El cáncer pone a prueba los programas de bienestar

Maite Sáenz29 febrero 20246min
«Teniendo salud no me quejo». ¿Pero y si no la tengo? Las enfermedades graves son el gran momento de la verdad de las personas, el que nos lleva a ver lo importante de la vida, a qué ritmo vivirla y quién merece nuestro tiempo y nuestro afecto en ella. También nos cambia nuestra relación con el trabajo y la empresa en la que lo desempeñamos. Las patologías más agresivas como el cáncer arrasan con nuestra salud física, mental, financiera y social, y ahí es donde queremos ver la experiencia de empleado tiene una respuesta «personalizada». El segundo estudio «El cáncer en la empresa», de Cigna Healthcare y MD Anderson Center, recoge datos de incidencia, mortalidad, supervivencia y prevalencia de cáncer en España, así como un protocolo práctico de actuación.

 

Según los últimos datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la incidencia del cáncer en nuestro país afecta mayoritariamente a la población activa: cada año 300.000 personas son diagnosticadas de cáncer en España y de ellas, más del 35% de los casos se dan entre los 15 y 64 años, siendo el 81% de ellos entre los 50 y 64 años.

Numerosas investigaciones avalan la eficacia de la detección precoz para disminuir las cifras de mortalidad y, en este sentido, el estudio afirma que «la evidencia científica mantiene que al menos el 40% de todos los casos de cáncer podrían evitarse con medidas efectivas de prevención primaria y detección temprana de tumores». Una responsabilidad que comparten el sistema público de salud, el privado y las empresas. «Este contexto sitúa a los departamentos de RR.HH. y de PRL como agentes clave para promover una cultura corporativa que comprenda y responda proactivamente a estos desafíos, impulsando políticas y programas de apoyo para los empleados con esta enfermedad», avanza el informe.

 

¿Cómo afrontar la gestión del cáncer como política corporativa?

«Partiendo de los retos psicológicos, sociales y laborales a los que el empleado con cáncer debe enfrentarse, la formación planteará una serie de indicaciones para respaldarlo a lo largo de todo el proceso oncológico, abordando cuatro momentos clave -prevención, diagnóstico, tratamiento y reincorporación laboral- en los que será fundamental considerar las necesidades del paciente:

Fuente: «El cáncer en la empresa». Cigna Healthcare y MD Anderson Center, 2024.

 

Es importante tener en cuenta el marco normativo que actualmente da cobertura a las bajas por enfermedad de larga duración. En relación a ello, la guía explica qué hacer en diferentes supuestos:

Si el empleado quiere seguir trabajando, «lo ideal es ayudarles a armonizar el tratamiento con el trabajo, proporcionándoles opciones como la reducción de jornada, el teletrabajo o cualquier otro ajuste que les permita continuar con la actividad laboral de la forma más sencilla y eficiente. Y, por supuesto, respetar su derecho a ausentarse de su puesto de trabajo para acudir al médico y realizarse las respectivas pruebas médicas. Cualquier decisión de desvinculación por parte de la empresa y con causa relacionada con la enfermedad del empleado, significarúa incurrir en una discriminación por razón de enfermedad y el despido sería nulo de pleno derecho.

Si el estado de salud no permitiera continuar con las obligaciones laborales del trabajador, «el médico prescribirá un certificado de incapacidad temporal, que le otorga el derecho a acogerse a una baja laboral de 12 meses, con 6 meses más de prórroga, siendo el tiempo máximo que pueden tomarse legalmente. Los pacientes recibirán el alta médica en caso de curación, pero también cuando se agote el plazo
máximo de la baja (365 días + prórrogas), hayan terminado, o no, el tratamiento». A partir de ese momento, el empleado tiene dos opciones legales: solicitar una excedencia o, si lleva más de 18 meses de baja, pedir la incapacidad permanente, que será decidida por Instituto Nacional de la Seguridad Social.

 

Tipos de cáncer con mayor prevalencia: factores de riesgo, prevención y tratamiento

El informe recoge una relación de los tipos de cáncer más frecuentemente diagnosticados en España y su proyección para 2024, haciéndose eco de datos facilitados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM):

  • Colon y recto (44.294 nuevos casos).
  • Mama (36.395).
  • Pulmón (32.768).
  • Próstata (30.316).
  • Vejiga urinaria (22.097).

A mucha distancia, se detectarán linfomas no hodgkinianos (10.706), cáncer de páncreas (9.986), de riñón (9.208), cavidad oral y faringe (7.603), cuello uterino (7.305), estómago (6.868) e hígado (6.856).

Para todos ellos, se incluye una relación de las actividades de prevención en los niveles primario, secundario y terciario, los factores de riesgo (modificables o no), las posibles vías de diagnóstico y de tratamiento, un plan de salud.

Photo by Olga Kononenko on Unsplash.


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales