¿Cómo tributa en España el teletrabajo en el extranjero?

Businessman father with laptop
Actualmente, en plena era digital, empieza a ser frecuente que un trabajador, aunque preste servicios para una empresa situada en España, físicamente se encuentre en un país extranjero. Aquí es cuando surgen las dudas en materia de fiscalidad: ¿qué implicaciones fiscales tiene el teletrabajo tanto para la empresa como para el empleado? ¿Cuál es el régimen fiscal aplicable a las retribuciones percibidas en el extranjero?

Para abordar este tema, es interesante analizar la respuesta que dio la Dirección General de Tributos (DGT) a la consulta de fecha 30 de mayo de 2014 planteada por un trabajador que, aunque prestaba servicios para una empresa española ubicada en España, en el mes de septiembre de 2013 empezó a realizar teletrabajo en los Emiratos Árabes Unidos, desde un domicilio privado. La empresa para la que trabajaba no tenía ningún vínculo comercial o comercial con este país extranjero.

En este caso, hay que plantearse estas cuestiones:

1) ¿Cuál es la residencia fiscal del teletrabajador?
2) ¿Qué régimen fiscal se le aplica en el periodo impositivo de 2013? ¿Y en los posteriores?
3) ¿Cómo deben considerarse las rentas del trabajo derivadas de realizar teletrabajo desde los Emiratos Árabes?

Iremos, una por una, resolviendo estas dudas que se plantean para la fiscalidad del teletrabajo en el extranjero.

Residencia fiscal del teletrabajador

En primer lugar, hay que determinar si, conforme a la normativa española, el trabajador es residente fiscal en España.

En este sentido, y tal y como señalamos en un artículo de esta sección titulado: ¿qué criterios acreditan la residencia fiscal en España?, una persona física es residente en España si permanece en el territorio más de 183 días durante el año natural, o si su núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos radica en España, según la LIRPF.

Además, se presume, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando residan habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél.

Por lo tanto, el trabajador, al permanecer más de 183 días en España dentro del año 2013, -ya que inicia su actividad como teletrabajador a partir del mes de septiembre-, será considerado residente fiscal en España.

Por otro lado, si atendemos al Convenio de Doble Imposición (CDI) entre España y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), sólo pueden tener la consideración de residentes las personas físicas que estén domiciliadas y que sean nacionales, por lo que no tendrá la residencia fiscal al no ser nacional de dicho Estado.

¿Qué régimen fiscal se le aplica en el periodo impositivo de 2013? ¿Y en los posteriores?

Como hemos señalado, para el periodo impositivo 2013, el trabajador tendrá la consideración de contribuyente por el IRPF.

En relación con los periodos impositivos posteriores, y en caso de no acreditar su residencia fiscal en otro país, el trabajador mantendría su consideración de contribuyente del IRPF, debiendo tributar por este impuesto por su renta mundial, con independencia del lugar en el que se hubiera producido y cualquiera que sea la residencia del trabajador.

¿Cómo deben considerarse las rentas del trabajo derivadas de realizar teletrabajo desde los Emiratos Árabes Unidos?

Para el periodo impositivo 2013, como hemos dicho, el trabajador es residente fiscal en España. Además, la empresa –española- se beneficia del trabajo, siendo además esta la que le abona su retribución, por lo tanto, las remuneraciones obtenidas por el trabajador derivadas del teletrabajo desarrollado en los Emiratos Árabes Unidos solo podrán ser sometidos a imposición en España. Dichas rentas, por tanto, tributarán en España según la LIRPF.

Respecto a los ejercicios 2014 y siguientes, el empleado es considerado no residente en España ya que no cumple los requisitos exigidos por la normativa española para ser considerado como residente fiscal. En este caso, las remuneraciones podrán ser sometidas a imposición en EAU, de acuerdo al CDI entre España y EAU.

En definitiva, siempre habrá que estar a lo que disponga el CDI entre España y el otro país para determinar dónde tributará el teletrabajo. A partir de 2014, como no es residente, además de CDI, hay que estar también a lo que disponga la LIRNR.

Si tienes dudas en materia de fiscalidad internacional, en GD Global Mobility podemos darte un asesoramiento legal específico.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.


Síguenos en Redes Sociales



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.