La experiencia del empleado afecta muy directamente al cliente

38346174_l dentro
Los principales objetivos que persigue la experiencia del empleado son mejorar la retención de talento, aumentar el compromiso y la productividad, además de impulsar una transformación cultural que ayude a la organización a evolucionar hacia nuevas formas de trabajar y colaborar, requeridas por el entorno actual.

En este contexto, es de destacar como los elementos culturales son los que marcan más la diferencia. Aspectos tales como el trabajo flexible y entornos físicos y tecnológicos de trabajo son factores “higiénicos” o “must-haves”, mientras que los elementos culturales son factores “diferenciadores” y potenciadores de la experiencia del empleado.

En palabras de André Ribeiro, Vicepresidente de BTS: “la gran mayoría de las veces los factores culturales son los menos trabajados por las compañías en sus planes de experiencia del empleado, que acaban por tener mucho más inversión para modernizar sus oficinas, que para revisar y actualizar el estilo de liderazgo y la cultura de trabajo de la organización”.

Por otro lado, es conveniente para una eficaz consecución de estos planes, que el empleado ponga de su parte, para ello es fundamental saber lo que busca y valora en una organización, y usar a su favor todos los elementos de experiencia del empleado que la empresa pone a su disposición, para estar mejor en el trabajo y en su vida personal. El verdadero valor de estos planes está en ayudar a los empleados a traer la mejor versión de sí mismos para el trabajo, y cuánto mayor balance y control tienen de sus vidas, más motivados y productivos van a estar en su día a día.

Asimismo, un elemento primordial de la experiencia del empleado es que afecta muy directamente al cliente, por lo que, si se desarrollan equipos más efectivos, eficientes y satisfechos, se consiguen mejores ventas y clientes más contentos, lo que afectará de forma exponencial a la cuenta de resultados.

André Ribeiro concluye, “hay que pensar en que la organización va más allá en la de las personas en contacto con el cliente. Hay áreas de soporte, corporativas o de back-office, que también tienen impacto, aunque sea a través de sus compañeros, los que están en contacto con los clientes. Estas interacciones también terminan influyendo en el ambiente de trabajo y, por ello es necesario la colaboración de todas las partes implicadas”.

Deja un comentario

El email no será publicado. Campos marcados con *, campos requeridos


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Empleo en RRHH

Esta web pertenece a ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión, S.L.



Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales