El salario emocional, clave en la retención del talento

Redacción16 noviembre 20214min

La alerta sanitaria global provocada por el coronavirus ha supuesto un gran cambio en lo que conocíamos hasta ahora como organización empresarial. A raíz de ella, los empleados valoran cada vez más que su puesto de trabajo permita la conciliación entre la vida laboral y personal.

Las empresas han encontrado una de las herramientas más sólidas para atraer y retener el talento humano: el llamado salario emocional.

Todas las personas llevamos una carga que toma muchas formas. Encontraremos personas con mochilas pesadas, otras más livianas e incluso algunas casi vacías. Son las coyunturas personales, la tristeza, los enfados, los miedos, el aprendizaje, la felicidad, la ilusión… Si la empresa trata de conocer y empatizar con las realidades de sus empleados, hará que su viaje sea más ligero, desarrollando un sentimiento de pertenencia al “hogar” al que debe aspirar toda organización.

Por ejemplo, en algún momento de nuestras vidas podría ser necesario tener que cuidar de aquellos que cuidaron de nosotros. Es un hecho que la actividad profesional nos demanda unos horarios que a menudo dificultan que podamos atender a nuestros mayores cómo se merecen. Esto nos obliga a delegar en terceros y empresas o, en el peor de los casos, a realizar esfuerzos titánicos que nos minaran a medio-largo plazo.

El teletrabajo y la flexibilidad horaria han permitido suavizar estos escenarios, pero todavía hay mucho margen de actuación. Así, desde la perspectiva del legislador, quizá se podría habilitar la aplicación de la retribución flexible también para este tipo de situaciones, en una modalidad similar a que se utiliza para las guarderías, de manera que el coste de residencias o personal de cuidados pudiera englobarse dentro de esta área.

Adicionalmente, la empresa podría acordar con el trabajador acciones que mitiguen esta situación personal como, por ejemplo, reducir horarios sin impactos salariales significativos o flexibilizar al máximo el uso de las vacaciones, entre otras.

Analizando todo ello, las empresas han encontrado una de las herramientas más sólidas para atraer y retener el talento humano: el llamado salario emocional.

El salario emocional son todas aquellas formas – sin carácter económico- de compensar a un trabajador, dirigidas a mejorar su bienestar y calidad de vida: el reconocimiento personal, el teletrabajo, la flexibilidad horaria, los programas de formación, la participación en proyectos tecnológicos de última generación o los planes de desarrollo, son algunas de ellas.

Este mecanismo de retribución, que se traduce directamente en motivación, fidelidad y compromiso, y le concede a la empresa importantes beneficios al reducir la rotación y mejorar la implicación de sus empleados, puede resultar, además, un elemento de gran ayuda para reducir el absentismo laboral.

Y es que contar con profesionales competentes, formados y felices, que son capaces de lograr resultados positivos e, incluso, sobresalientes en la organización, resulta fundamental para alcanzar el éxito empresarial.

Paula Oliva,

responsable de Gestión Interna en Blue Telecom Consulting


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales