“Con la caída de la ultraactividad las empresas recuperan capacidad de maniobra”

Maite Sáenz3 junio 20133min

El 8 de Julio esta a la vuelta de la esquina y muchas son las dudas acerca de las nuevas circunstancias de los convenios colectivos. ¿Un convenio colectivo denunciado desaparecerá en un año? ¿Qué hacemos si no existe un convenio de ámbito superior que substituya el que ha caído? ¿Nos quedaremos sin convenio el 8 de julio?

convenio_grDe todo ello se ha hablado durante la II Jornada Evolución y Análisis de los Principales Aspectos y Consecuencias de la Reforma Laboral, organizada por Aedipe Centro. En ella, han participado despachos como AbdónPedrajas&Molero, Sagardoy Garrigues, KPMG, Cuatrecasas.

La ley dice que los convenios denunciados al cabo de un año pierden vigencia y en el caso de que la negociación no haya sido concluyente se aplicará el convenio colectivo de ámbito superior. Estos cambios quieren destruir la petrificación que se ha producido en el sistema de negociación tras años sin posibilidad de cambio en los convenios.

«Esta petrificación resulta en un modelo insano para la negociación colectiva -señala Carlos Molero-. El empresario se veía ante el dilema de mejorar las condiciones o mantener las mismas sin posibilidad de cambio».

Los convenios, una vez finalizado el tiempo, perderán vigencia a no ser que las dos partes consigan llegar a un acuerdo. Este cambio afecta sobre todo a las negociaciones que se encuentren enquistadas, sin tener efecto sobre las negociaciones que vayan por buen camino.

Pero, ¿qué hacemos si no hay convenio de ámbito superior una vez terminado el periodo?

Las opiniones más catastrófistas dicen que los convenios quedarían reducidos a las condiciones mínimas. Algo poco probable ya que siempre se intenta buscar lo mejor para ambas partes, y ciertamente, las condiciones mínimas resultan demasiado limitadas.

Otros creen que se producirá una contractualización de las condiciones laborales una vez terminado el plazo para la negociación del convenio demandado.

También hay quien piensa, y es la situación más sensata según Carlos Molero, que se actuará con prudencia. Se producirán cambios en las condiciones laborales pero se mantendrán puntos que actualmente se consideran básicos, como el plan de pensiones e igualdad, ya que nadie quiere retroceder en una negociación de condiciones laborales. Esto serviría para acabar con condiciones desfasadas que actualmente pierden algo de sentido.

No obstante, los empresarios podrán modificar estás condiciones tanto en viejos contratos como en los contratos de nueva ejecución. Se espera que el empresario mantenga más o menos igual los contratos antiguos puliendo algunas cuestiones que resulten anticuadas.«Habrá condiciones de más difícil modificación, por ejemplo, los salarios. Creemos que los tribunales van ha interferir en mayor medida en estos casos» finaliza Molero.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales