Estamos agotados: el bienestar en el trabajo ya no es opcional

Verónica del Río11 diciembre 20236min
por Elizabeth Meza Rodríguez, HR Blogger en GlocalThinking. Las organizaciones se han dado cuenta de la importancia de cuidar la salud física y mental de los colaboradores, por ello están cambiando la oferta de valor, pues las fórmulas de antes ya no sirven y un ascenso o un incremento salarial no garantizan que una persona se quede en la empresa.

 

El mundo del trabajo está viviendo cambios importantes, los colaboradores ya no están dispuestos a dejar su vida en las organizaciones, ahora priorizan su bienestar y tener un equilibrio entre la vida personal y laboral.

Esta actitud es más vista en las nuevas generaciones, y algunos podrían considerar que los jóvenes no quieren trabajar, pero en realidad apuestan por su salud, por tener tiempo libre y no pasar sus días y fines de semana en una oficina o frente a la computadora.

La pandemia nos hizo más consciente de lo efímero que es el tiempo, de la importancia de disfrutar cada momento, hacer lo que nos gusta y buscar trabajar en organizaciones donde podamos ser nosotros mismos, que cuiden nuestra salud mental y física.

Retención de talento

Un estudio realizado por Mercer Marsh Beneficios destaca que el 69% de los colaboradores se siente con estrés, lo cual tiene impacto significativo en la productividad y la retención de talento, pues los trabajadores ya no están dispuestos a sacrificar su salud mental.

Las organizaciones también se han dado cuenta que un buen salario no compensa el daño a la salud y que un ascenso no es sinónimo de retención. Claro que el sueldo es importante, pero ya no lo es todo, pues de nada sirve tener un buen ingreso económico si se vive en constante estrés.

De hecho, 36% de los empleados en México no aceptaría un ascenso si su salud mental o física se ven afectados, así lo describe un estudio realizado por PageGroup. Es decir, los colaboradores cuestionan lo que implica esa promoción y establecen condiciones para aceptar el cargo.

El impacto de las jornadas extensas y las sobrecargas laborales es alarmante, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren 750.000 personas a nivel mundial por problemas asociados con horarios de trabajo excesivos y cargas que exceden la capacidad de los trabajadores.

Esto es el reflejo de una cultura de trabajo que ha priorizado el sacrificio de la vida personal para lograr el éxito profesional, pero las nuevas generaciones están dispuestas a cambiar de trabajo si no se sienten plenos en la organización, si sus líderes no fomentan una culta de trabajo abierta.

Datos de Gallup señalan que 51% de los trabajadores activos está en la búsqueda constante de un nuevo puesto, de organizaciones que les permitan tener un equilibro y flexibilidad laboral, esto se ve más en las mujeres, debido a que las labores del hogar y el cuidado de los hijos les consume gran parte del tiempo.

Tal es la importancia de la flexibilidad para el talento femenino que nueve de cada 10 dejan de trabajar al no conseguir esta libertad, destaca el Instituto Mexicano para la Competitividad, incluso, una gran cantidad de estas trabajadoras que deja su empleo prefiere iniciar su propio negocio para tener tiempo libre.

Empresas más conscientes

Este panorama está creando empresas más conscientes, que se dan cuenta que tener gente agotada impacta en el compromiso y la productividad, y, en consecuencia, en los números de la compañía, por ello están cambiando la oferta de valor, pues las fórmulas de antes ya no sirven y un ascenso o un incremento salarial no garantizan que una persona se quede en la empresa.

Ahora las organizaciones necesitan apostar por una cultura organizacional que priorice el bienestar, que fomente la comunicación y que tenga reglas claras.

Entre las estrategias que las organizaciones pueden implementar para evitar fuga de talento se encuentran los horarios flexibles, fomento del trabajo por objetivos y no por horas, y la formación de talento. Y para evitar colaboradores con burnout, algunas recomendaciones son:

  • Planificar con anticipación: Crear rutas de trabajo de forma periódicas; con fechas de revisión y entrega, así evitarás que el colaborador se estrese por entregar un trabajo de un día para otro.
  • Delegar responsabilidades: Distribuye el trabajo entre los miembros de la organización y equipos, a fin de que el trabajo no se cargue en una sola persona. Hacer esto también fomentará la innovación.
  • Establece límites: Define horarios de trabajo, no me refiero a un horario de 9 de la mañana a 7 de la noche, sino tiempos en los que el colaborador ya no estará disponible para atender eventualidades a menos que sea una urgencia, así se evitar que el trabajador se sienta comprometido a responder correos electrónicos o llamadas.
  • Escucha activa: Fomenta una cultura en la que el talento se sienta en la confianza de expresar sus inquietudes y sugerir cambios en las actividades diarias.

La actualización de la oferta de valor al empleado ya no puede concebirse sin elementos que ayuden al bienestar de las personas. Ofrecer ambientes laborales sanos para los colaboradores no sólo será importante para la atracción y retención de talento, también será clave para el éxito de las organizaciones.


Observatorio de Recursos Humanos

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.



Contacta con nosotros


Nuestros Otros Proyectos


Suscríbete al boletín

* campos obligatorios
Acepto las condiciones de uso y la política de privacidad


Síguenos en Redes Sociales