Innovación: Mucho potencial, poca realidad

 

La innovación es la base de la evolución y ahora ésta ha de ser rápida, tanto como los cambios en los que nos vemos inmersos. José Ramón Magarzo, Presidente Ejecutivo de Altran Iberia, ha participado en la presentación del Índice Altran de Innovación 2013 recordando que «la competitividad está directamente ligada a la generación de conocimiento científico» y que la necesidad de incrementar nuestro potencial en aquélla nos obliga a dedicar mayores y mejores esfuerzos y recursos al I+D+i.

Los datos del informe nos dan una de cal y otra de arena. Así, si bien España sigue por encima de la media de la UE en valor de innovación según el Índice Altran, con un incremento mínimo con respecto a 2012 del 0,3% (mantenemos un valor de 0,52 frente a la media del 0,48), desciende un puesto en el ranking general al haber sido adelantada por Reino Unido, pasando del puesto 11 al 12. Suecia lidera el ránking europeo (1) y le siguen Finlandia (0,97) Dinamarca (0,81) e Islandia (0,75). Un vistazo al mapa de la capacidad de innovación en Europa muestra una menor capacidad de innovación tanto en los países periféricos del sur de Europa, exceptuando a España, como en los países del Este, mientras que las economías de capacidad media se encuentran principalmente en Europa Central, Noruega, Irlanda, Reino Unido, Estonia o España.

indice_altran_2013_int1

España debería establecer un compromiso firme y bien definido para cumplir los objetivos fijados por la Unión Europea para el 2020 para lograr un 3% de inversión en I+D como porcentaje del PIB. De no ser así, se enfrenta una posible pérdida de capacidad de innovación que lastrará su competitividad y retrasará su recuperación.

Además, por primera vez en la historia de este índice, la inversión en I+D como % del PIB disminuye, concretamente un 4,3%, hasta situarse en el 1,33%, indicador en el que se dista mucho de la media de UE (2%). España se sitúa así en la posición 16, manteniendo una posición baja y perdiendo valor desde el 1,39% que logró en 2012 en un momento en que esta inversión es clave para la mejora de la competitividad. El cruce de datos entre el potencial innovador y el % de inversión sobre el PIB da como resultado para nuestro país un potencial de innovación medio, que se debería traducir a corto plazo en una mejora de la inversión en I+D, especialmente desde el sector privado. Los países a la derecha de la recta de regresión (gráfico adjunto) muestran valores de Inversión en I+D superiores a lo que les correspondería según su capacidad innovadora, y los países situados a la izquierda de la recta de regresión poseen un determinado potencial de mejora de su cifra Inversión en I+D, dada su capacidad innovadora.

 

RELACIÓN ENTRE EL ÍNDICE ALTRAN 2013 Y LA INVERSIÓN EN I+D

indice_altran_2013
ESPAÑA EN LOS COMPONENTES DEL ÍNDICE ALTRAN

España obtiene valores iguales o superiores al grupo de capacidad media para tres indicadores: el porcentaje de población activa con estudios superiores, el empleo en servicios de alta tecnología y las empresas con banda ancha. En el indicador de investigadores en sector empresa, nuestra posición se sitúa entre el grupo de capacidad media y el grupo de capacidad baja.

– Educación superior: La población activa con educación superior (32%) continua situándose al nivel de la media del grupo de capacidad media (31%) y supera a la media de la UE (27%). En España (puesto 12), este componente crece en términos absolutos en 2013 un 2,9% (más de 200.000 personas) frente al 3,8% que creció en 2012, lo que eleva el total de población activa con educación superior casi 7,3 millones de personas. Si se aprovecha este potencial de mano de obra cualificada con un modelo productivo innovador se podrían paliar significativamente los efectos de la crisis y el desempleo.

– Empleo en servicios de alta tecnología como porcentaje del empleo total: España recupera en 2013 los niveles de 2011, con un 2,90% de empleados en este sector, a pesar del incremento del desempleo en otros sectores de servicios o de construcción, siendo, además, un nivel superior al de la media de la UE. Se produce un incremento de 29.000 empleados en el sector de servicios de alta tecnología, pasando de 487.000 a 516.000 en sólo un año.

– Investigadores en el sector empresa: Presentan una ligera disminución de 463 investigadores (-1%). En el medio plazo el sector empresarial tendría que generar proyectos de innovación e I+D para incorporar a 20.000 investigadores (80.000 a largo plazo). Actualmente, sólo uno de cada tres investigadores españoles trabaja en empresas privadas, mientras que en Suecia, EE.UU, Japón o Corea ese porcentaje se aproxima o su¬pera los dos tercios. Para que España mejore su capacidad de innovación y su competitividad internacional es necesario lograr un mayor peso del sector privado en la realización de I+D, pasando del 34,5% actual a más del 60% en el futuro próximo.

– Disponibilidad de banda ancha en las empresas: El liderazgo en adopción de la banda ancha empresarial aún no se ha traducido en una ventaja competitiva en España. Con un 96% de las empresas españolas conectadas a Internet mediante conexiones de alta velocidad queda escaso margen de mejora en este componente. A su vez, los demás países están mejorando su situación. El gran despliegue de banda ancha en España se podría traducir en un mayor uso de innovación en TIC y comercio electrónico, lo que rentabilizaría la inversión realizada por las empresas españolas y aumentaría su competitividad.

La escasa participación de las empresas privadas en el sistema de innovación e I+D del país continúa siendo el talón de Aquiles del sistema español de ciencia y tecnología (se redujo un 7% en el último año, pasando del 0,72% al 0,67% del PIB) en el momento en que más necesarios son este tipo de inversiones.

 Pincha aquí para descargar el informe completo.

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales