El ciclo de la vida no termina en el olvido

Maite Sáenz8 julio 20224min

Por Maite Sáenz, de ORH.- El uso eficaz de los recursos es una máxima de la economía circular. El “zero waist” es ahora el movimiento de moda impulsado por una realidad que vaticina negros presagios de sostenibilidad para el mundo tal y como lo conocemos hoy. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y la Agenda 2030 nos marcan los deberes a seguir para adoptar nuevos hábitos de vida con pautas de consumo menos depredadoras y más solidarias con el planeta, porque no olvidemos que lo que hagamos para él lo haremos con los demás y con nosotros mismos). Otra cosa es cómo se está desplegando esa agenda, pero en ese jardín hoy no me meto, prefiero tirar de otra voz que siempre me emociona cuando la releo.

Hace más de 160 años que nos avisaron de lo que venía. Lo hizo el jefe indio Noah Sealth cuando escribió el primer manifiesto en defensa de la Tierra como respuesta a la intención del presidente Franklin Pierce de comprar sus tierras a los pieles rojas para crear una reserva india. Hay quien dice que nunca lo escribió pero fuera quien fuera ahí está el texto para quien quiera reflexionar y actuar en consecuencia. El hombre blanco -decía en él- “trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás solo un desierto”. Sealth no era un chamán ni un científico, pero supo ver lo que se avecinaba porque amaba lo que le rodeaba.

En su alegato el jefe indio también hablaba de sus mayores con el respeto que le merecían por ser parte de la Tierra en la que nacieron y a la que regresaban, generación tras generación, fundiéndose con los ríos, las montañas, el aire y los animales. Nos quiso enseñar que el ciclo de la vida va más allá del nacer, crecer, reproducirse y morir porque el auténtico, el verdadero ciclo de la vida, no conoce el olvido.

Siglo y medio después hemos olvidado por completo que la Tierra está en cada uno de nosotros y que todos somos parte de la Tierra. «Polvo eres y en polvo te convertirás» es un vaticinio triste pero cierto y una alegoría de que todo lo que hacemos es una aportación, buena o mala, a lo que nos da la vida.

Generamos residuos por doquier y la basura nos rodea por tierra (en vertederos que llenamos pero que nadie queremos cerca), por mar (en una marea de plásticos que ya hemos bautizado como el séptimo continente -además de destructivos somos creativos) y por aire (en forma de basura espacial suspendida peligrosamente por encima de nuestras cabezas, en el universo). Me recuerda a la peli “no mires arriba porque cuando lo hagamos…). Y si hablamos de nuestros mayores ya ni os cuento. La sabiduría que se les atribuía y se les respetaba en las tribus del viejo oeste americano es hoy considerada un conocimiento obsoleto incapaz de seguir aportando valor a su entorno. Los despedimos, los prejubilamos, y decimos que somos sostenibles porque reducimos emisiones, reciclamos, utilizamos energías renovables… aunque minemos el sistema de pensiones y también sus almas. El ciclo no se cierra y la herida se agranda.

Nuestro gran pecado como especie es la soberbia, porque sobrevaloramos nuestro paso por la vida sin querer ser conscientes de lo efímeros que somos. Así es fácil tomar decisiones, sin pensar en el mañana. Más nos valdría recordar que todos tenemos uno.

 

 


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales