La corrupción en el sector público aumenta la economía sumergida

 

El modelo de estado y la forma de gobierno de cada país determinan las actuaciones adoptadas para combatir la economía sumergida y así, mientras que la postura liberal defiende una menor presión tributaria, la desregulación y la intervención estatal mínima para frenar la economía sumergida, la estructuralista aboga por una mayor regulación estatal del mercado laboral, más protección social y la eficiencia en la intervención del gobierno. Con este punto de partida el informe Flexibilidad en el Trabajo 2014, realizado por Randstad en colaboración con la Universidad de Sheffield, Regioplan Policy Research y SEO Economic Reseach, pone de manifiesto que varios indicadores, como la corrupción, influyen de manera directa en el volumen de empleo no declarado puesto que éste supone una vía de escape para quienes se enfrentan a la corrupción cuando tratan de desarrollar su actividad profesional en dentro de la legalidad.

La intervención estatal mediante políticas de mercado de trabajo para proteger a los grupos más vulnerables consigue reducir de manera significativa el empleo no declarado. Sin embargo, “Flexibilidad en el Trabajo 2014” concluye que existen otras variables que no afectan a estas tasas. Es el caso de las cargas impositivas o fiscales, que no tienen relación directa con el volumen de economía sumergida, al contrario de lo que afirman los defensores de la postura liberal.

Este mismo informe analiza el estado de la cuestión en diferentes países de la UE y de la OCDE, concluyendo que la economía sumergida y el empleo no declarado en España representan un 18,6% de Producto Interior Bruto (PIB), una cifra que supone más de 190.000 millones de euros para nuestra economía y que, además, duplica las tasas de otros países del entorno como Francia o Reino Unido, ambas por debajo del 10%. En el conjunto de Europa, la economía sumergida derivada del empleo no declarado se sitúa en el 18% y en este dato el mayor peso lo ejercen países como Bulgaria (31% respecto al PIB), Rumanía (28%) o Hungría (28%). En países centroeuropeos, como Luxemburgo, Austria o Países Bajos, estos índices oscilan entre el 7,5% y el 9,1% y en Alemania llega al 13% del PIB.

Más allá de Europa, se han analizado los cinco países con rentas más elevadas de la OCDE: Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda, todos ellos con índices por debajo del 10%, a excepción de Canadá, donde este tipo de actividad alcanza el 10,8%. Estados Unidos es el país con el menor volumen de empleo no declarado, con un 6,6% respecto a su PIB, lo que supone una tercera parte de los datos de España (18,6%).

empleo_sumergido


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales