Becarios y redes sociales, una fuente de información para los ciberdelincuentes

Expertos de IBM alertan de que el uso de las redes sociales en el ámbito laboral, especialmente entre los empleados más jóvenes, puede generar brechas de seguridad en las compañías Instagram y Youtube, las dos plataformas más utilizados por los ciberdelincuentes para obtener información sensible de las organizaciones.

 

La incorporación de becarios es una práctica habitual en muchas empresas, especialmente en verano, ya que es una gran opción para ganar experiencia y dar los primeros pasos en el mundo laboral. No obstante, el uso de las redes sociales que hacen algunos de los empleados más jóvenes puede suponer un riesgo en la seguridad de la empresa. Así lo afirma el equipo X-Force Red de IBM, que durante su actividad como “hackers buenos” ha detectado que una gran parte de la información sensible que pueden obtener de una compañía proviene de las redes sociales.

También añaden que un 75% de esta información sensible de la compañía la obtienen a través de empleados recién contratados o becarios. Las generaciones más jóvenes que entran al mundo laboral, ya sea como becarios o como nuevos empleados, han crecido con las redes sociales y suelen compartir su día a día en canales como Instagram o Youtube. Los profesionales de X-Force Red de IBM advierten de que pequeños detalles que aparecen brevemente en un vídeo o en el fondo de un selfie pueden llegar a ser muy reveladores. Un post-it con anotaciones, una acreditación de un empleado, o una pantalla de ordenador encendida puede dar información muy útil a ciberdelincuentes que quieren comprometer la seguridad de una organización.

El origen de esta situación no reside únicamente en la tendencia de las generaciones más jóvenes a compartirlo todo en sus redes sociales; otro factor importante es la falta de programas de concienciación sobre la seguridad en las empresas, especialmente entre los becarios y empleados recién contratados. Contar con un programa de concienciación en seguridad en el que se hable de temas como la gestión de las credenciales de acceso y seguridad, o el correcto uso de las redes sociales, debería ser un punto básico para la empresa, especialmente entre los empleados más jóvenes.

También la propia compañía, a través de sus canales sociales, puede estar facilitando información sensible que puede ser aprovechada maliciosamente. Dos de las redes sociales más utilizadas por los ciberdelincuentes para obtener información sensible de las compañías son Instagram y Youtube y en la primera, por ejemplo, una foto inocente de un empleado que muestre una taza de café encima de su escritorio puede facilitar información como la disposición de la oficina, los programas en el escritorio del ordenador, un calendario de reuniones, o detalles de los sistemas de seguridad.

También el contenido de Youtube y otras plataformas de vídeo como Vimeo puede dar muchas pistas a los ciberdelincuentes. Según los expertos de IBM, un vídeo grabado en una oficina puede llegar a facilitar información sensible como por ejemplo:

  • Formato y ubicación de la acreditación de entrada.
  • Sistemas operativos.
  • Post-it con contraseñas, calendarios, e información sensible.
  • Números de teléfono.
  • Ubicación de llaves físicas.
  • Antivirus usado por la compañía.
  • Ubicación de las cámaras de seguridad.
  • Máquinas de vending.
  • Código de vestimenta de los empleados.
  • Estructura del aparcamiento y disposición de las instalaciones.
  • Áreas comunes de los empleados.
  • Puntos ciegos.
Consejos para minimizar el riesgo

La facilidad con la que algunos usuarios comparten información en sus redes sociales, también en su entorno de trabajo, las convierten en un recurso ideal para que los ciberdelincuentes puedan poner en jaque la seguridad de una organización. No obstante, los expertos de IBM ofrecen algunos consejos para poder gestionar esta situación:

  • Hacer que todos los empleados, especialmente los recién contratados y los becarios, participen en un curso sobre seguridad en el que se haga hincapié en los riesgos que pueden entrañar las publicaciones en redes sociales aparentemente más inocentes.
  • Repensar la estrategia en redes sociales de la compañía.
  • Revisar las directrices más importantes, especialmente aquellas relacionadas con la gestión de los riesgos de seguridad, y hacer que todos los empleados las conozcan y apliquen.
  • Formar a los equipos que gestionan las redes sociales de la empresa y a los directores de personas, especialmente aquellos encargados de coordinar la llegada de nuevos empleados y becarios.
  • Establecer un espacio específico para fotografías que sea seguro, libre de información sensible.
  • Revisar las fechas señaladas. Hay una serie de momentos determinados (eventos internos, celebraciones en equipo, visitas especiales, primera semana de inicio de las prácticas de un becario…) en los que puede ser más frecuente que se publique información delicada en redes sociales. El equipo responsable tiene que estar especialmente alerta durante estos momentos del año para detectar y mitigar el contenido conflictivo antes de que lo pueda aprovechar un posible ciberdelincuente.
  • Contratar a un hacker. Los hackers pueden ayudar a las compañías a evaluar y replantear sus sistemas de seguridad ya que utilizan las mismas herramientas y técnicas que las que usan los ciberdelincuentes que pueden atacar a la compañía. Por ello, sus conocimientos pueden ser de gran ayuda para mejorar la seguridad de la organización a todos los niveles y estar a la vanguardia de las amenazas emergentes.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.