El aprendizaje y el desaprendizaje es la nueva normalidad del mercado laboral

La Fundación Ergon presentó ayer su balance de actividades anual en un evento mixto celebrado presencialmente en el Espacio Bertelsmann que también pudo ser seguido por streaming. Explorar el espacio del empleo en el complejo contexto de la revolución digital es el objetivo de este organismo que ha visto refrendado su objetivo fundacional con la irrupción del Covid-19 y su impacto económico y social.

En el marco de su iniciativa Innova Ergon, la fundación ha realizado diversas dinámicas grupales y ha lanzado una encuesta para identificar los principales conceptos que aglutinan el debate sobre el empleo y que, en un primer vistazo, se ven interrelacionados, polarizados y tratados en términos negativos. El mapa conceptual que se deriva de este análisis invita a crear discursos diferentes a partir de los mismos elementos y es ahí donde Ergon se quiere posicionar, “invitando a hacer y a construir nuevos futuros y nuevos escenarios basados en la presencia de nuevas realidades y de nuevas reglas”, explican. El punto de partida que propone son las preguntas que genera esa nube de palabras descriptiva del “estado del arte” del empleo y que se resumen en las siguientes:

  • ¿Cómo podemos abordar y reducir los “gaps” entre éstas y las necesidades y requerimientos de los nuevos puestos de trabajo?
  • ¿Qué modificaciones organizativas y normativas deben de ponerse en marcha para no generar mayores niveles de desigualdad en las condiciones laborales e inclusive permita la reducción de las existentes?
  • ¿Qué medidas son posibles o deben de ponerse en marcha? ¿Son ellas un factor para minimizar el impacto en la pérdida de empleos?
  • ¿Cómo evitar o minimizar el riesgo de que el IMV desincentive el empleo?

En torno a estas preguntas se configuró una de las mesas del evento en la que intervinieron María García, de SmartCulture, como moderadora, Mara Menéndez, del Ministerio de Trabajo; Dionis Guzmán, de ISDI; Xavier Marcet, de Lead to Change, y Álvaro Vázquez, de Securitas Direct.

Resumimos a continuación algunas de sus reflexiones principales que van desde los nuevos valores reputacionales de las compañías hasta los nuevos espacios de aprendizaje que exige el mundo digital:

  • La actual situación ha hecho emerger a la empresa social, que va asociada a un liderazgo más humano, ético y generador de impactos múltiples a largo plazo, y no sólo para el accionista. Y muchas de las empresas que lo han hecho se han dado cuenta del valor reputacional que les da ser socialmente responsable, por lo que lo van a consolidar como parte de su identidad.
  • El Covid nos ha enseñado que la actitud y la agilidad nos impulsan a hacer cosas increíbles. Crear culturas auténticas es el reto posterior a nivel organizacional.
  • Ahora es el momento de modificar los puestos de trabajo con nuevas jobs description, porque el teletrabajo en confinamiento ha acelerado no sólo la transformación de los modelos de trabajo sino también el trabajo en sí.
  • En esa modificación se ha de ver a la tecnología como un potenciador del valor de las personas y de su aportación a la empresa.
  • La orientación a objetivos van a acompañar a las nuevas formas de trabajar y surge la idea del concepto de trabajo frente al de responsabilidad personal frente al trabajo.
  • Durante el confinamiento las personas han aprendido mucho y han disfrutado haciéndolo, demostrando que sí que somos capaces de aprender. Ese es un potencial que hay que aprovechar tanto personal como empresarialmente.
  • Recursos Humanos tiene la oportunidad de crear en las organizaciones centros de desarrollo y aprendizaje desde una perspectiva generosa, esto es, sin pensar en la permanencia del empleado en la compañía.
  • El aprendizaje y el desaprendizaje es la nueva normalidad de la formación y del mercado laboral. Es un círculo virtuoso que nos va a permitir sentirnos cómodos en un estado beta permanente. Y en él la curiosidad es un compañero de viaje necesario. “Para formarse hay que estar sentado, para aprender hay que ponerse de pie”.
  • El desaprendizaje es lo más difícil porque exige voluntad individual, nadie te dice qué desaprender, cuándo ni cómo.
  • Nuestro problema es que queremos la transformación, pero lo que hacemos es la formación.
  • Es urgente que todos los agentes sociales rediseñen el marco para el nuevo modelo de relación laboral, que ya está aquí y que se impondrá mejor o peor dependiendo de ello.

Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales