Cinco aspectos positivos que nos deja 2020

Nadie duda de que este 2020 que termina esta semana ha sido un año que recordaremos todos para siempre. Los cambios estructurales y sociales que ha producido han sido muchos, y, en la mayoría de los casos, negativos.

Pese a todo y siendo conscientes de lo difícil que será para algunas personas sacar algún aspecto positivo de este año, IMF Institución Académica ha querido rescatar algunos aspectos positivos que, tanto la propia pandemia como el periodo de confinamiento, nos han dejado para sacar el lado más optimista a este 2020 tan diferente a los anteriores.

1. Hemos pasado más tiempo en familia. Sin duda, este es el mejor regalo que nos ha hecho la COVID-19. La prohibición de salir de nuestras casas excepto para lo esencial durante casi cuatro meses obligó a las familias a pasar tiempo juntas. Debido a la vorágine diaria, muchos y muchas no podían pasar tiempo de calidad con sus hijos o en pareja, y, gracias al confinamiento, esto ha sido posible. Aunque no ha sido una tarea tan sencilla. La necesidad de compaginar el teletrabajo con el cuidado de los hijos, las clases online, la organización de la vivienda… ha sido complicado para la gran mayoría de los hogares. Sin olvidar a aquellas personas que vivían solas y que durante el confinamiento únicamente podían hablar con sus familiares a través de videoconferencias. A pesar de todo, hemos tenido más tiempo para dedicarles.

2. Hemos hecho un mayor reconocimiento a la labor sanitaria. Otro de los grandes aprendizajes de 2020 ha sido reconocer, aún más si cabía, la calidad humana y asistencial del personal sanitario que tenemos en nuestro país. Ellos han sido uno de los colectivos que más han luchado en esta pandemia, y todo el país se volcaba a diario a ese reconocimiento en forma de aplausos en balcones y ventanas para agradecer de manera simbólica la gran labor que estaban realizando. Sin embargo, la pandemia ha puesto en valor las carencias del sistema sanitario español. España destinó en 2018 el 5,9% de su PIB a la Sanidad Pública, cuando la media europea es de 7,5%, por lo que la COVID-19 nos ha enseñado lo necesario que es la inversión en sanidad pública, en ciencia e investigación, algunos de los principales pilares del Estado de Bienestar.

3. Hemos producido menor contaminación. Si hay algo que produjo el confinamiento y el parón casi total de la actividad durante varios meses fue el descenso notable de los niveles de contaminación. Un estudio de la Universitat Politécnica de Valencia asegura que, de forma general, el dióxido de nitrógeno, uno de los elementos responsables de la contaminación en el aire, bajó una media de 53% en toda España. A nivel mundial, la NASA afirmó para la revista Nature Sustainability que el planeta era mucho más verde que hace 20 años. Los canales de Venecia mostraban sus aguas cristalinas, algo que llevaba sin verse décadas. Peces, cisnes y delfines nadaban libremente en el agua cristalina de mares, ríos y lagos. El Himalaya podía verse a 200km de distancia, un hecho imposible antes del confinamiento. Los animales campaban libremente por las calles de las ciudades españolas y de medio mundo debido a la falta de actividad. Y un sinfín de anécdotas más que, sin duda, permanecerán en nuestro recuerdo.

4. Hemos sido más solidarios y nos hemos apoyado más en los otros. El Fondo Monetario Internacional estima que cerca de 1 millón de empleos han sido destruidos por la pandemia en nuestro país, por lo que muchas familias se han visto sumidas en una importante situación de pobreza. Tanto es así que la Federación Española de Bancos de Alimentos denunciaba recientemente un crecimiento del 40% de la demanda de esta ayuda. Frente a ello, empresas de todo tamaño, asociaciones, familias y particulares se han volcado en ayudar a los demás con todo tipo de gestos y de acciones solidarias que han permitido paliar, en cierta manera, la preocupante necesidad de muchos hogares. Una manera de demostrar que, en las peores situaciones, surgen los mejores actos de generosidad.

5. Y hemos conocido qué es eso del teletrabajo. Aunque ya existía en nuestro país, el teletrabajo ha pasado de un 5% a comienzos de marzo a un 34% durante la pandemia, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y, con este trabajo a distancia, ha llegado también un aumento de la productividad de los empleados, entre un 5 y un 20%, como apunta el INE según datos del Instituto Nacional de Estadística. Este 2020 esta modalidad de trabajo ha venido para quedarse, tanto es así que el Consejo de Ministros aprobó en noviembre la Ley del Teletrabajo para regular las condiciones laborales. Según palabras de Carlos Martínez, Presidente de IMF Institución Académica, «desde IMF, animamos a Gobierno, empresarios, sindicatos y empleados a convertir esta ley en un referente mundial y a que ayude a nuestro tejido empresarial a mejorar las cifras de negocio en un momento tan delicado para nuestra ya de por sí maltrecha economía».

IMF Institución Académica anima a todo el mundo a buscar aquellos momentos positivos de un año tan difícil como el 2020. Somos conscientes de todo lo malo que hemos vivido, pero convencidos de que seguro que tenemos recuerdos positivos de este año marcado por una pandemia mundial.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales