El riesgo reputacional de la variante Delta

Maite Sáenz23 julio 20213min

La pandemia no da tregua y la variante Delta está poniendo en jaque, de nuevo, los propósitos de desescalada. La incidencia está disparada y aunque la presión hospitalaria es menor que en las cuatro olas anteriores, los contagios van en aumento entre colectivos, teóricamente, de menor riesgo. Ya no son necesarias las mascarillas en exteriores -Gobierno de Expaña dixit- pero tenemos la confianza tan bajo mínimos que seguimos con ellas “por si acaso”. En las empresas hay que llevarlas y eso es lo de menos; lo de más es qué diantres hacer con los, en algunos casos, avanzados planes para volver en septiembre a ocupar las oficinas. Las que se apresuraron a volver estarán preguntándose si no se habrán precipitado y si tendrán que echar marcha atrás de-desescalando las decisiones tomadas, pero eso son palabras mayores en términos reputacionales. La logística ya la tienen, más o menos aprendida, pero el mensaje que trasladan a los colaboradores y al mercado no transmite prudencia ni seguridad. Como dice Dan Kaplan, socio senior de la práctica de Recursos Humanos de Korn Ferry, «a pesar de nuestros deseos la pandemia no ha terminado» y, por lo tanto, es prematuro -y arriesgado- posicionarse tan categóricamente con el retorno al puesto de trabajo.

El riesgo de reputación sobrevuela las decisiones de todas las corporaciones, incluso de las que se mantienen en una prudente posición de flexibilidad “a la carta” o pautada, porque estamos hablando de salud, y cualquier traspiés en el modelo adoptado es un boomerang de efectos insospechados. En Estados Unidos se empieza a hablar de que estamos en un período denominado de «gran resignación», en el que las empresas no tienen más remedio que darles a los trabajadores la flexibilidad que desean si quieren generar confianza entre sus colaboradores y también entre el talento que quieran atraer. Y en esa resignación entra también una revisión del liderazgo corporativo porque las empresas necesitarán depender más de las regiones locales para coordinar la reapertura de las oficinas y el regreso al puesto.  «Muchas sienten que estamos ante el fin del liderazgo macro y de las políticas en blanco y negro -explica también desde Korn Ferry Evelyn Orr-. Tendremos puntos calientes en diferentes lugares y en diferentes momentos, y eso significará menos liderazgo de arriba hacia abajo y más empoderamiento para la gestión local». 

Los cambios no han hecho más que empezar.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales