En «expat» ya no está de moda: ¡Viva la movilidad global del talento!
Entre las nuevas estrategias promovidas por los empleados Millenials, destacan: los traslados por iniciativa propia, las transferencias permanentes o el intercambio de sillas entre otras.

Los millenials están imprimiendo un nuevo estándar a la movilidad del talento en el que la "normalidad" presiden las asignaciones internacionales.
Entre las nuevas estrategias promovidas por los empleados Millenials, destacan: los traslados por iniciativa propia, las transferencias permanentes o el intercambio de sillas entre otras.
Entre las nuevas estrategias promovidas por los empleados Millenials, destacan: los traslados por iniciativa propia, las transferencias permanentes o el intercambio de sillas entre otras.

Los millenials están imprimiendo un nuevo estándar a la movilidad del talento en el que la «normalidad» presiden las asignaciones internacionales. Las estrategias a largo plazo en las que las asignaciones costaban de tres a ocho veces el salario anual de un empleado, dependiendo del país de origen, el de acogida, el nivel de los empleados y el tamaño de su familia, dan paso a una movilidad global presidida por la voluntad del candidato. El informe de Crown World Mobility, “Movilidad del talento: la nueva normalidad”, apunta 5 grandes bloques de cambio en este ámbito:

Traslados no asignados
Como consecuencia de la actitud de los Millenial, surge la aparición de la no asignación de traslados. Los empleados buscan los trabajos que quieren sin importarles la ubicación. Debido a que tienen un deseo de trabajar en el extranjero. Como resultado, hemos visto un aumento en los movimientos por iniciativa propia y en las transferencias permanentes.

Traslados por iniciativa propia
Estos traslados están impulsados por el deseo de los Millenial para buscar cambios rápidos en su carrera. Las empresas son demasiado planas para ascender rápidamente ¿pero moverse fuera? Ahora, parece posible. El apoyo básico para los traslados por iniciativa propia no se trata del envío de los artículos domésticos o subsidios para la vivienda, pero sí de un billete de avión, del pago del exceso de equipaje y tal vez de una cantidad de dinero (Lump sum). Y también de la ocasional asesoría fiscal y la orientación política. Este tipo de traslados, realmente sirven para cumplir tanto las necesidades del empleado como las de la empresa. Pero lo que justifica el coste para la empresa es su valor en la retención del empleado.

Las transferencias permanentes
La condición del empleado con estas transferencias es la de un empleado local con un apoyo básico de reubicación. Estas son algunas de las posturas detrás de las nuevas transferencias permanentes:

• Hay menos interés por la equidad.
• El director afirma: “Quiero que trabajes para mí, si vienes”.
• La empresa puede ofrecer unos cuantos extras (es decir, un Plus local) si las cosas no son exactamente iguales que en la nueva ubicación, sin llegar a tratar al empleado como un asignado tradicional.
• La compañía hace una suposición de que el empleado no necesita beneficios adicionales debido a la experiencia profesional que se ofrece.

Asignaciones consecutivas
Estamos viendo un aumento en las asignaciones consecutivas, no sólo como una alternativa de bajo coste, sino también en organizaciones más maduras. Los empleados son menos propensos a dejar su país de origen para una reubicación temporal y una repatriación a casa otra vez, dado que a menudo se dan cuenta de que no tienen ningún puesto interesante esperando en su país de origen. Por ello, son más propensos a buscar otra posición en otras partes de la organización, después de completar su asignación.

Intercambio de talento o intercambio de sillas
El “intercambio de sillas” o “intercambio de talentos,” se están convirtiendo en una solución cada vez más popular, de menos coste y a corto plazo. Los empleados se mueven alrededor del mundo por un corto período de tiempo, utilizando una estrategia que se percibe como un viaje largo de negocios. Para algunas empresas, un “intercambio de sillas” es cuando dos empleados de diferentes partes de la misma organización, cambian los roles temporalmente. Este es un escenario, sin compañía y a corto plazo, e idealmente, los dos empleados deben tener un nivel de habilidad similar así como de estructura salarial. Otra variante de esta asignación temporal es el “movimiento de asientos.” Aunque todavía es un concepto nuevo, algunas empresas han puesto en marcha un programa formal, pero sencillo, en el que un empleado puede ser nominado o nominarse a sí mismo para pasar de tres a ocho semanas en cualquier lugar del mundo.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales