¿Es la cultura del error una asignatura pendiente para las empresas?

mistake oki
Estar preparado para el cambio se ha vuelto un aspecto fundamental para la supervivencia de muchas empresas y organizaciones. Sin embargo, cambiar a veces es sinónimo de arriesgar y, cuando se arriesga, siempre existe la posibilidad de fallar. En ese sentido, aceptar el error es un tema pendiente para muchas empresas que aún asocian error con fracaso.

Ante este escenario, expertos de Hays  señalan que fomentar una cultura de la equivocación desde un punto de vista positivo es clave para fortalecer a sus equipos y atraer el mejor talento. “Errar es necesario para replantear, solucionar, corregir y avanzar”, explican. Asimismo, también destacan que actualmente el éxito en el mundo empresarial está estrictamente vinculado a la rapidez en la que los gerentes, y por ende los empleados, reaccionan al cambio.

Las amenazas y oportunidades de muchas empresas están en un momento de transición. Si antes se observaba a las empresas de la competencia como el rival principal y único actor, ahora se deben tener en cuenta otros factores: desde los cambios tecnológicos y económicos hasta los desafíos sociales y políticos de la región. En ese sentido, serán las empresas que sepan sacar provecho de estas dinámicas las que conseguirán convertir dichas amenazas en una manera de construir relaciones innovadoras dentro y fuera de la compañía.

Desde Hays señalan cuatro atributos básicos para adaptarse a este nuevo escenario:

1. El futuro… siempre presente
El futuro no es solo el tiempo que corre, si no el sentido que puede tener, en el presente, todo lo que hay por hacer, por crear, por repensar. Para Hays este debería ser el pilar principal para adaptarse a este cambio de paradigma y marco de referencia al que se deben someter las empresas. Por ello, entender que se pueden cometer errores y que no determinan el futuro de la compañía es muy importante. Así, tener una cultura y política de empresa enfocada en mejorar continuamente, en el presente, se vuelve un aspecto crucial.

2. Toma de decisiones compartida
Establecer un marco de referencia es primordial, pero entender el individualismo de los trabajadores y su capacidad de tener pensamiento crítico y propio es fundamental. Expertos de HAYS explican que “se debe alentar siempre a los trabajadores a hacer lo correcto según su punto de vista moral y ético”. De este modo, conseguir fomentar la toma de decisiones y que también se sientan parte del proyecto de la empresa.

3. Liderazgo
El liderazgo sigue siendo la habilidad más buscada y perseguida por las organizaciones. Sin embargo, éste tiene que plasmarse no solo en la toma de decisiones unilaterales sino en brindar oportunidades de establecer canales de comunicación con los empleados. “Preguntar y escuchar” debe ser la consigna que impregne cualquier organización.

4. Comunicación
Las habilidades de comunicación cada vez son más valoradas por los empleadores y los empleados, los cuales también demandan transparencia, participación y compromiso de forma bidireccional. Desde Hays animan a hacer un doble ejercicio en relación con este tema: por una parte, empujan a los empleados a preguntar, tener voz y ser partícipes. Por la otra, entienden que el equipo directivo debe contar con la opinión de sus trabajadores, preguntar qué les parecen sus propuestas, por ejemplo.

 

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.