El reto de los afectados por ERTE y los autónomos ante la declaración de la renta

La campaña de la Renta 2021 dará comienzo el próximo 7 de abril. Para los más previsores, desde hace unos días ya es posible consultar los datos fiscales en la app de la Agencia Tributaria. Aunque este año no hay grandes novedades normativas, muchos contribuyentes tendrán que declarar sus nuevas situaciones derivadas de la pandemia de la Covid-19. Es el caso de los trabajadores afectados por los ERTE o los autónomos que hayan recibido alguna de las ayudas directas habilitadas por el Gobierno para hacer frente a las consecuencias económicas de la crisis.

Este es el impacto fiscal que tendrá la pandemia para muchos contribuyentes en la Declaración de la Renta 2020.

Tratamiento fiscal de los ERTE

Muchos trabajadores por cuenta ajena que habitualmente no presentan declaración o la presentan con resultado a devolver, este año van a tener que realizar la declaración del IRPF obligatoriamente y tal vez reciban una devolución menor o incluso les salga a ingresar.

Hemos de tener en cuenta que la Ley del Impuesto sobre la Renta establece que no existe obligación de declarar si los rendimientos del trabajo no superan los 22.000 euros y provienen de un solo pagador o, si hay varios, el segundo y los siguientes no ingresan más de 1.500 euros. En caso contrario, el límite anual se rebaja a 14.000 euros.

En 2020 se han visto afectados por los ERTE muchos trabajadores que habitualmente reciben pagos de una única empresa y cuya retribución no supera los 22.000 euros. Otros años, estos contribuyentes no tenían que presentar la declaración y, si lo hacían, el resultado solía ser a devolver. En el ejercicio 2020, sin embargo, tendrán que tener en cuenta que los ingresos derivados de los ERTE que realiza el SEPE cuentan como un segundo pagador.

El abogado especialista en derecho fiscal Antonio Benítez Ostos nos explica que: “En la práctica, esto significa que si los ingresos por ERTE superan los 1.500 euros, el límite para estar obligado a presentar la declaración baja hasta los 14.000 euros y afecta por lo tanto a muchos más trabajadores. El problema para muchos contribuyentes será que este año estarán obligados a presentar la declaración del IRPF y, como el SEPE no aplica retenciones, el resultado podría fácilmente ser a ingresar.”

Los autónomos deberán declarar las ayudas directas

“También los autónomos que hayan recibido ayudas directas a lo largo de 2020, como la prestación por cese de actividad, tendrán que incluirlas en su declaración de la Renta como rendimientos del trabajo o rendimientos de la actividad, ya que se trata de una ayuda ligada al descenso de facturación de la propia actividad y está enfocada a salvar negocios afectados por las consecuencias de la pandemia.”, explica el letrado Benítez Ostos.

2020 fue uno de los años más complicados para el colectivo de unos dos millones de trabajadores por cuenta propia existentes en España. La mitad del colectivo percibió en este ejercicio alguna de las modalidades de la prestación por cese de actividad, y ahora deberá declararla como un rendimiento de trabajo o rendimiento de la actividad. “Desde mi punto de vista, lo que ha supuesto en principio una ayuda puede terminar convirtiéndose en una carga para el profesional por cuenta propia.”, opina Antonio Benítez Ostos.

La buena noticia es que estas prestaciones están sujetas a una reducción automática de 2.000 euros, lo que significa que solo comienzan a tributar a partir de esa cantidad. De este modo, los autónomos que coticen por la base mínima y sólo hayan percibido durante dos meses el cese de actividad, no tributarían por esta ayuda, ya que habrán cobrado menos de 2.000 euros. Y en caso de que hayan cobrado por ejemplo 3.000 euros en concepto de dicha prestación, únicamente tendrán que pagar impuestos por los 1.000 euros que sobrepasan la reducción máxima.

Automatización de los trámites para autónomos

Una novedad respecto de las campañas de años anteriores son las medidas que simplifican a los autónomos en módulos los trámites para cumplimentar su declaración de la renta. Por primera vez y de manera voluntaria los trabajadores por cuenta propia podrán trasladar directamente al borrador de la renta todos los datos de su actividad económica. Para ello, basta que sus libros de registros estén homologados al formato de la Agencia Tributaria, regulado desde 2019 para quienes cotizan por el sistema de estimación directa.

El abogado Benítez Ostos valora que: “Se trata de medidas que facilitan el manejo de los datos a declarar por el trabajador autónomo, como un sistema de alerta de errores en la cumplimentación de la declaración de la renta. Es bienvenido que la Agencia Tributaria haya hecho un especial esfuerzo por facilitar a los autónomos la tarea de declaración fiscal y tributaria, reduciendo de este modo las equivocaciones y omisiones y, en consecuencia, las eventuales responsabilidades en las que pueden incurrir de forma absolutamente involuntaria y gravosa para ellos.”


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales