Los cuatro catalizadores del engagement

Cuando te rodeas de personas creativas, creces. Cuando compartes con personas creativas, vives asumiendo el riesgo necesario. Cuando te equivocas cerca de personas creativas, cambias el fracaso por el aprendizaje.

engagement1

El engagement se refiere a la implicación comprometida con una marca, proyecto u objetivos. Del mismo modo, se identifica con el esfuerzo voluntario frente a una actividad o meta.

Según Fernando Botella, cuatro son los catalizadores del engagement:

  1. MENTALIDAD POSITIVA

Tener una mentalidad positiva no es siempre ser optimista. También hay que saber enfrentarse a las situaciones de riesgo con cabeza. Según Martín Seligman, psicólogo positivo, la mentalidad positiva es determinante a la hora de enfrentarnos a un hecho. Pensar que el resultado de una acción será positivo tiene más fuerza que el propio resultado. Las personas con mentalidad positiva saben cómo sacar partido de una situación compleja. Este tipo de personas utilizan más el sí que el no. No dan nunca nada por perdido. Saben que la mejor forma de perder es no intentar algo.

  1. ALEGRÍA

La alegría es mucho más que un sentimiento, es una emoción que se contagia. El que está animado, anima; el que está apagado, apaga. Las personas felices están animadas frente a los desafíos. Los verdaderos líderes no solo se enfrentan a las complicaciones sino que, además, lo hacen con gozo y placer. Estas personas son contrarias a la visión de un mundo negativo, no se aburren, no desprecian al resto y están dispuestos a aprender de todo.

  1. CREATIVIDAD

Las personas creativas tienen buen humor y se caracterizan por su capacidad de sorprenderse ante todo. Buscan nuevos caminos, saben adaptarse al cambio y hacen las cosas de manera diferente. Digamos que viven en beta. Saben cómo extraer cosas grandes de las nimiedades.

  1. TONO

Aunque suene extraño, a veces la mejor forma de mantener el engagement es cerrar la boca. Son las personas que utilizan un tono de lenguaje suave las que generan más engagament en los demás. Un error básico y garrafal de algunos líderes es creer que el tono agresivo hace que sus seguidores aumenten. Todo lo contrario. La escucha activa es una cualidad esencial del buen líder, quien se concentra en lo que otros dicen, guarda silencio, no interrumpe…

Fuente: Focus


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales