El auge de las promociones internas

Genoveva Capdet, Socia Directora de Montaner & Asociados en Navarra.

Una de las claves del entorno profesional, tanto para empleados como empleadores son las promociones internas. Los primeros, porque ven en ellas un reto y una palanca de futuro para su desarrollo profesional y los segundos porque les permite desarrollar mecanismos de atracción para las incorporaciones al tiempo que ven aumentada la fidelización y el sentimiento de pertenencia de sus trabajadores. En este contexto, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la posibilidad de promoción interna transforma las vías que utilizan las empresas para reclutar y preservar a sus trabajadores.

Genoveva Capdet

Para referirnos a las últimas tendencias en materia de contratación y promociones internas debemos contextualizar en el escenario que trajo consigo la crisis económica del pasado decenio. Con ella, se extrapoló al mundo empresarial la cultura del low cost que previamente se había expandido en el día a día de la sociedad y, desde entonces, las compañías empezaron a contratar más por menos. Esto implicó la disminución de recursos dedicados tanto a empresas de selección externas como a los propios profesionales. Pero como contrapartida, y en beneficio de todos, la coyuntura económica implicó una nueva apuesta por el reclutamiento interno y la promoción interna de las compañías.

2014 fue el primer ejercicio en el que repuntó, claramente al alza, el reclutamiento interno y en el que las empresas empezaron a cubrir sus puestos vacantes con los mejores profesionales de la casa; período que coincidió con un retroceso en la contratación en el que sólo un 27% de las empresas del país optó por ampliar su plantilla.

El hecho de ofrecer a los actuales trabajadores la opción de ascender dentro de la empresa reporta importantes beneficios tanto para la compañía como para los profesionales, más allá de la coyuntura económica de cada tiempo. ¿Pero cuáles son realmente estos beneficios? Muchos. El primero, una mayor motivación de la plantilla en tanto que los trabajadores ven como sus esfuerzos obtienen recompensa. También supone un incremento de la productividad como consecuencia de una mayor satisfacción laboral y un aumento de la probabilidad de éxito ya que la promoción interna permite a la dirección aumentar la responsabilidad en un profesional en el que ya confía (tras un período previo de relación contractual) por lo que es menos habitual que surjan sorpresas o decepciones respecto al candidato. Hay que recalcar, además, que las promociones internas fomentan una mejor adaptación a la cultura organizacional, la reducción de la rotación de personal y la disminución de costes. En este sentido, el éxito de los procesos de promoción interna pasa por una profesionalización cada vez mayor de los equipos de personas y una evolución hacia un seguimiento más individualizado de cada uno de los trabajadores que permita ofrecerles un itinerario de crecimiento dentro de la organización.

¿Pero ha de ser la promoción interna un imperativo a nivel empresarial? Depende del criterio organizativo y la estrategia de cada entidad. Hay que tener en cuenta factores importantes que no están exentos de inconvenientes. Hablamos de la limitación de las candidaturas puesto que con las promociones internas cerramos la posibilidad de atraer talento exterior y también de la cobertura del puesto desocupado ya que, al ascender el empleado al nuevo puesto, la empresa se ve en necesidad de cubrir el cargo que éste ocupaba con antelación dando paso a una cadena de vacantes que puede ralentizar el proceso.

Con todo, las tendencias en promociones internas siguen estando al orden del día dentro del conglomerado empresarial estatal y resultan beneficiosas para todos los actores implicados en el desarrollo de la actividad laboral. No obstante, conviene que cada cuál diseñe y ejecute un plan específico en dicha materia para lograr establecer mecanismos de actuación que fomenten tanto las promociones internas, tomando como punto de partida las entrevistas de desarrollo o evaluaciones de desempeño, así como la captación de talento exterior.

Gran parte del porvenir de una empresa lo marca el equipo que acompaña a la entidad en sus propósitos de presente y futuro. Por ello, es de vital importancia que los departamentos de recursos humanos, los partners externos y los responsables de las empresas muestren la capacidad de atraer, retener y promocionar a sus mejores profesionales sin necesidad de renunciar a las oportunidades que ofrece el mercado.

Genoveva Capdet, Socia Directora de Montaner & Asociados en Navarra.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales