¿Cómo funciona mejor la comunicación interna?

La comunicación nace de una necesidad humana por compartir experiencias con los demás. La comunicación es una habilidad inherente al ser humano, necesaria e imprescindible. En las empresas, la comunicación es un elemento intangible que marca una de las diferencias fundamentales de las organizaciones de éxito.

La comunicación sosiega la incertidumbre que provoca el desconocimiento de una situación. Los rumores son graves enfermedades dentro de la organización, por otro lado, muy fáciles de sanar. Cuando una persona no posee la información clara sobre una situación que le afecta, su cerebro elucubra, proyecta, se inventa lo que no conoce. El antídoto es muy simple: comunicar con claridad.

La necesidad de confinamiento, debida al COVID-19, ha cambiado de raíz y de repente los hábitos de las personas. Y muchos de estos hábitos van a permanecer durante la nueva normalidad y hacia el futuro. Aspectos como el teletrabajo, la conciliación o la asistencia a reuniones virtuales han llegado de forma abrupta para quedarse entre nosotros. Y las empresas tienen la responsabilidad de atender a todas estas necesidades de su organización del trabajo y de sus colaboradores.

 

BASES DE LA CI EN LA NUEVA REALIDAD

 

  1. En primer lugar, se debe tener en cuenta que en una empresa conviven ya diferentes generaciones que utilizan diferentes canales de comunicación. Aquellas empresas que se adapten con facilidad a la multicanalidad, tendrán mejores posibilidades de comunicarse con sus colaboradores. Herramientas como WhatsApp, Yammer, Slack, Teams o Zoom se han erigido como aliados tecnológicos para que la empresa se comunique adecuadamente con los equipos.
  2. Una vez elegidos los canales de comunicación, los mensajes deben ser frescos, concisos y transparentes, motivando la confianza de los colaboradores en la organización. De toda la información que se genera en una empresa, hay poca que sea confidencial a nivel interno. Por ello, cuanta más naturalidad y transparencia exista en la comunicación interna, mejores modelos de relación se generarán entre los responsables y los equipos y entre las personas en general. En muchas ocasiones, las direcciones de las empresas se empeñan en ocultar datos que acabarán siendo conocidos por todos. Y esa ocultación de datos sólo provocará malestar, incertidumbre y desconfianza entre los colaboradores de la organización. La transparencia en la comunicación es una realidad necesaria para que los colaboradores no pierdan el tiempo en corros de pasillo y se centren en lo verdaderamente importante: su eficiencia profesional y el desarrollo de su talento.
  3. Comunicar la misma información a todo el mundo es otra clave fundamental para una buena comunicación interna. Pueden existir varios canales, pero la información importante y que afecta a las personas debe darse a la vez y con un único mensaje. Hacerlo así evitará que se interprete de diferentes maneras.

 

La información pública y accesible a todo el mundo es la mejor forma de que las personas se sientan parte de un proyecto conjunto.

 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE LA BUENA COMUNICACIÓN INTERNA?

 

  • Para los colaboradores: Se incrementará el nivel de seguridad y confianza en su empresa porque sentirán que la información es clara y transparente. Además, mejorará su eficiencia en el desempeño de su puesto de trabajo, puesto que no perderán tiempo indagando si una información es cierta o falsa o si lo que ha escuchado por los pasillos o de casualidad tendrán efecto sobre su puesto de trabajo. Y esa tranquilidad de estar recibiendo la información conveniente aportará un mayor bienestar personal dentro de la organización.
  • Para la empresa: La buena comunicación interna incrementará el compromiso del colaborador con la organización porque se sentirá respetado y tenido en cuenta. Los colaboradores tranquilos están más motivados a la hora de realizar su trabajo y esto repercutirá en un aumento de la rentabilidad de la empresa. Y todo ello, en conjunto, generará un mayor bienestar organizacional.

En general se observará una mejora del clima laboral, aportando salud y bienestar a la organización y haciendo disminuir el conflicto a través de comunicaciones concisas y transparentes.

 

TELETRABAJO Y CONCILIACIÓN

 

La pandemia del Coronavirus ha paralizado el mundo durante un par de meses. Muchísimas personas se han ido, de repente, a sus casas a trabajar en la distancia para protegerse y proteger a los suyos. El teletrabajo, que hubiera tardado una década más en implantarse, se ha colado en el mundo profesional a toda velocidad. Y ha venido para quedarse… Es cierto que no todos los puestos pueden realizar teletrabajo. Las plantas de producción, la logística, el transporte, la agricultura, etc. no se puede desempeñar en un formato a distancia, pero muchos otros trabajo sí, y esta nueva visión ayuda -o debería hacerlo- a la conciliación. El contacto físico es imprescindible para el ser humano y enriquece las relaciones. Por lo que no se verá el teletrabajo expandido al 100%. Pero sí servirá para poder conciliar mejor la vida personal y profesional, sobre todo ahora que los más pequeños no se pueden quedar con los más mayores, al ser estos personas de riesgo.

Por todo ello, las empresas deben concienciarse de que van a tener que realizar esfuerzos de flexibilidad con sus equipos. En algunos casos se implantará parcialmente el teletrabajo y en otros habrá que plantearse cambios de turnos o reducciones de jornadas. Todo ello para facilitar la salud y el bienestar de los colaboradores. Y en este entorno de flexibilidad y conciliación el papel que la comunicación interna juega está ligado a la claridad con que se hagan las cosas. Las direcciones de las empresas deben reflexionar sobre las posibilidades que pueden ofrecer a sus colaboradores y establecer un protocolo que esté accesible para todos los colaboradores de la organización, de tal forma que todos conozcan a qué posibilidades se pueden acoger en caso de ser necesario.

 

CONCLUSIÓN

 

La comunicación facilita la relación entre las personas, mejora los modelos de relación en una organización y libera a las personas de incertidumbres y a la empresa del ruido innecesario que generan los rumores. Las direcciones de las empresas deben desarrollar su parte social y ser empíricas con las necesidades de sus colaboradores, flexibilizando horarios y procesos en la medida de sus posibilidades.

Carolina Hernández, CEO de Identidad Organizacional y Manager EFR de Bornay.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales