrategias de desarrollo del talento deberían centrarse en el concepto de capacidades laborales para satisfacer las necesidades empresariales.
– Como elemento clave: la apertura en términos de comercio, inversión y movilidad laboral.

Además, son necesarias reformas estructurales para mejorar la competitividad:

– Aumentando la flexibilidad del mercado laboral para asegurar una mayor rotación y acceso a los puestos de trabajo.
– Simplificando la legislación laboral y la burocracia.
– Liberalizando el mercado laboral: eliminando normas y barreras, reduciendo impuestos para aumentar la productividad y mejorar la competitividad en escena internacional.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales