Los efectos del cambio climático en la seguridad laboral

Maite Sáenz12 agosto 20218min

Durante los últimos años ya se ha venido presenciando un aumento de fenómenos meteorológicos extremos, como cambios de temperatura muy bruscos o fuertes borrascas, sin embargo estas lluvias se suman a los cambios que estamos ya sintiendo en este año 2021. El pasado mes de enero, Filomena nos dejó la gran nevada que paralizó como nunca a la capital de España. Este mes de junio países de Norteamérica han tenido que soportar temperaturas elevadas y Rusia, país euroasiático que también se encuentra dentro de las naciones que registran temperaturas más bajas a nivel internacional, ha sufrido en tan solo tres semanas dos olas de calor, registrando este mes de junio como uno de los más calurosos en más de cien años.

 

Este verano Alemania, Bélgica, Países Bajos y más recientemente Austria han sido los cuatro países más afectados por las fuertes lluvias que han desbordado ríos de las zonas. Los datos más preocupantes son los miles de desaparecidos que las riadas han dejado, así como los cientos de muertos registrados.

 

Los impactos del cambio climático son más que perceptibles y los estamos sintiendo en nuestra sociedad y cada vez serán mayores, según los estudios realizados por los  científicos y los expertos. Tenemos que ser conocedores que sin duda, estos cambios no solo van a agravar los riesgos laborales ya existentes, sino que también van a emerger nuevos riesgos. En el 2035 entraremos en un punto sin retorno en el caso que no se adopten cambios políticos y económicos frenando el cambio climático. Los datos que nos aportan es que de cara a finales del siglo la temperatura de la tierra se prevé que puede llegar a aumentar 2ºC más y si con 1ºC ya estamos teniendo consecuencias ¿nos podemos imaginar cómo sería nuestro planeta?

 

El cambio climático, origen de más y más graves riesgos laborales

Las previsiones sobre el clima apuntan hacia un aumento en la frecuencia y la intensidad de los episodios climáticos extremos, y una de las consecuencias de esta tendencia es la pérdida de puestos de trabajo y productividad. El aumento en las temperaturas mundiales causadas por el cambio climático convertirá el «estrés térmico» en un fenómeno habitual. El calor excesivo en el trabajo crea riesgos profesionales para la salud; restringe las funciones y las capacidades físicas del trabajador, así como su capacidad y productividad laboral

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ya nos advierte que el cambio climático aumentara el estrés térmico, es decir la carga de calor que se recibe y acumula en el cuerpo humano como consecuencia de las condiciones ambientales. Y el incremento del estrés térmico tendrá repercusiones adversas en la productividad y provocara pérdidas económicas y de empleo. Nos proyecta un total mundial de 70 millones de empleos perdidos en 2030 a causa del retroceso de la productividad debida al estrés térmico.

Los trabajadores agrícolas y de construcción, según lo que prevé la OIT, en el 2030 registraran el 60% y el 19% respectivamente del total de las horas perdidas debido al estrés por altas temperaturas. Si la temperatura no cesa de aumentar algunas zonas agrícolas dejaran de ser productivas y muchos trabajadores se verán desplazados a otros sectores.

En la actualidad nos encontramos a muchos trabajadores, técnicos de prevención y empresas que consideran todavía que la exposición al calor ambiental es un “peligro natural” situado fuera de la prevención de riesgos laborales. Vemos que los picos de calor tienden a ser vistos como eventos anecdóticos, frente a los que los individuos deben “adaptarse”. Este es un enfoque erróneo que da pie a una barrera de actitud que a día de hoy está muy arraigada. La evidencia, por el contrario, muestra que debido al cambio climático, los episodios de altas temperaturas son eventos muy previsibles, que se repiten cada año y que afectan a las condiciones de trabajo.

 

Las condiciones ambientales, obligatorias en los planes de prevención

Las empresas en la que las condiciones ambientales externas puedan afectar al bienestar, la salud y/o la seguridad de sus trabajadores deberán contemplar este riesgo en la evaluación de riesgos desarrollar un procedimiento que se active si fuera necesario, así como pautas de seguridad y prevención. Las medidas que se desarrollen para proteger a trabajadores, se deberán incluir en la gestión de prevención de riesgos laborales de la empresa.

Es por todo ello que identificar y afrontar estos riesgos en relación al cambio climático es uno de los retos actuales de los técnicos de prevención, ya que estos aspectos pueden afectar de manera importante a los trabajadores, especialmente a aquellos que realizan todas o parte de sus tareas al aire libre como son sectores de logística, transporte, construcción, agricultura, turismo y ocio etc…  Pero no nos podemos olvidar de los trabajan en el interior de fábricas y talleres corren riesgos también si los niveles de temperatura no se regulan adecuadamente

Las empresas deben tener planes de contingencia, no solo para que los trabajadores puedan trabajar, sino para proteger sus instalaciones. Todo ello no solo repercute en la salud de los trabajadores, sino en su capacidad de trabajo.

Un plan de acción que pueda ser activado durante los episodios de calor, nos tenemos que anticipar, prevenir. es decir hacer prevención con este riesgo con medidas técnicas, organizativas y de formación, para mandos-trabajadores, sobre las medidas adoptadas en la empresa y la activación de los primeros auxilios y la atención sanitaria, aspectos muchas veces fundamentales para salvar vidas.

Los gobiernos, empresas y trabajadores somos los principales impulsores del cambio en la adaptación al aumento de temperaturas. Ya tenemos aprobada la primera Ley de cambio climático en España y transición energética, tal vez tardía, pero que supone unos objetivos en 2030 sobre las emisiones del efecto invernadero, y en este mes de julio, el Gobierno ha presentado el primer plan de la Inspección de Trabajo para combatir los riesgos de los golpes de calor y tramitar las multas correspondientes a quien no cumpliera.

Solo desde un planteamiento positivo y abierto puede darse respuestas eficaces al problema del calentamiento global. La colaboración de todas las partes, administración, empresas, organizaciones sociales y ciudadanía es indispensable para que todos salgamos ganando y avancemos en las búsquedas de soluciones tanto desde el punto de vista de la mitigación como desde el ámbito de la adaptación de las causas y efectos del cambio climático.

Beatriz Lozano Tudanca, consultora de Prevención del Departamento de Prevención y Desarrollo de la Cultura de la Salud de Fraternidad-Muprespa (Dirección Provincial de Burgos).


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales